miércoles 24 de abril de 2024
spot_img

Grabois a Milei: “Te van a voltear”

El líder de la UTEP, Juan Grabois, advirtió al presidente Javier Milei que lo van a “voltear el gato caníbal, el pato con borcegos y la hiena con botas”, en alusión a Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Victoria Villarruel, por lo cual le recomendó que “gobierne para el pueblo”.
En medio de las versiones sobre una fuerte tensión entre el mandatario y la titular del Senado, el referente social apeló a las redes sociales para dirigirle un mensaje al líder libertario.
“Yo te avisé, @JMilei, te van a usar de carnicero, te van a voltear y te van a tirar a la parrilla cuando hayan incendiado el país”, sostuvo el abogado.
Y continuó: “Dejá de creerle a los macristas (Luis) Caputo y (Federico) Sturzenegger que te llevan el Diario de Yrigoyen y se te cagan de la risa. Escuchá a la gente que te votó y la que no te votó”.
Al analizar los primeros tres meses de gestión de La Libertad Avanza, Grabois se quejó de que “la comida no llega, están fundiendo las cooperativas, las PyMEs y las empresas, se manotearon todas las obras de las barriadas, arruinaron a los jubilados”.
Ante ello, alertó: “La paciencia de la gente se acaba, mientras a vos te metieron en la jaula del león y te alimentan de la carne de los humildes, te engordan, te ceban… el gato caníbal, el pato con borcegos y la hiena con botas, esperan que estés bien gordo para tirarte a las brasas. Después van a decir: ´era un loquito´”.
“Es de manual… ¿no la ves? Bajá el DNU, sacate a esos dos rochos de guante blanco, devolvé la plata a las provincias, las obras a los pobres, el sueldo a los jubilados, que no le falte el plato de comida a nadie, bajate del pony virtual y goberná para el pueblo”, le recomendó.
Y concluyó: “Sino será trágico para vos y para toda la Nación”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Crecen las posibilidades para un segundo mandato de Joe Biden

Alejandro Einstoss

Ley Bases: Privatizaciones, un acto más del péndulo entre el Estado y lo privado

Fabio Quetglas

Optimismo tóxico