viernes 24 de mayo de 2024
spot_img

Fuerte editorial del diario La Nación contra la postulación de Lijo a la Corte Suprema

Conocida la postulación del Juez Lijo a la Corte Suprema de Justicia de La Nación por parte del presidente libertario Javier Milei, muchas fueron las voces del amplio espectro político que se pronunciaron en su contra, sumado al silencio al respecto por parte de los sectores del kirchnerismo que responden a la expresidenta Cristina Fernández.

En ese sentido, este fin de semana sobresalió el editorial del diario La Nación, que fijo una postura claramente contraria a dicha candidatura, asociándola incluso al peligro que implica para el Estado de Derecho, cuando ya desde el título de la nota señala “Sin una Corte confiable, la República está en peligro”.

En dicha editorial plantea:

“En nuestro esquema republicano son pocos los actos de mayor trascendencia que el Presidente y los senadores pueden disponer con su sola firma que la consagración de un juez para la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Siempre constituye una decisión de repercusión inmediata y, según el caso, hasta de consecuencias que pueden prolongarse por décadas según fuere la edad del candidato que logre finalmente el acuerdo del Senado.

El vasto mundo de facultades del más alto tribunal del país parte de asegurar el equilibrio de poderes y la asignación de competencias entre los gobiernos federal y provinciales que la Constitución delimita. Cabe a la Corte Suprema la determinación de lo que corresponde al primero y lo que está reservado a los segundos como parte del diseño federal del Estado argentino”.

Cabe aclarar aquí que los destacados son del propio diario.

Continúa:

“Cabe también a la Corte la correcta definición de qué es justiciable y qué no a fin de evitar que el Poder Judicial se inmiscuya en tareas que le son ajenas; la salvaguardia, en última instancia, de que los derechos y garantías para la vida, el honor o la fortuna de los argentinos no queden a merced de persona o gobierno alguno, y revisar la validez de los actos de los demás poderes.

Como el examen de esos temas capitales de la institucionalidad de la república atañen a solo algunos aspectos de la labor diaria de un juez de la Corte se comprenderá cuántas habilidades jurídicas se requieren para integrar el alto tribunal. Y, sobre todo, cuánta integridad personal para transmitir a la sociedad la confiabilidad sobre la rectitud de sus juicios como emanación natural de una trayectoria transparente, tanto en la vida pública como privada. Es una cruel pesadilla que esto deba volver a recordarse hoy en la república por una temeraria decisión del Poder Ejecutivo.”

Al recordar la primera composición de la Corte con la Nación Unificada, el diario destaca no solo los nombres de algunos de sus integrantes: “Benjamín Gorostiaga y Salvador del Carril, ambos miembros de la Convención Constituyente de Santa Fe” sino también de otros prestigiosos juristas que la integrarúan más adelante, como: “Antonio Bermejo, Roberto Repetto, Francisco Ramos Mejía, Alfredo Orgaz, Esteban Imaz, Benjamín Villegas Basavilbaso, Pedro Aberastury, Genaro Carrió, Carlos Fayt, y más recientemente, Gustavo Bossert y Carmen Argibay”, y la posición del presidente en 1860, Bartolomé Mitre (a la postre fundador de dicho medio) quien señaló: “a los hombres que fueran un contralor imparcial e insospechado de las demasías de los otros poderes del Estado y que, viniendo de la oposición, dieran a sus conciudadanos la mayor seguridad de la amplia protección de sus derechos y la garantía de una total y absoluta independencia del Poder Judicial” y remarca el diario: “Mitre fue tan lejos en la consumación de sus loables propósitos como que los cinco jueces de la Corte que dejó integrada en 1863 eran ajenos a la órbita de sus influencias directas como caudillo de un partido político”.

Continúa más adelante, con varios interrogantes: “cuesta realmente entender la nominación del juez Ariel Lijo. Ni por asomo estamos ante una persona con formación académica de relevancia, aun cuando se desempeña como ayudante de segunda, escalón marcadamente inferior al de un profesor titular, en una cátedra de Derecho Constitucional de la UBA. Tampoco se le conocen publicaciones que lo posicionen como experto en áreas de relevancia constitucional, o como un conocedor destacado de la jurisprudencia de la Corte Suprema, aspecto que nutre la inmensa mayoría de las decisiones de ese tribunal.

Si no son sus conocimientos, la pregunta que se impone es qué puede haber llevado al Poder Ejecutivo a elegirlo por encima de muchos candidatos de mayor preparación jurídica, sin olvidar que, a la hora de llenar la vacante dejada por Elena Highton, lo razonable, y acorde con los estándares vigentes, habría sido proponer a una mujer.

Para explicar lo ocurrido se barajan hipótesis que prosperan por diferentes motivos. Es conocida la afinidad entre Lijo y el juez de la Corte Ricardo Lorenzetti. También lo es la menor gravitación de este en los procesos de toma de decisiones y conformación de mayorías en la Corte de la que fue presidente, frente a lo que se presenta hoy como un bloque más armonioso formado por sus colegas, los jueces Horacio RosattiCarlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda”.

La obstinación por impulsar a Lijo no tiene explicación posible en un proceso con pretensiones de superar el cuadro angustiante, de orden económico y moral, en que dejó al país la administración anterior. Aquella nominación equivale así a deshacer el argumento de que el nuevo gobierno venía a acabar con “la casta” que llevó el país a la ruina. Por sus amistades, por el mundo del que se rodea, por su aura, Lijo es la quintaesencia de esa casta cuya influencia iba supuestamente a eliminarse. De modo que no cabe otra explicación que la de que el Poder Ejecutivo esté buscando la conformación de una Corte tolerante a un gobierno que actúe a golpes de decretos de necesidad y urgencia, a sabiendas de lo que la Corte tiene dicho en contrario en la materia.

Aún menos edificante sería que el jefe del Estado tuviera en miras preparar el camino para la constitución de una Corte con otro espíritu que la actual, más alejada del compromiso republicano con la sociedad, y más proclive a enjuagues que dejen al final impunes los graves hechos de corrupción que se produjeron en los gobiernos kirchneristas.

Ha habido investigaciones respecto de la conducta y el patrimonio de un hermano del juez Lijo a raíz de una imputación que incluyó igualmente a este como denunciado. Según han declarado los denunciantes, esa investigación fue cerrada sin que se tenga claro con qué nivel de profundidad se analizaron los informes producidos por la Unidad de Información Financiera. Tales conclusiones, sostienen, habrían arrojado sospechas serias sobre la legalidad de las actividades cumplidas por el hermano del juez Lijo, su enriquecimiento a partir de la actividad como lobista en causas en trámite en el mismo fuero donde el juez se desempeña, y las relaciones comerciales y societarias del hermano del juez con funcionarios públicos investigados en ese mismo fuero.

Prescindamos de las aristas penales que envolvió la cuestión y que fueron desestimadas hasta aquí en lo concerniente al magistrado en discusión. Queda en pie el principio irrefutable, simple y rotundo, de que no puede ser juez –y menos de la Corte Suprema– aquel sobre quien existan dudas sobre su honorabilidad.

Sobre esa materia se ha hecho cargo públicamente un conjunto de entidades y personalidades de tal significación que no se ve cómo puede el Presidente insistir en la nominación cuestionada sin traicionar la bandera con la que llegó al poder. Puede que triunfe en la nominación propuesta o no, pero si los primero sucede pagará un precio enorme en el terreno de los comportamientos que se comprometió a erradicar” finaliza dicho editorial.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular