menu
05 10 2021

La caja de Pandora


Autor: Alejandro Garvie









Una nueva versión de Panamá Papers expone con especial énfasis los casos de elusión y evasión impositiva de empresarios en América Latina.

La investigación, difundida por The Washington Post, El País, la BBC y The Guardian, que participaron en la investigación, muestra cómo una élite utiliza fideicomisos y sociedades fantasmas radicados en las Islas Vírgenes Británicas, Panamá o el estado de Dakota del Sur en EE.UU.

Cuatro de los diez países con más personas involucradas en la investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas (ICIJ) sobre cuentas off shore son de la región y la Argentina encabeza el ranking, a la vez que figura tercera en el podio mundial que encabezan Rusia y el Reino Unido.

En el continente más desigual del mundo, unos 6.300 latinoamericanos aparecen en los documentos vinculados a estas empresas “tapadera” que utilizan para ocultar su dinero del fisco de sus países de residencia, allí donde realizan sus enormes fortunas.

Tres presidentes en ejercicio y 11 expresidentes, junto a ministros y ex ministros han sido mostrados con toda impudicia como clientes de los paraísos, lo que anuncia un embate contra los presidentes actuales y la pérdida de apoyo popular a aquellos que hoy están en el llano.

En Argentina, se repiten los apellidos que ya figuraron en los Panamá Papers: el ex presidente Mauricio Macri y varios de sus familiares, y el ex secretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñóz - fallecido en 2016, sobresalen del listado junto a Jaime Durán Barba, ex asesor estrella de Macri, cuyos ingresos siempre fueron un misterio para la opinión pública.

El propio ex presidente dijo en una entrevista reciente que, en Argentina “para ganar plata hay que evadir impuestos”. “La investigación de los Papeles de Pandora parece confirmar que los entramados societarios opacos son un modus operandi común entre muchos de los contribuyentes más ricos del país, por lo que el fisco analizará la información aportada por la filtración”. Afirma El País de España.

El ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, figura como dueño de una offshore creada en las Islas Vírgenes Británicas en sociedad con su esposa e hija. La Secretaría de Economía informó en una nota que todas las actividades privadas de Guedes fueron informadas a la Hacienda Federal, la Comisión de Ética Pública y demás órganos competentes al momento de asumir su actual función, en 2019.

Sobre el presidente de Chile Sebastián Piñera ya pesa un pedido de juicio político, luego de que intentara dar explicaciones acerca de la venta de una mina que le reportó 152 millones de dólares. El fiscal nacional Jorge Abbott ordenó a la Unidad Anticorrupción que analice los antecedentes de la venta en busca de delitos.

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso aparece en el informe de ICIJ, ante el cual declaró que: “La mayoría de las sociedades mencionadas fueron legalmente disueltas en el pasado y con aquellas que tuvieren existencia no tengo ninguna vinculación”. Además, dijo que su patrimonio es fruto de su trabajo de toda la vida en el Banco Guayaquil, que todos sus ingresos están declarados y que ha pagado los impuestos correspondientes.

El diputado de la Comisión de Fiscalización, Fernando Villavicencio, libró un oficio al presidente Lasso, en su calidad de legislador, para que documente debidamente sus dichos exculpatorios.

En Colombia, dos expresidente, aparecen vinculados a empresas off shore, el liberal César Gaviria Trujillo y el conservador Andrés Pastrana Arango (1998-2002). Otra de las mencionadas en el informe es la actual ministra de relaciones exteriores y vicepresidenta de Ivan Duque, Marta Lucía Ramírez, quien ya ha declarado que sus actividades “fueron declaradas ante el Banco de la República y la Dian, conforme a la ley”.

El expresidente de Paraguay, el tabacalero Horacio Cartes admitió que en 2011 compró un departamento para su hijo en Miami a través de una sociedad radicada en Panamá. “Lo que hizo fue algo absolutamente legal y con un propósito muy claro”, dijo en rueda de prensa su portavoz y exasesor jurídico Carlos Palacios. “La recomendación que recibió de un estudio jurídico de Florida es que para comprar bienes raíces en esta zona, lo usual es hacerlo a través de sociedades de responsabilidad limitada”, agregó Palacios. Cartes no declaró la empresa offshore ante el fisco de su país hasta el jueves pasado.

En Uruguay, quinto en el ranking de América Latina, se crearon 418 sociedades offshore con 485 beneficiarios finales de estas compañías. Las off shore de uruguayos están muy vinculadas con la operatoria de ciudadanos paraguayos – no sólo triangularían productos agropecuarios - que las han usado como puente y triangulación para abrir empresas offshore en los paraísos fiscales.

Dentro de la cantidad de personas publicas con vinculaciones políticas que aparecen en la investigación, hay solo un político uruguayo cuyo nombre aun no ha trascendido.

Luis Abinader, presidente de República Dominicana desde 2020, es otro de los empresarios, devenido en político, que figuran en los Pandora Papers.

El expresidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, es otro de los exmandatarios que aparecen comprometidos como titular de una off shore creada en 2004, mientras era ministro de Economía en el gobierno del expresidente Alejandro Toledo. Su compatriota, escritor y ex candidato a presidente MarioVargas Llosa también figura en los listados.

El denominador común de estos mandatarios y ex mandatarios que aparecen en el informe de ICIJ es que son empresarios millonarios dedicados a la política. Como empresarios utilizan todos los recursos a la mano para eludir o evadir impuestos – vitales para las políticas públicas - y como mandatarios han apelado a políticas de ajuste permanente, acusando al populismo latinoamericano de ser corrupto y dispendioso.

Como de la mitológica caja de Pandora, los males - y los malos - del mundo han salido a la luz.