martes 21 de mayo de 2024
spot_img

Joan Manuel Serrat fue distinguido con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2024

El más iberoamericano de los artistas de la lengua española, el artista catalán más universal de las últimas décadas, Joan Manuel Serrat, es ahora con merecimientos universales el premio Princesa de Asturias de las Artes de 2024. Antes de cumplir los 82 años, dos después de haber dejado por voluntad propia los escenarios en los que ha sido un maestro aclamado, sigue en el mundo de la canción contemporánea como si su presencia en la escena siguiera en vigor y sonando.

Joan Manuel Serrat ha recorrido todo el mundo al frente de una música universal, que lo ha llevado a abrazar a los grandes artistas de la canción o de la pluma del norte y del sur de los idiomas. A públicos muy diversos ha dedicado su pasión de componer o de arreglar la música propia o aquella que le fue inspirada por grandes poetas de la lengua catalana o de la lengua española de todas partes.

Sencillo y tierno como el argumento de una de sus mayores canciones, Palabras de amor, Serrat no ha aspirado sino a cantar y a ser feliz con otros. Tampoco aspiró a este o a otros de los muchos premios que ha obtenido, sino que ha trabajado como si mañana fuera a ser el día menos pensado. A lo largo de los años, que interrumpió para la música cuando le dio la gana, generó el testimonio que llevaba dentro, como cantautor, desde su primera juventud, y luego se abrió a la esencia de la que sería su gran tarea: contar la vida según su corazón y sus pasiones.

Lo ha hecho, en gran parte, de acuerdo con lo que le inspiraron grandes maestros de la poesía, latinoamericanos o españoles, desde Mario Benedetti a Antonio Machado o a Miguel Hernández, exponentes de la unión entre compromiso y arte. Esa ha sido su divisa, pero ni el compromiso controló el arte ni éste dejó de ser fuente y testigo de su alma de artista.

Nacido en una dictadura, la de Franco, que causó una debacle cultural y humana en la España que quiso ser republicana en los años treinta del siglo pasado, Serrat desafió a aquellos que heredaron a gusto aquella maldición civil que fue la posguerra.

Su compromiso lo llevó a negarse a cumplir con las obligaciones impuestas por el cierre que sostuvo el régimen contra aquellos que componían su arte para entender el futuro como parte de la lucha por la libertad.

Los tiempos duros del exilio

Vivió tiempos de exilio, en México, en otras partes de América Latina, y regresó para revivir con sus contemporáneos la alegría de ver el regreso de una democracia a la que contribuyó con su propia música y aquella que le dieron maestros que ahora son universales, no sólo en los libros que escribieron, sino en los testimonios cantados del artista del Poble Sec.

Su generosidad está en la voz que regaló a lo largo de los años, aquí y allá, en América y en España, y aquella que prestó a compañeros suyos con los que ha hecho viajes y canciones como si estuviera derramando su arte igual que su amistad.

Así pues, Joan Manuel Serrat, el artista que hizo de Mediterráneo una expresión de todos los tiempos y de todos los mares, que con sencillez de cantante popular y con el prestigio civil de su compromiso con el arte, es quien recibe ahora el premio más importante de los que se dan en este hemisferio.

Pero en su caso este premio es también, simbólicamente, recibido por América Latina, por los escritores o compositores de allá, así como sus músicos contemporáneos, como Joaquín Sabina o como Raimon o como Luis Eduardo Aute, que en este país han compartido con él la historia feraz de la música. Su compromiso ha sido el de compartir la poesía y el sentimiento dándole un sitio al corazón del presente y del futuro que ha hecho suyos y también de otros.

El valor de su poesía

Él, como los otros que podrían sentirse premiados por este galardón que a él le corresponde, ha devuelto a la poesía española cantada el rigor y el vigor que ya es parte de la enciclopedia que el régimen franquista interrumpió cuando lanzó al exilio o a la muerte a tantos de los que luego han sido inspiración de los cantautores, desde su reino en los exilios.

Serrat es un barcelonés que revolucionó la música de testimonio sentimental en el mundo de habla hispana. Desde la infancia fue abrazado por un don que fue el ritmo de la poesía, y su voz honró lo que ahora es una herencia inigualable de la que sólo presumió allá arriba del escenario y antes de los aplausos.

Era y es, hasta ahora, el exponente mayor de un modo de referirse a la vida, al mar del que proviene, al amor. La suya es una vocación que arrancó cuando era un muchacho y que a sus ochenta años ya muy cumplidos no ha dejado de ser la misma.

Heredero de su propia voz, a lo largo de los años la ha ido modulando para adaptarla a los tiempos y a sus descubrimientos. Sus trabajos sobre Antonio Machado o Miguel Hernández fueron testimonios al tiempo en que el país roto que fue España empezaba a despertar, gracias también a sus canciones, a una nueva dimensión cultural, política, en la que su voz era un emblema de la alegría, de la sensibilidad y de la esperanza.

Su trabajo jamás ha tenido desmayo en su obsesión por la calidad, la de sus discos, la de sus conciertos, y la del compromiso con la vida en común. Ha sido un ciudadano ejemplar, y eso también se premia ahora, cuando aún está vivo su penúltimo concierto.

Aún Serrat no ha dado su último concierto ni ha terminado de componer su última canción. Quién sabe, un día estará se subirá al escenario para decirnos de qué color se ve el Mediterráneo o de qué sustancia están hechas las palabras de amor que nos enseñó a bailar o a decir o a esperar mientras lo oíamos cantar en cada una de las edades de nuestras vidas.

Publicado en Clarín el 24 de abril de 2024.

Link https://www.clarin.com/espectaculos/joan-manuel-serrat-distinguido-premio-princesa-asturias-artes-2024_0_geKBHj2MI3.html

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo