martes 23 de abril de 2024
spot_img

Julio Cobos presentó un proyecto para facilitar el cobro de propinas de trabajadores

El diputado nacional de la UCR, Julio Cobos presentó un proyecto de ley en la Cámara baja por el cual propicia facilitar el cobro de propinas a los trabajadores que cumplen tareas directas de atención al público en el ámbito de la actividad gastronómica al no existir legislación que regule los medios de pago para que los clientes puedan abonar y los trabajadores puedan percibir ese dinero que en no pocas ocasiones compone un importante porcentaje en el ingreso que percibe ese empleado

“Más de una vez hemos preguntado, luego de comer algo en un restaurant, si se puede incluir la propina en la tarjeta con la que abonamos lo consumido y en varias oportunidades la respuesta es negativa y muchas veces uno simplemente no cuenta con efectivo para poder dejar la propina. Sabemos que este es un componente importante en los ingresos del trabajador, mucho más en las actuales circunstancias del país, por eso queremos legislar para facilitar el cobro de la misma”, planteó el diputado Cobos al fundar el sentido de la iniciativa

El legislador radical explicó que “la evolución del mundo digital ha provocado cambios en la forma de consumo y pagos. La irrupción de las billeteras digitales ha hecho que cada día se utilice más estos mecanismos y menos la utilización de dinero físico. En este contexto, Argentina no cuenta a la fecha con legislación que regule los medios de pago para que los clientes puedan abonar y los trabajadores puedan percibir propina. Esto no es un detalle menor porque la propina, en determinados sectores de servicios, compone un importante porcentaje en el ingreso de los trabajadores”.

“En algunos rubros de la actividad económica, especialmente el gastronómico, la propina es un uso habitual; lo mismo con los ya muy difundidos servicios de delivery. Este crecimiento de los medios de pago sin efectivo tales como tarjetas de crédito, débito, billeteras virtuales y demás medios electrónicos; muchas veces implica un problema o un impedimento para que el trabajador perciba su propina. En ese sentido, no existe un sistema claro que permita al cliente incluir la propina en el mismo medio de pago que utiliza para la cancelación del servicio recibido o el producto adquirido. Queremos con esta propuesta llenar ese vacío legal”, señaló Cobos cuyo proyecto acompañaron con sus firmar sus colegas Marcela Antola, Mario Barletta, Atilio Benedetti, Gabriela Brouwer de Koning, Fernando Carbajal, Pablo Cervi, Mariela Coletta, Pedro Galimberti, Melina Giorgi, Natalia Sarapura y Martín Tetaz.

El legislador mendocino dijo que “incluimos la posibilidad que el trabajador pueda hacerse de la propina a través de tarjeta de crédito, tarjeta de débito, billeteras virtuales o cualquier otro medio de pago físico o electrónico. Para esto, el BCRA deberá dictar las normas necesarias a los efectos de la inmediata implementación del sistema a efectos de que el cliente pueda incluir la propina en la transacción por el mismo medio de pago por el que se efectúe el pago del servicio prestado o el producto vendido al cual se vincula la misma. Esto no imposibilita de ninguna forma que la propina, en caso de que así suceda, pueda ser concretada en efectivo”, explicó.

Cobos puntualizó: “Además, establecemos que el empleador tiene la obligación de aplicar la tecnología disponible para que los clientes puedan incluir las propinas en la transacción por el mismo medio de pago por el que se efectúe el pago del servicio o producto al cual se vincula la propina y en ninguna circunstancia el empleador podrá disponer de los montos percibidos en concepto de propina. Entendemos que la propina es de fundamental importancia para miles de trabajadores y con este proyecto facilitamos la percepción de la misma”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Einstoss

Ley Bases: Privatizaciones, un acto más del péndulo entre el Estado y lo privado

Fabio Quetglas

Optimismo tóxico

Luis Quevedo

Raíces de la crisis: el verdadero significado de la “batalla cultural”