domingo 16 de junio de 2024
spot_img

Gracia Jaroslavsky: “Entre el desquicio del kirchnerismo y la bronca que representa Milei va a primar la racionalidad representada por Juntos por Cambio”

Con apellido ‘ilustre’ en la política argentina desde la recuperación de la democracia pero, a su vez, con reconocida trayectoria militante en la UCR y, además, aquilatada experiencia de gestión pública y parlamentaria, la entrerriana candidata a diputada nacional de Juntos por el Cambio  Gracia Jaroslavsky, hija del recordado César “El Chacho’ Jaroslavsky, aunque jamás se valió de ello para abrirse camino en la militancia en el radicalismo, apuesta a ocupar una banca en la Cámara baja y afirmó que entre “el desquicio” que deja el kirchnerismo y lo que aparece como una propuesta “disruptiva” que encarna el libertario Javier Milei “va a primar la racionalidad” y, por lo tanto, aseguró que esta confiada y “esperanzada” en que la coalición se impondrá en las elecciones del 22 de octubre a nivel nacional y en su provincia tras advertir que desde “podemos y tenemos que mostrarle a la sociedad que en nosotros esta la certeza de que tenemos las herramientas para hacer las transformaciones y los cambios que se requieren en el país y tenemos lo que hace falta para poderlas hacer esos cambios”.

En una entrevista con Nuevos Papeles, Gracia Jaroslavsky, ex intendenta de Victoria  entre 1999 y 2001; ex diputada nacional durante el  período 2001-2005; actualmente diputada provincial por  Juntos por el Cambio en su Entre Ríos natal, expresó  que en su provincia “va a cambiar finalmente un ciclo y Rogelio  Frigerio va a ser gobernador”  porque “ejerce un liderazgo que al entrerriano le da mucha seguridad en cuanto a su expertise, a su capacidad de gestión”, dijo la legisladora que escolta en la nómina de candidatos a diputados nacionales de Juntos por el Cambio que encabeza Francisco Morchio (PRO) y postula para la gobernación al macrista Rogelio Frigerio.   

Las PASO ya son un capítulo cerrado y el país ya está de cara a las elecciones del 22 de octubre que son las que definen quién gobernará el país desde el 10 de diciembre. ¿Cuál es su visión sobre lo que puede suceder en la Nación y en Entre Ríos?

Nos encontramos en un escenario en el que tres fuerzas políticas han concitado la atención del electorado en las PASO. Una que es la que ejerce el gobierno actualmente y las otras dos, en un caso una ilusión, un espejismo o una fuerza nueva, como se quiera presentarse, Libertad Avanza, y por otro lado Juntos por el Cambio que tiene la posibilidad, desde su experiencia, desde su trayectoria y de la estructura que tiene en todo el país, de ganar y llevar adelante las transformaciones que el país necesita, de ordenar, y hablando de orden lo digo como un principio institucional y no de otra índole, porque de lo que se trata es de abrazar un orden en el Estado, en las variables económicas, en materia de seguridad, en materia educativa o en materia de salud pública en entre otras tantas cuestiones. Es decir ordenar todo este desquicio al que nos ha llevado los últimos los casi 20 años del kirchnerismo en el poder.

Desde lo que usted refiere, Juntos por el Cambio enfrenta de cara a las elecciones dos opciones. Por un lado el oficialismo gobernante que promete cambiar la situación en la que se encuentra el país, y que fue generada precisamente por el kirchnerismo, pero por el otro lado también lo que algunos consideran una alternativa disruptiva que es La Libertad Avanza con Milei ¿Cómo cree que Juntos por el Cambio debe plantarse frente a ese escenario? 

La primera cuestión, que nos tiene que quedar claro, es que lo que ha surgido de las PASO es un escenario de tercios. Tenemos alrededor de entre el 20% y el 30% las tres fuerzas, lo que significa que ninguna tiene la ‘vaca atada’. Lo que a mí me llama poderosamente la atención es que el gobierno hoy tenga una intención de voto, que se manifestó en las PASO, de algo más del 20% y esa es la primera cuestión que me resulta extraña porque el índice de desaprobación del gobierno, desde mi punto de vista, tenía que traducirse en un porcentaje menor al que obtuvo en las PASO pero, bueno, la realidad es la que hay con casi un algo más de un 20% de ciudadanos que todavía apuesta a esta forma y este método del oficialismo de gobernarnos. Por otro lado tenemos algo más de un 60% que está en contra, lo que significa que tendríamos un 70% a 30% contando los indecisos, el voto en blanco de las PASO o un porcentaje de gente que no fue a votar que está en contra y no quiere más esta manera de gobernar. Y dentro de ese 60% ó 70% hay dos fuerzas políticas que representan la posibilidad de cambiar. La gente que quiere cambiar va a tener que elegir entre esas dos fuerzas políticas. ¿Cuál es la diferencia entre una y otra? Una que acaba de llegar como ‘paracaidista polaco’, como diría César Jaroslavsky, y la otra que tiene una estructura de gobierno, política, social e institucional, que es Juntos por el Cambio, y que es la que garantiza que las cosas, desde el ejercicio del gobierno, se van a hacer como se deben hacer, es decir, con apego a la Constitución y al amparo de las normas en cuanto al respeto por la República y la democracia y que vamos a mantener un esquema como el que debe ser que implica un gobierno serio. La gente va a tener que optar por cuál de las propuestas le genera confianza para tener los cambios que se requieren en una sociedad que ya no resiste más el nivel de pobreza, de marginación, inseguridad, desánimo y de inexistencia de oportunidades que tiene la Argentina. Por ahí pasa la decisión que la gente va a tener que adoptar desde saber que esos cambios van a ser efectivos y no una quimera. 

Con el resultado de las PASO, Javier Milei aparece como el candidato más votado ¿Esto obliga a Juntos por el Cambio a modificar el perfil de su discurso frente a las demandas de la sociedad?, o ¿Cuál debiera ser el mensaje para atraer la adhesión del electorado que supo congregar en el 2021 y que pueda haber migrado hacia Libertad Avanza o hacia el oficialismo ya sea en Entre Ríos como a nivel nacional?

Yo creo que Juntos por el Cambio debe aferrarse a lo que es, a su experiencia y a sus equipos así como a quienes nos representan en el Parlamento o en las legislaturas; a lo que pueden exhibir sus gobiernos en las provincias o a nivel de los municipios que viene administrando. Se trata de  una fuerza que se ha construido en función de un enorme trabajo de equipo y de carácter institucional en todo el país. Nosotros tenemos ese ‘haber’ en nuestra mochila. Nosotros podemos y tenemos que mostrar a la sociedad la certeza de que tenemos las herramientas para hacer las transformaciones y los cambios que se requieren en el país y tenemos lo que hace falta para poderlas hacer. No llegamos hasta aquí como ´paracaidistas polacos’. Pienso que más allá de lo disruptivo que pueda ser lo que Mile haya galvanizado en torno al enojo de la gente creo que Milei es así como el ‘Pigmalión’. Una  parte de la sociedad depositó en él todo su resentimiento, bronca, resentimiento o desesperación que tiene después de tantos años en lo que lo único que ha visto es cómo se ha ido deteriorando su vida y dio vida a esa expresión de algo que presenta como nuevo. Ahora, al momento, que es fundamental, de decidir dónde deposito mi vida y a quién le deposito las fichas para apostar a que mi vida va a cambiar la sociedad no es suicida y creo que como es racional e inteligente por lo que tiene y estoy segura que va a primar la racionalidad por sobre la expresión de deseos.

Y en el caso específico de Entre Ríos ¿Cuál en su visión de lo que puede ocurrir en las elecciones del 22 de octubre?, y a la vez, ¿Cómo analiza la situación de la provincia?

En Entre Ríos va a cambiar finalmente un ciclo y (Rogelio)  Frigerio va a ser gobernador de la provincia porque ejerce un liderazgo que al entrerriano le da mucha seguridad en cuanto a su expertise, a su capacidad de gestión. Nosotros tenemos una provincia que desde el ’83 a la fecha, salvo ocho años, ha sido gobernada por el mismo signo político, el peronismo o el kirchnerismo en los últimos años y los resultados están a la vista. Es una provincia pobre, que no se ha desarrollado, que todavía tiene que resolver cuestiones básicas, como por ejemplo en el plano de de infraestructura vial, no se han podido resolver distintas cuestiones que tendrían que haber sido resueltas como no tener caminos de producción, no tenemos capacidad para gestionar inversiones o para gestionar lo público y lo privado; es una provincia cargada de empleados públicos, con una educación que ha decaído enormemente y con un sistema de atención de la salud que realmente es tristísimo ver como se ha deteriorado.

Hay muchísimos por hacer; cajón que se abre es un cajón que hay que dar vuelta. Los ciclos, cuando se tienen que terminar, se terminan y hemos tenido la suerte de que apareciera un liderazgo que contiene a la Unión Cívica Radical, al PRO, a la Coalición Cívica, al socialismo, es decir un enorme grupo de fuerzas políticas y de gente que está dispuesta a trabajar seriamente. La provincia de Entre Ríos es la hermana pobre de las provincias de lo que es la región Centro porque si se compara el crecimiento de Entre Ríos con el de Córdoba o Santa Fe con los que somos prácticamente vecinos y estamos conectados y  eso se advierte, la verdad es que Entre Ríos es una provincia que tiene riqueza, que tiene todos los cultivos que se quieran encontrar, desde los cítricos hasta la madera, la soja hasta el maíz, el arroz y tenemos todas las posibilidades en materia de desarrollo económico, pero que no se han aprovechado o lo que hace al turismo tenemos una potencialidad enorme.

Pero se ha creado una estructura del Estado tan grande que el presupuesto provincial alcanza para pagar los sueldos y para alguna otra pequeña cuestión más y todo eso hay que modificarlo; hay que modernizar el Estado, hay que transparentar todas las funciones del Estado porque la gente para hacer un trámite tiene que estar todavía con el ‘papelito’ por lo que hay que cambiar totalmente la relación del Estado con la sociedad. Insisto en que creo que estamos ante el final de un ciclo y tenemos la ventaja  de tener la posibilidad de poder hacerlo con un enorme grupo de gente y el liderazgo de Frigerio que es un liderazgo muy positivo por lo que entiendo que las elecciones le van a dar la posibilidad a Juntos por el Cambio de gobernar la provincia.

Por lo que usted refiere presumimos que acredita confianza en que Juntos por el Cambio puede ganar tanto a nivel nacional como en la provincia.

Sí. Creo que sí. Estoy muy esperanzada porque creo que en la sociedad va a primar la razonabilidad, la necesidad de que haya certezas y va a optar por la mejor oferta electoral que le garantice que el país y la provincia se pueden transformar realmente y no que sea una ilusión y creo en ese sentido que la opción que va a elegir la gente es Juntos por el Cambio.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones