jueves 30 de mayo de 2024
spot_img

Inclusive el inclusivo

¡Hola, amigues!

¿Está bien que use “amigues”?

¿O prefieren, mejor, el más conservador “amig@s”?  “Amigxs” no me gusta xq la cruz en los ojos es el emoji del muerto: 😵. (Bah, creo que el muerto es éste 💀. Pero cuando Padre era joven, las cruces en los ojos significaban muerto, en unas cosas que en la Argentina se llamaban historietas, en España tebeos (?) y ahora todos llamamos comics).

Tampoco me gusta usar la @ (aunque la use). La arroba es todo un asunto: era una letra más muerta que el latín, lengua que parece muerta pero que todavía se estudia en los seminarios eclesiásticos y en el Nacional de Buenos Aires.

La arroba sí que estaba muerta, pero resucitó como moderno signo para introducir el nombre del dominio de una cuenta. Tanto es así que, en la entrada @ de Wikipedia se lee, sin dilaciones:

El símbolo arroba, que se representa con el carácter @, es un componente fundamental de las direcciones de correo electrónico, donde aparece como señal o marca de separación entre el nombre de usuario y el nombre del dominio, utilizando el formato usuario@proveedor.”

Yo sé que Wikipedia no es ni seria ni científica. Pero, como todos también sabemos, ya no importa la verdad, sólo importa la verosimilitud. Lo que Wikipedia dixit ,Veritas est. (Tampoco sé si esto es latín, pero parece. Y con esto alcanza.)

A propósito de Wikipedia: vieron, chiques, que los profes no te dejan usar Wikipedia y, menos, hacer cut & paste (cutanpeist). Es que, chiques: no sean tan literales, plis.

Copien y peguen si quieren. Pero, además, cambien algunas palabritas, métanles unos cuantos errores de ortografía, saquen todos los acentos – ¡por Dios, si total nunca los usan! – y van a ver que así pasan como si nada sus cutanpeist.

(Ah, y no se olviden de homogeneizar las tipografías, boludos. Porque, de lo contrario, si el texto cambia abruptamente de Arial a Garamond- al cutanpeist se le nota la costura.)

Pero volvamos a lo serio. A mí, el inclusivo me parece bastante más simple que decir señoras y señores, por ejemplo. El inclusivo con “e” permite resolver el tema del género no sólo por escrito sino también por vía oral. Usted grita “¡Compañeres!” y queda clarito.

El que no hay caso, no pega con nada es “correligionarios”.

Si usas el inclusivo te queda correligionaries; si usas dos géneros, te queda correligionarias y correligionarios. Imposible.  ¿Quién puede decir en un discurso ¡correligionarias y correligionarios! Yrigoyen, solamente.

Lo consulté a Padre al respecto y él me dijo que con tal de llevarle la contra a la Real Academia Española, él usaría hasta la i: holiii amiguis, que tal chiquis. No está tan mal ¿no?.

Es que Padre viene de vivir en un mundo no digo sin wasap, peor: un mundo sin e-mails. Un mundo en el que había que consultar los doce tomos de la Encyclopaedia Britannica para saber dónde queda Macedonia del Norte.

– Un mundo Delifrú – me aclara Padre -el néctar del durazno.

-…..?

“Para mí, – Padre dixit – la irrupción de Internet fue un soplo de vitalidad. Se me inventó una nueva vida. Fui aventado hacia atrás, hacia una nueva vida por un ventarrón de futuro.

“También me alcanzó la química del cerebro. Y es que el órgano capital de la identidad humana -el cerebro- no había sido estudiado (hasta que llegó Manes, como ya saben). Antes de Manes, se trataba de seso y sesera. Así se decía: qué sesera, Favaloro; qué sesera Sourrouille.  En treinta años supimos tanto del cerebro como lo que Hannibal Lecter supo en toda su vida. Neurocirujanos lo filetearon, neuropsiquiatras lo intoxicaron. Aparecieron los ISRS, esas pastillas que taponan los desagües de la serotonina y te inundan de optimismo el cerebro. Ahora te tomás un escitalopram y se te estabiliza el alma. Te volvés más optimista que Scioli.”

– ¡Ja! -te dicen los psicólogos- la pastillita mágica.

-No se, pienso yo. ¿Qué será más científico? ¿La química o la palabra? ¿Padre? ¿Qué dice usted?

Y Padre responde con una letanía.

Aparte de eso / 

gracias a Dios / 

la vida sigue felizmente /

si hay amor.”

En fin. Soy el hijo de El Burgundio. Soy como el Batman de Nolan, el Burgundio reloaded.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Einstoss

Sobre la falta de gas: no fue frío, fue impericia

Jesús Rodríguez

Una necesidad imperiosa: la sólida infraestructura institucional

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal