menu
29 05 2022

Gastón Manes: "La igualdad y la libertad son la contracara y el antídoto contra el populismo"


Autor: Leandro Pablo Vivo









El flamante Presidente de la Convencional Nacional de la UCR dijo además que “los proyectos colectivos exceden a la personas” y aseguró que “estamos ante un nuevo clima del radicalismo”.

El flamante presidente de la Convención Nacional de la UCR, Gastón Manes, dijo que las “peleas” desatadas en el gobierno de Alberto Fernández “dan muy poca previsibilidad a todos” y manifestó  que el desafío principal del radicalismo “es la creación de un programa que lleve a la sociedad argentina de lleno en este siglo, con pilares sólidos como la ciencia y tecnología, investigación y desarrollo”.

En una entrevista con Nuevos Papeles, Manes manifestó que “el rol de la educación en la sociedad del conocimiento es fundamental” y subrayó que “la política siempre se dice que es docencia, pensar, diagramar y explicar un programa de carácter centro popular es la solución desde mi punto de vista”..

Hay una inocultable crisis política en el gobierno. ¿Cuál es su mirada sobre la situación y que visualiza puede ocurrir? Se lo preguntamos porque aún estamos lejos de las elecciones del 2023

El gobierno tiene ciertos problemas internos que debería resolver por el bien de todos. Realmente esas peleas dan muy poca previsibilidad a todos y esa falta de previsibilidad y plan se siente en cualquier aspecto de la realidad que necesitemos analizar. Hay que hablar de programas, trazarlos y ejecutarlos.

El radicalismo, desde hace ya tiempo, apuesta a tener un mayor protagonismo dentro de Juntos por el Cambio e, incluso, en un eventual gobierno en el 2023. Imaginamos que usted está entre aquellos que creen que ello no sólo depende del protagonismo de las figuras del partido sino de propuestas y de que la coalición tenga un programa de gobierno. ¿Es así?, Y en todo caso ¿Cuáles debieran ser los rasgos principales de ese programa?

Los proyectos colectivos exceden a la personas, estamos ante un nuevo clima del radicalismo, donde lo principal es la creación de un programa que lleve a la sociedad argentina de lleno  en este siglo, con pilares sólidos como la ciencia y tecnología, investigación y desarrollo, el rol de la educación en la sociedad del conocimiento es fundamental.

Aún lejos de las elecciones del 2023 la discusión política parece inclinarse hacia definiciones, sobre cómo solucionar los problemas del país, desde posturas extremas ¿Cuál es su visión respecto del camino que se debe transitar?

Siempre surgen nuevos fenómenos políticos vinculados más a la bronca de la gente que cruzan el debate ideológico. Hay que frenar un poco y saber qué es lo que tenemos que discutir. El radicalismo tiene dos premisas de Alfonsín que son la igualdad y la libertad. Esto es la contracara y antídoto contra el populismo, en esto todos estamos de acuerdo.

Hay quienes creen que la irrupción en el escenario político de figuras como, por ejemplo, Javier Milei, resultan de la debilidad de la política. ¿Ello es así a su criterio? y en todo caso si es así ¿Qué debe hacer la política para recuperarse frente a una sociedad que aparece irritada con la dirigencia de los partidos políticos?

En cierta medida es mucho de lo que comentaba en la pregunta anterior, influye mucho el enojo y frustración de gran parte de la sociedad con todo lo que pasa. La política siempre se dice que es docencia, pensar, diagramar y explicar un programa de carácter centro popular es la solución desde mi punto de vista.

Hace pocas horas usted fue elegido presidente de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical y nos imaginamos que ya debe tener en mente el perfil que pretende imprimirle a la gestión conjuntamente con quienes lo acompañan en la conducción de lo que es el máximo cuerpo de definición en el plano política-estratégica de partido. ¿Qué objetivos inmediatos se ha propuesto en ese sentido? 

La convención radical es un cuerpo horizontal donde participan, debaten y aportan ideas todas las provincias; en los años electorales como el que viene se dedica a enfocarse en las alianzas y las plataformas de la oferta electoral.

En el debate se establece el método de trabajo que va a concluir con las posturas que se discutirán el año que viene. El objetivo central será enfocarse en esta tarea que en definitiva fortalece más a nuestro partido.

Las últimas dos convenciones sirvieron, en el caso del 2015, para convalidar un acuerdo con las fuerzas que integraron en su momento Cambiamos y, la del 2019, para ratificar esa coalición que apareció como de carácter electoral pero no de gobierno. ¿Qué diferencias advierte entre el rol que jugaron aquellas convenciones y la que la ha elegido para presidir el cuerpo?

Pasaron siete años de la convención de Gualeguaychú  y la misma se dio en un contexto político diferente al actual. En ese momento, el trazo grueso indicaba que había que poner fin a una hegemonía que llevaba doce años. La fragmentación de la oposición en ese momento era muy nociva y el radicalismo estaba alineado en las posturas que se conformaron en una coalición en Gualeguaychú. Dentro de la coalición había una postura que planteaba una coalición más amplia.

La realidad indica que el radicalismo no estaba tan fuerte como hoy  en ese momento y acompañó a un gobierno que tomó medidas que no necesariamente coincidían con lo que el partido en su conjunto representaba pero así son las acciones. El debate actualmente está centrado en las ideas y el programa a futuro.