lunes 15 de julio de 2024
spot_img

Irán: Se impone el candidato reformista en el balotaje

El presidente electo de Irán, un candidato relativamente moderado que se impuso a un rival de línea dura, pero que probablemente se verá limitado en sus posibilidades de cambio, instó el sábado a los iraníes a acompañarle en “el difícil camino que queda por recorrer”.
Masoud Pezeshkian, el único moderado de los cuatro candidatos iniciales, ganó el viernes la segunda vuelta de las elecciones presidenciales frente al exnegociador nuclear Saeed Jalili.
Sustituirá al presidente de línea dura Ebrahim Raisi, quien murió en un accidente de helicóptero en mayo.
Pezeshkian, cirujano cardíaco de 69 años, prometió promover una política exterior pragmática, aliviar las tensiones en torno a las negociaciones estancadas con las grandes potencias para reactivar el pacto nuclear de 2015 y mejorar las perspectivas de liberalización social y pluralismo político.
Sin embargo, muchos iraníes se muestran escépticos sobre su capacidad para cumplir sus promesas electorales, ya que el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, y no el presidente, es la máxima autoridad en la República Islámica.
“Querido pueblo de Irán, las elecciones han terminado, y esto es sólo el principio de nuestro trabajo conjunto. Nos espera un camino difícil. Sólo se puede allanar con su cooperación, empatía y confianza”, expresó Pezeshkian en una publicación en la plataforma de redes sociales X.
“Les tiendo la mano y juro por mi honor que no les abandonaré en este camino. No me abandonen”.
Después de que el resultado de la votación sea confirmado por un organismo de control electoral de línea dura y aprobado por Jamenei, Pezeshkian jurará su cargo ante el Parlamento en Teherán en los próximos días.
La participación fue de casi el 50% en la votación del viernes, tras una participación históricamente baja en la primera vuelta del 28 de junio.
Pezeshkian consiguió la victoria con un electorado -cuyo núcleo se cree que está formado principalmente por la clase media urbana y los jóvenes- muy desilusionado por años de medidas de seguridad que sofocaron cualquier disidencia pública de la ortodoxia islamista.
Según una fuente iraní, Pezeshkian goza de un estatus privilegiado y de una estrecha relación con el teocrático Jamenei, y podría tender puentes entre las facciones para lograr la moderación, pero no los cambios fundamentales que anhelan muchos iraníes.
La República Islámica ha experimentado dos enfoques de la reforma.
El primero, de 1997 a 2005, fue cuando el presidente Mohammad Jatamí buscó reformas políticas, una sociedad civil más fuerte y más libertad de prensa, pero se encontró con la oposición de Jamenei y la poderosa Guardia Revolucionaria.
El segundo fue dirigido por el pragmático Hassan Rouhani de 2013 a 2021. Utilizó su capital político para conseguir el consentimiento de Jamenei al pacto nuclear de 2015, sin dejar nada para las reformas internas.
.
Política exterior .
La victoria de Pezeshkian aumentó las esperanzas de un deshielo en las relaciones de Irán con Occidente que podría crear aperturas para desactivar su disputa nuclear con las potencias mundiales.
Alabando lo que calificó de “alta participación”, Jamenei felicitó a Pezeshkian por su victoria y le aconsejó que continúe con la política de Raisi.
Los videos difundidos en las redes sociales mostraban a los partidarios de Pezeshkian bailando en las calles de muchas ciudades y pueblos del país y a los automovilistas haciendo sonar las bocinas de los coches para aplaudir su victoria.
Las elecciones coincidieron con una escalada de la tensión regional debida a los conflictos entre Israel y los aliados iraníes Hamás en Gaza y Hezbolá en Líbano, así como con el aumento de la presión de Occidente sobre Irán por el rápido avance de su programa nuclear.
En el sistema dual iraní de gobierno clerical y republicano, el presidente no puede introducir ningún cambio importante en la política iraní sobre el programa nuclear o el apoyo a las milicias en Oriente Medio, ya que Jamenei es quien manda en los asuntos de Estado.
Sin embargo, el presidente puede influir en el tono de la política iraní y participará activamente en la elección del sucesor de Jamenei, de 85 años.
Pezeshkian, respaldado por el bando reformista iraní liderado por Jatamí, es fiel al régimen teocrático de Irán y no tiene intención de enfrentarse a figuras poderosas de línea dura en temas de seguridad y a los dirigentes clericales.
Líderes extranjeros enviaron mensajes de felicitación a Pezeshkian, entre ellos el presidente ruso, Vladimir Putin, y el rey Salman y el príncipe heredero Mohammed bin Salman de Arabia Saudita.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor