martes 23 de julio de 2024
spot_img

Gabriel Attal: “Se puede evitar una mayoría de la ultraderecha”

El primer ministro francés, Gabriel Attal, un estrecho aliado del presidente Emmanuel Macron, dijo que cree que podría tener éxito una apuesta interpartidista para privar al partido de ultraderecha Reagrupamiento Nacional (RN) de Marine Le Pen de la mayoría en la segunda vuelta parlamentaria del próximo domingo.
Attal habló después de que más de 200 candidatos de todo el espectro político acordaron retirarse de las contiendas locales para despejar el camino a quien estuviera mejor situado para derrotar a la candidata de RN en su distrito electoral.
“Lo que demuestran estas retiradas es que podemos evitar una mayoría absoluta de la extrema derecha”, dijo Attal a la radio France Inter, refiriéndose a los 289 escaños que necesitaría el RN para controlar la Asamblea Nacional francesa, de 577 escaños.
El Ministerio del Interior tenía previsto publicar más tarde la lista de candidatos para la segunda vuelta, pero medios de comunicación locales calculan que hasta 218 candidatos se retiraron, lo que reduce el número de circunscripciones en las que el voto anti-RN corre el riesgo de dividirse.
Antes de las retiradas, los encuestadores habían calculado que en la primera vuelta el RN iba camino de obtener entre 250 y 300 escaños.
La cuestión sigue siendo si los votantes estarán de acuerdo con el esfuerzo de bloquear al partido antiinmigración y euroescéptico.
Los votantes centristas podrían negarse a apoyar a un rival de izquierda de RN, mientras que muchos partidarios de la izquierda están tan desilusionados con Macron que no soportarán apoyar a alguien de su alianza.
Le Pen dijo el miércoles que podría acercarse a otros partidos si RN no logra la mayoría absoluta. Su candidato a primer ministro, Jordan Bardella, había insistido en que se negaría a formar Gobierno sin un mandato suficientemente fuerte.
Los mercados financieros se tranquilizaron por la apuesta de crear un llamado “frente republicano” contra el partido de Le Pen, rebajando la prima de riesgo de la deuda soberana francesa.
“La estrategia limitaría significativamente las posibilidades de que Le Pen obtenga una mayoría absoluta”, dijo en una nota el economista jefe para Europa de Jefferies, Mohit Kumar.
RN salió muy por delante en la votación de la primera ronda del domingo después de que la apuesta de Macron por unas elecciones anticipadas fracasara, dejando a su campo centrista en un humilde tercer lugar detrás de RN y una alianza de izquierda formada apresuradamente.
Le Pen trabajó durante años para suavizar la imagen de RN, pero los grupos defensores de los derechos humanos citan preocupaciones sobre su “preferencia nacional” y sus políticas antimigrantes, mientras que su profundo euroescepticismo plantearía serias amenazas a la futura integración europea.
Además, señaló planes para revertir las reformas de Macron, como su impopular medida para aumentar la edad de jubilación y los economistas cuestionan si los abultados planes de gasto de RN cuentan con financiación completa.
Pero, incluso si RN no llega al poder, Francia podría enfrentarse a meses de incertidumbre política hasta el final del mandato de Macron en 2027, cuando se espera que Le Pen se presente como candidata a la presidencia.
Preguntado por las peticiones de crear un Gobierno provisional multipartidista en caso de que haya un parlamento indeciso, Attal repitió su propuesta de que los partidos mayoritarios cooperen en el parlamento en proyectos legislativos individuales.
“Espero que el campo del Ensemble (el bloque centrista de Macron) sea lo más grande posible. Después buscaremos asegurar mayorías proyecto a proyecto”.
Reagrupamiento Nacional atacó el intento interpartidista de bloquearlo como antidemocrático y un intento de socavar los deseos de los votantes. Bardella declaró al diario Le Fígaro: “El verdadero ‘frente republicano’ somos nosotros”.

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cuando Alfonsín respondió a Kant

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino