viernes 24 de mayo de 2024
spot_img

Karina Banfi defendió la libertad de prensa y al periodismo ante los ataques de Milei

La diputada radical expresó que “cuando uno es el jefe de la casta, el más casta de todos, como Presidente de la República, tiene un estándar más bajo de privacidad” y, al igual que los legisladores, “no podemos nunca generar a ciudadanos” situaciones que “le afecten su vida”.

Ante las recientes expresiones contra los periodistas y los medios de comunicación por parte del Presidente Javier Milei, la Vicepresidenta del Bloque de Diputados Nacionales de la UCR, Karina Banfi, advirtió que tales ataques verbales del Jefe de Estado hacia los profesionales de la prensa desnudan la “asimetría” que existe entre el primer mandatario y los ciudadanos al momento del ejercicio de la libertad de expresión, por lo que llamo a “fomentar una conversación pública que garantice la libertad”.

La diputada Banfi mencionó, en su intervención, a varios de los periodistas, entre ellos, Teresita Frias, Ernesto Tenenbaum, María Laura Santillán, Jessica Bossi, Facundo Pastor, Silvia Mercado, Luisa Corradini, María O’ Donnell, Jorge ‘Petete’ Martínez, Alejandro Borensztein, Martín Rodríguez Yebra, Marcelo Bonelli, Nacho Girón, Jorge Torres Romero, periodista paraguayo, Joaquín Morales Solá, Jorge Fontevecchia, Jorge Fernández Díaz, Romina Manguel, Víctor Hugo Morales, Jorge Lanata, quienes “a cielo abierto y lo hemos visto, han tenido distintas controversias con el Presidente de la Nación”

La legisladora radical exhortó a sus colegas de la comisión de Libertad de Expresión en la que hizo su alocución, a que “comprendamos cómo opera la libertad de expresión; la libertad de expresión es uno de los derechos, pilares de la democracia; nuestro ejercicio es fundamental para la existencia de la democracia. Y hay que entender que en lo largo y en el rol que cada uno cumplimos en la sociedad no tiene el mismo estándar. Cuando uno es el ‘jefe de la casta’, el ‘más casta de todos’, como Presidente de la República tiene un estándar más bajo de privacidad”.

Si bien dijo: “celebro la capacidad que tiene el Presidente de la Nación para poder dialogar, discutir, de una manera llana, inclusiva, transversal, en las redes sociales, y creo que eso es muy positivo, porque tiene una cercanía y tiene una capacidad de evitar la intermediación entre el Presidente y los ciudadanos, sean detractores o sean seguidores”, lo cual “es positivo para la democracia”, advirtió: “Sin embargo, hay determinados momentos en donde tenemos que tener en cuenta que el Presidente de la Republica no está a la misma altura que el resto de los ciudadanos y en eso involucra a los periodistas. Los periodistas son mortales, son gente que hace su trabajo, que trabaja de eso, que aman lo que hacen y que se expone como muchos de nosotros aunque nosotros tenemos fueros y eso nos da una ventaja y un privilegio sobre el resto. Pero los periodistas no tienen fueros y se exponen, como nosotros, a lo que decimos y a lo que hacemos; sufrimos represalias, linchamientos mediáticos; tenemos que hacer cuero, algunos lo resistimos, otro no. Pero lo que sería importante es que podamos trabajar una conversación pública en otros tonos y, en otros términos”, remarcó.

De todos modos, si bien focalizó su intervención en las controversias entre el Presidente de la Nación con periodistas y medios de comunicación, advirtió: “Y esto no empezó con Javier Milei” porque “recuerdo cuando Cristina (Fernández de) Kirchner, en una cadena nacional a la que nos tenía acostumbrados y hacía abuso de la cadena nacional, el 6 de junio del 2012 escrachó a un ‘abuelito amarrete’ ¿se acuerdan’ porque había hecho un amparo y una de las políticas de ese gobierno era justamente el cepo cambiario y en donde decidió exponer la vida privada de un ciudadano en la cual la opinión publica terminó hablando hasta el día de hoy. Esas son las prácticas que tenemos que evitar”, advirtió Banfi.

La diputada radical remarcó su intención de poner de relieve las consecuencias en que puede derivar “cuando un Presidente dice en una conversación periodística o en una entrevista periodística que un medio debe quebrar o tiene que quebrar”, tras lo cual graficó: “Me imagino a ese diario, a esos dueños, que vaya a un banco a pedir un crédito, y en ese banco le digan ‘mira, el Señor Presidente dijo que vas a quebrar…’, o al menos cuando tenga que analizar su cuenta crediticia no le den el crédito. Por lo tanto, va a quebrar”, fue la conclusión de Banfi, quien dijo que “eso es algo que para nosotros debe ser clave en la conversación pública; entender cuál es el lugar de cada uno, incluso el nuestro. Hay cosas que nosotros por las ventajas que tenemos a diferencia de otra gente, sobre lo que decimos y sobre lo que hacemos; cuando no nos gusta lo que nos dicen, tenemos derecho a réplica; un derecho a réplica que el resto de los ciudadanos, quizás, les es mucho más difícil poder incursionar. Pero nosotros tenemos acceso a los medios de comunicación, tenemos acceso, ahora, a nuestras redes sociales seguramente con una capacidad de viralización y de amplitud de lo que decimos mucho más alta”.

“Me gustaría que todos podamos aprender a convivir entendiendo la operatividad de la libertad de expresión; que nosotros tengamos que hacer un llamado a la reflexión a la Cámara de Diputados porque se corten transmisiones en el canal de la Cámara de Diputados que le pertenece a todos los diputados, no a una Presidencia, es algo que nos tiene que llamar la atención”, advirtió al aludir a lo ocurrido la semana pasada cuando a raíz de controversias en el seno interno de la ‘Libertad Avanza’ las autoridades de la Cámara que encabeza como Presidente, Martín Menem, dispusieron el corte de la transmisión de lo que ocurrió en la reunión de la comisión de Juicio Político de la Cámara baja.

Banfi enfatizó: “Creo en la libertad, amigos de la Libertad Avanza; creo firmemente en la libertad. Y creo que la libertad de expresión es justamente lo que nos va a llevar a tener mayor libertad. Por lo tanto, cuidémosla entendiendo el rol que nos toca a cada uno lo que no implica que se le pueda contestar, que se le pueda armar otra conversación que se pueda disentir y hasta incluso acordar. Pero nunca generar con nuestras palabras a nuestros ciudadanos, a quienes les debemos una representación, seamos diputados, seamos Presidente de la Nación (situaciones) que encima le afecten su vida en nuestro país”, concluyó.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular