lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

José Benjamín Zubiaur y la educación pública

José Benjamín Zubiaur nació el 31 de marzo de 1856 en Paraná y murió en Buenos Aires el 6 de septiembre de 1921. Estudió en el Colegio del Uruguay, en el que luego fue profesor, y fue uno de los promotores y el primer presidente de la Asociación Educacionista La Fraternidad.
Egresó con el título de abogado de la Universidad de Buenos Aires pero no ejerció la profesión y dedicó sus mejores esfuerzos a la mejora de la educación pública. En 1886 fue uno de los fundadores de la revista pedagógica “La Educación”. En 1889 fue delegado por el gobierno nacional y por las provincias de Entre Ríos y Corrientes al Congreso Pedagógico Internacional que se realizó en París, en el ámbito de la Exposición Universal, en ocasión del Centenario de la Revolución Francesa. Allí conoció al Baron de Coubertin, quien lo propuso en 1894 para integrar el primer Comité Olímpico Internacional. Zubiaur ejerció la rectoría del Colegio del Uruguay entre 1892 y 1899 y posteriormente se desempeñó como Director General de Escuelas de la Provincia de Corrientes y Director de Instrucción Pública del Ministerio de Educación de la Nación, cargo desde el que impulsó la creación de escuelas rurales en La Pampa y Misiones. Aunque se mantuvo alejado de la actividad política, en 1903 integró la convención que reformó la Constitución de la Provincia de Entre Ríos en, única ocasión en la que desempeñó un cargo electivo. Se lo recuerda a Zubiaur como un pionero defensor de la educación física, de los viajes educativos, de la creación de escuelas industriales y de adultos, y de la incorporación de actividades prácticas e innovadoras como la fotografía, etc.

Prédica vigente

En momentos en que la educación pública, laica, gratuita y obligatoria recibe embates desde diversas posiciones, es oportuno recordar la prédica de Zubiaur, y verificar como sus propias palabras adquieren una renovada vigencia en algunos aspectos y conservan en otros algunas rémoras propias de su tiempo:

El 9 de septiembre de 1896 José Benjamín Zubiaur pronunció una conferencia en los salones de la Sociedad Unión Uruguaya, cuya transcripción fue publicada en un folleto titulado “Gobernar es Educar”, del que extraemos el siguiente párrafo:

“La fórmula de Alberdi “gobernar es poblar” ha hecho ya su reinado, no porque el país no necesite más población extranjera que signifique progreso moral o material, sino porque la corriente inmigratoria está ya establecida debido a la libertad de nuestras leyes y a la fecundidad y riqueza de nuestro suelo, y que debe ser reemplazada por la que tienda a mantener, estimular y desarrollar el espíritu genuinamente nacional-americano y democrático-liberal. La nueva fórmula que responda a ese ideal no puede surgir sino desde la educación, yunque en que se forja el destino de los individuos y de las colectividades…”.

Por otro lado, si bien el propio Zubiaur se jacta en la mencionada conferencia de haber sido “el primero en abrir a la mujer argentina la cátedra secundaria”, su posición está lejos de plantear una concepción igualitaria y no deja de caer en una injusta discriminación machista, en buena medida generalizada en ese tiempo histórico: “fuera de la ciencia, que no necesita dominar, la mujer debe saber lavar, planchar, coser, remendar, cocinar, etc; para ser la reina y señora del hogar y factor más eficiente para la estabilidad y progreso de las naciones. Este no excluye, por supuesto, que ellas puedan participar de los estudios superiores casi exclusivamente destinados a los hombres hasta la fecha. Vayan hacia ellos también, que bien pueden hacerlo sin mengua de su gran misión, pero sin olvidarla”. El mismo Zubiaur reconoce que “no quiere ser sindicado tampoco de que, a trueque de rendir tributo a preocupaciones del momento, desconozca lo que, a su juicio, es la verdadera misión de la mujer en el mundo”.

Construcción de ciudadanía

Zubiaur no ignora el peso de la educación en la configuración de las condiciones materiales que permiten el ejercicio de las libertades y la construcción de una ciudadanía efectivamente democrática. Diversos fragmentos de textos de su autoría dan cuenta de esa preocupación:

“No son grupos selectos, sino masas ilustradas y trabajadoras las que constituyen la base firme de los pueblos democráticos, en los que cada ciudadano no debe ser solamente actor de sus propios destinos sino de los de la sociedad en que vive y actúa”.

“El día en que la mayoría se convierta en productora o distribuidora de la producción nacional o extranjera, ese día marcará la era positiva de la nacionalidad argentina, porque sólo entonces tendrá garantizada su independencia económica, base inconmovible de su soberanía, puramente teórica si sólo ha sido declarada en constituciones o leyes o se funda sólo en antiguas acciones gloriosas”.

Para Zubiaur, en síntesis, la educación pública debía propender a formar “seres robustos de cuerpo, inteligencia y carácter y cuya independencia económica esté garantizada mediante una ocupación o aptitud manual, deben ser los productos de una buena educación democrática y humana, que excluya lo sobrenatural, pero intensifique el ideal y tienda a suprimir la clase, ampliando cada vez más la esfera de la igualdad. El progreso, a que está sujeto el ser humano, impone el trabajo como primera condición de vida”.

Publicado en La Calle el 28 de abril de 2024

Link https://lacalle.com.ar/jose-benjamin-zubiaur-y-la-educacion-publica/

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo