martes 23 de julio de 2024
spot_img

Francia: Reacomodamientos entre los candidatos para bloquear al lepenismo

Los opositores al Reagrupamiento Nacional (RN) intensificaron este martes su intento de impedir que el partido de extrema derecha francés llegue al poder, al tiempo que más candidatos afirmaron que se retirarían de la segunda vuelta electoral de este fin de semana para evitar dividir el voto contrario a la RN.
Más de 180 candidatos confirmaron que no se presentarán a la segunda vuelta de las elecciones a la Asamblea Nacional francesa, de 577 escaños, según las estimaciones de los medios de comunicación locales. Los demás tienen hasta las 18.00 horas (16.00 GMT) para pronunciarse.
El RN, de Marine Le Pen, salió muy favorecido en la primera vuelta del domingo, después de que la apuesta del presidente Emmanuel Macron por unas elecciones anticipadas fracasara, dejando a su formación centrista en un humilde tercer puesto, por detrás de una alianza de izquierdas formada a toda prisa.
Pero incluso antes de las maniobras de las últimas 24 horas para crear un “frente republicano” que bloqueara al partido antiinmigración y euroescéptico, no estaba nada claro que RN pudiera obtener los 289 escaños necesarios para una mayoría.
Según los cálculos de los encuestadores, en la primera vuelta RN podría obtener entre 250 y 300 escaños. Pero eso fue antes de las retiradas tácticas y los llamamientos interpartidistas para que los votantes apoyaran al candidato mejor situado para derrotar al rival local del RN.
“El partido no ha terminado”, dijo a France 2 la alcaldesa socialista de París, Anne Hidalgo y añadió: “Debemos movilizar todas nuestras fuerzas”.
Los mercados financieros registraban ganancias el lunes por el alivio de que la extrema derecha no hubiera obtenido mejores resultados, pero la reacción se vio atenuada por el hecho de que una Asamblea sin una mayoría clara también supondría un riesgo hacia la parálisis política durante el resto de la presidencia de Macron hasta 2027.
.
Frente republicano.
.
Hubo confusión inicial sobre si los aliados de Macron se retirarían en las contiendas locales en favor de candidatos rivales mejor situados si procedían del partido de izquierdas LFI, de Jean-Luc Mélenchon.
Sin embargo, Macron dijo el lunes en una reunión a puerta cerrada de ministros en el Palacio del Elíseo que la máxima prioridad era bloquear la llegada del RN al poder y que los candidatos de LFI podrían ser respaldados si fuera necesario.
El “frente republicano” ya funcionó en otras ocasiones, como en 2002, cuando votantes de todas las tendencias apoyaron abrumadoramente a Jacques Chirac para derrotar al padre de Le Pen, Jean-Marie Le Pen, en una contienda presidencial.
Sin embargo, hoy en día no es seguro que los votantes estén dispuestos a seguir las orientaciones de los líderes políticos sobre dónde depositar su voto, mientras que los esfuerzos de Marine Le Pen por suavizar la imagen de su partido lo convirtieron en menos paria para millones de personas.
Le Pen repitió el martes su afirmación de que el RN no intentaría formar gobierno si ella y sus aliados no tuvieran una mayoría viable en el Parlamento.
“No podemos aceptar formar gobierno si no podemos actuar. Sería la peor de las traiciones a nuestros electores”, dijo a la radio France Inter.
En un anticipo del ambiente agrio que prevalecería en caso de una “cohabitación” de poder compartido entre Macron y un Gobierno liderado por el RN, Le Pen se refirió a las especulaciones de los medios de comunicación de que estaba planeando hacer nombramientos clave en el sector público con el objetivo de impedir que el RN aplicara sus políticas.
Aunque no dijo tener pruebas de ello, Le Pen afirmó que cualquier medida de este tipo equivaldría a un “golpe administrativo”.

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cuando Alfonsín respondió a Kant

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino