menu
24 07 2022

Hipólito Solari Yrigoyen cumplió 89 años: una vida dedicada a la política


Autor: David Pandolfi









Hace 89 años nació Hipólito Solari Yrigoyen, toda una vida de compromiso con el radicalismo, y es justo homenajearlo hoy.
Hipólito Solari Yrigoyen era un recurrente abogado defensor de presos políticos que pensaban distinto que él, porque la gracia está en defender gente que piense distinto, de eso se tratan los derechos humanos, como practicaban numerosos abogados radicales, ellos supieron usar la lapicera para firmar habeas corpus, defender presos políticos, no creyeron que la política fuera un mecanismo para enriquecerse. Ellos fueron los gigantes que jugaron su vida -una y otra vez - para defender la vida de aquellos que pensaban distinto a ellos.
Mario Negri lo homenajeó con un premio Juan B Alberdi y en esa ocasión lo definió con estas palabras: 
“Fue parte junto a una generación, junto a Raúl Alfonsín y a otros políticos de otros espacios y miles de jóvenes que creyeron que para recuperar la democracia definitivamente no solo había que votar, sino que había que salir del horror que habíamos padecido en dictadura Y esa salida era solo posible con democracia, con verdad y con justicia. Rendimos hoy un homenaje al valor, al coraje, al sentido más puro con el compromiso de la vida del otro. Si estuvieran vivos, en este momento estarían con nosotros recibiendo la misma mención y el mismo homenaje Mario Abel Amaya, Sergio Karakachoff, Rodriguez Araya, entre tantos otros correligionarios.
Rendimos un homenaje a los que nos ayudaron a vencer la parálisis que genera el miedo y desafiar con acciones el valor de la vida. Hipólito, como dijo en su momento Raúl Alfonsín no es un radical radicalizado, es un radical radical. Sus batallas en su larga vida política fueron defendiendo trabajadores, presos políticos, la soberanía argentina en las Islas Malvinas y los derechos humanos. En suma, defendió ideas e ideales. Siempre se definió como un hombre corriente de naturaleza rebelde con firmes convicciones democráticas y sociales por las que siempre ha luchado”.
Tuvo el dudoso honor de ser la primera víctima de la AAA, debido a su defensa de las posturas de los sindicalistas combativos como Agustín Tosco en el Senado de la Nación cargo que ejercía en representación del radicalismo de Chubut (como lo hacía Mario Abel Amaya en la Cámara de Diputados)
La Alianza Anticomunista Argentina, la AAA, organización paraestatal creada por el TTe. Gral. Juan Perón y delegada su funcionamiento a su ministro estrella, José López Rega, para desarrollar el terrorismo de Estado en la Argentina. Las organizaciones sindicales peronistas tuvieron demasiado que ver en su desarrollo y fue la razón de fondo para que buscaran impunidad para todos al renacer la democracia, la AAA se entremezcla con el accionar de la llamada patota sindical.
Su inicio fue llamativo, ese día por primera vez desde 1935, intentaron asesinar a un Senador Nacional, a Hipólito Solari Yrigoyen, quien había dado un largo discurso cinco días antes en ocasión de pedir el rechazo de la ley de Asociaciones Profesionales enviada por el Presidente Perón al Congreso. En esa ocasión defendió la presencia de las minorías en las organizaciones sindicales, la no reelección por más de dos períodos de los dirigentes sindicales, criticó los manejos de fondos de obras sociales, y habló en defensa de la democracia sindical. Él creía que la ley intentaba consolidar el poder de la burocracia de los sindicatos sobre los trabajadores, en el fondo era la voz -como siempre- de sindicalistas como Agustín Tosco, esta vez desde el senado.Ese día lo escuchó desde el palco el dirigente sindical Lorenzo Miguel y lo calificó como el enemigo público número uno de la clase obrera organizada. Defensor una y otra vez de presos políticos, abogado de Agustín Tosco (con quien iba a dar un reportaje ese día), no era la primera vez que sufría un atentado contra su vida.
La Legislatura de la Ciudad recordó este hecho con una placa en el lugar donde la nefasta organización realizó su primer atentado reconocido. En ese lugar se había colocado un explosivo que se activó cuando prendió el motor de su Renault 6, que por lo frágil del vehículo, salvó milagrosamente su vida. También sobrevivió a un segundo atentado de la AAA en abril de 1975, en Puerto Madryn, donde le volaron su casa, del cual volvió a sobrevivir con nuevas heridas.
Las masacres que organizó la AAA fueron habituales hasta el golpe de Estado que inició otra etapa del terrorismo de Estado, un quinto de los muertos -con nombre y apellido- durante los setenta fueron durante el gobierno peronista. Más de mil se le adjudican a esta organización o sus colaterales:CNU (comando nacional universitario),  y Comando Libertadores de América. Al asumir Alfonsín ordenó la detención del dirigente de la AAA José López Rega quien fue detenido y extraditado desde Estados Unidos y moriría detenido en el tumultuoso 1989. 
En 1976 fue secuestrado en su domicilio por un grupo de tareas del ejército al mismo tiempo que Mario Abel Amaya, quien no sobrevivió a las torturas. A causa de las presiones internacionales de Venezuela y otros países Solari Yrigoyen fue expulsado del país y se exilió en Francia hasta junio de 1983, durante su estancia creo una revista “La República” que se transformó en un órgano de difusión que tuvo entre sus plumas a  Julio Cortázar, Osvaldo Soriano, Teresa de Anchorena, Roberto Bergalli, Juan Carlos Portantiero, Ricardo Nudelman.
A su regreso del país fue asesor de Raúl Alfonsin, quien le encomendo ayudar al regreso de otros exiliados y luego fue Senador Nacional y Presidente de la Convención Nacional del radicalismo. A él un fuerte abrazo.