miércoles 22 de mayo de 2024
spot_img

Fernando Carbajal confía en una victoria de JxC en Formosa y poner fin al “régimen autoritario” de Gildo Insfrán

El candidato a gobernador de Formosa por Juntos por el Cambio juzgó además que en su provincia “no tenemos democracia” y aunque “sabemos que no será fácil” derrotar en las elecciones que se realizarán el domingo 25 de junio a un gobierno provincial cuya “estructura del Estado está puesta al servicio de los candidatos del oficialismo”, expresó que “tenemos la expectativa de que se puede llegar a ganar” porque “hay en la sociedad un nivel de cansancio muy grande” por “la profundidad que tiene la crisis económica nacional pero, además, por todas las torpezas e injusticias que el gobierno de la provincia viene cometiendo desde hace mucho tiempo”.

El diputado nacional radical y candidato a gobernador de Formosa por Juntos por el Cambio, Fernando Carbajal, se mostró confiado en una victoria en las elecciones que se realizarán el domingo 25 de junio próximo y que podrían servir para poner fin a la administración peronista encabezada por el gobernador, Gildo Insfrán, al que acusó de haber impuesto en la provincia un “régimen autoritario” ; dijo que lograr ese objetivo “no será fácil” pero “hay en la sociedad un nivel de cansancio muy grande” y, por lo tanto, ello puede tener una respuesta en las urnas por parte de la población en respaldo al cambio de rumbo que propicia la coalición opositora.

Carbajal, en una entrevista con Nuevos Papeles, describió además la crítica situación en la que se encuentra la provincia desde el punto de vista econonómico y social y, en tal sentido, afirmó que como consecuencia de los sucesivos gobiernos peronistas desde 1983, incluidos los últimos siete mandatos consecutivos de Insfrán, se ha producido en Formosa “una destrucción premeditada y sistemática del trabajo independiente y las pequeñas y medianas empresas” tanto como se ha “precarizado el empleo público” y “tenemos el mayor índice de indigencia infantil del país”. “Son cuestiones que no admiten demoras y nosotros vamos a dar una respuesta inmediata desde la gestión apuntando a recuperar las escuelas como el ámbito de contención social de la niñez y asegurar no sólo la educación sino también la alimentación de nuestros niños y niñas. En esto vamos a tener una reacción política inmediata”, remarcó, al alentar sus chances de convertirse en el futuro gobernador.

Desde el retorno a la democracia Formosa ha sido gobernada por el peronismo y no son pocos quienes constantemente la señalan como una provincia que ha quedado bajo un régimen ‘feudal’, casi lejos de lo que sería el imperio de la democracia. ¿Cuál es su análisis al respecto?, y, en todo caso, ¿cuáles son las razones de esa circunstancia?

Sin duda que en Formosa más que un régimen feudal, para hacer una calificación más correcta, deberíamos hablar de que se trata de un régimen autoritario, lisa y llanamente, porque ha degenerado en eso. Ha sido un proceso que se fue dando de manera paulatina y el elemento central que lo ha causado es la reelección indefinida del gobernador porque esto es lo que ha producido este fenómeno de la concentración del poder y de pérdida de calidad institucional. Cada vez que fue reeligiéndose el gobierno y con el mismo gobernador que lleva siete mandatos ha sido un paso más en la decadencia, en la concentración del poder y en la pérdida de calidad institucional que se va dando por varios factores como la distorsión total del régimen electoral porque nuestro régimen electoral está totalmente distorsionado no sólo porque tenemos Ley de Lemas, que de por sí ya es mala, sino porque, además, tenemos un pésima Ley de Lemas con toda una serie de abusos, que se ha ido acomodando de acuerdo a las necesidad del gobernador porque por ejemplo para la categoría de gobernador no hay Ley de Lemas porque en un determinado momento la oposición tenía tres candidatos y entonces, en 24 horas, allá por el 2015, reformaron la ley para que sólo pueda haber un solo candidato. Al principio, la Ley de Lemas permitía que los partidos compitieran en condiciones de igualdad pero se la reformó y le permite al gobierno tener 60 ó 70 sub-lemas contra 20 que tiene la oposición. Digo esto como un ejemplo de cómo se ha ido en cada elección empeorado las malas prácticas; no hay ningún tipo de límites; el gobierno puede estar inaugurando obras hasta un día antes de la elección; no hay acceso a la información pública, no hay división de poderes.

Esto es lo que pasa cuando se establece un gobierno de tipo feudal que es lo que ocurre en otras provincias pero a eso se le suma la reelección indefinida que hace que una misma persona esté casi cuatro décadas en el poder y esto ha pulverizado el sistema democrático. En Formosa no tenemos democracia, somos un territorio apartado dentro de la República Argentina que se rige con otros valores y otro sistema. Esa es la realidad.

¿Cómo caracterizaría la actual situación de la provincia de Formosa a partir de 40 años de gobiernos peronistas y, en particular, los 28 años que lleva en el poder su actual gobernador Gildo Insfrán?

Desde el punto de vista institucional, como decía recién, con un gobierno de neto corte autoritario en una provincia en la que no rigen los principios republicanos y la democracia porque todo está  alterado. Las instituciones sociales están todas cooptadas por el gobierno por la billetera o por la presión política y la violencia. Esto es así.

Y desde el punto de vista económico ha habido una destrucción premeditada y sistemática del trabajo independiente y  las pequeñas y medianas empresas y han precarizado el empleo público. En realidad han precarizado todo. Más del 90% de las viviendas construidas a través del FONAVI, a través del Instituto Provincial de la Vivienda, siguen estando en manos del Estado, nunca se hacen las escrituras y los dueños nunca son dueños de sus casas. Y entonces siempre están con la ‘espada de Damocles’ de que mañana viene un funcionario y los echa porque además no hay jueces que puedan poner límites. Y esto está pasando con los módulos habitacionales que por decisiones de los funcionarios van y echan  la gente. Eso está pasando y sin intervención judicial, sin nada. Y empleado público muy precarizado y muy mal pago hace que se genere una dependencia de los ciudadanos del Estado.

El radicalismo, como viene sucediendo en los últimos turnos electorales, forma parte de la coalición Juntos por el Cambio, que en esta oportunidad lo tiene a Ud. como candidato a gobernador para las elecciones del 25 de junio y, aunque obviamente nos lo imaginamos, quisiéramos que sea Ud. quien nos dijese ¿con qué expectativas enfrenta este desafío en lo personal y en lo político? Y se lo planteamos a partir de lo que hablábamos antes en cuanto a la hegemonía justicialista desde 1983 hasta el presente en la provincia.

Nosotros en Formosa participamos de una confederación Frente Amplio que integramos junto con el Movimiento de Integración y Desarrollo, el MID, y en las últimas instancias electorales hemos constituido una coalición con los partidos que integran Juntos por el Cambio por lo que nuestra listad se denomina Confederación Frente Amplio Formoseño, en el marco político de lo que es Juntos por el Cambio.

Hay que ser conscientes que en las últimas elecciones obtuvimos el 42% de los votos con lo cual no hemos quedado tan lejos de un eventual triunfo aunque es cierto que fue una elección legislativa. Nosotros tenemos la expectativa, por supuesto, de que se puede llegar a ganar el gobierno de la provincia; sabemos que no será fácil; han un escenario de ‘cancha inclinada’ porque hay una Justicia Electoral que es absolutamente presionable y que acata las directivas del gobierno provincial, hay un despilfarro de fondo de parte del gobierno; toda la estructura del Estado está puesta al servicio de los candidatos del oficialismo.

Ahora también es cierto que hay un nivel de cansancio muy grande en la sociedad formoseña por la profundidad que tiene la crisis económica nacional pero, además, por todas las torpezas e injusticias que el gobierno de la provincia viene cometiendo desde hace mucho tiempo.

Nosotros afrontamos este desafío sabiendo que estamos en medio de un terreno muy áspero y muy difícil pero también con una cuota de confianza  en cuanto a que la ciudadanía formoseña ha dado algunas muestras de vocación de cambio y creemos que existe la posibilidad de que ese enojo que hay con el gobierno nacional y provincial se exhiba en las urnas con un voto a favor nuestro.  El gobierno nacional ya sabemos que es inexistente, como tal, porque ha sido un fracaso absoluto en todos los ámbitos de su gestión y en el plano provincial tantos años de procesos de reelección han llevado a un desgasta de la gestión y a una amplia franja de la población a un hastío. Han gobernado muy mal la provincia. Hoy el sistema de salud es un desastre, la educación pública es otro desastre, los caminos en la provincia estás destruidos. Hay un gobierno que no ha dado ni está dando respuestas a la ciudadanía.

De lo que se desprende de la descripción de la situación Formosa está entre aquellas provincias que enfrenta una situación de pobreza y marginalidad enorme. Frente a ese cuadro: ¿Cuáles son las demandas que aparecen como más urgentes y las que en todo caso de convertirse en gobernador va a tener que enfrentar casi de inmediato?

Tenemos el mayor índice de indigencia infantil del país. Y cuestiones como éstas no admiten demoras y nosotros vamos a dar una respuesta inmediata desde la gestión apuntando a recuperar las escuelas como el ámbito de contención social de la niñez y asegurar no sólo la educación sino también la alimentación de nuestros niños y niñas. En esto vamos a tener una reacción política inmediata.

Y después el mayor problema que vislumbramos, que nos reclama la población, se vincula con la falta de empleo de calidad y esto requiere poner en marcha el aparato productivo de la provincia y esto requiere, a su vez, un Estado moderno que está acompañando a los sectores productivos y emprendedores porque creemos que la solución del fututo de la provincia pasa por generar empleo vinculado a lo que se relaciona con agregar valor a nuestros productos primarios. Formosa tiene un enorme potencial en la agricultura, muy variada en cuanto a la oferta que puede dar, pero lo que tenemos que hacer es agregarle valor para que esa producción pueda llegar a los mercados y lo pueda hacer con un valor agregado que implique mano de obra local.

Sería difícil recorrer todos y cada uno de las propuestas que se ha planteado Juntos por el Cambio y que usted mismo se está planteando para el caso de alcanzar a ser gobernados, pero nos gustaría conocer, al menos, los trazos centrales de ese plan de gestión. ¿Cómo se puede poner en marcha?, ¿Con qué herramientas?

En esto quisiera apuntarle alguno de los proyectos que tenemos planteados y muy concretos. Uno es, por ejemplo la creación de una fábrica provincial de alimentos balanceados que va a tener una doble función y va a depender de las circunstancias si va a hacer una empresa mixta, si será una empresa estatal o buscaremos alguna herramienta financiera para apuntalar una empresa privada pero lo que nos proponemos y tenemos decidido es que haya en Formosa un gran empresa productora de alimentos balanceados que esté en condiciones de absorber cantidades importantes de producción local, de los insumos que implica una fábrica de alimentos balaceados, que tiene que ver la producción de granos y, a su vez, que esa fábrica asegure a los productores locales la provisión de alimentos para cerdos, pollos y huevos. Pero, además, asegurando una rentabilidad a los dos sectores de la producción, es decir al que produce los granos y a aquel que tiene que comprar alimento balanceado para convertir eso en carnes o huevos. ¿Esto puede tener un costo financiero? Claro que sí y ahí es donde el Estado tiene que estar cubriendo ese costo financiero para asegurarle al productor de huevo y de pollo que va a poder seguir produciendo y al productor que está plantando maíz asegurarle que va a tener un rentabilidad mínima que le va a posibilitar, al año siguiente, volver a producir maíz.

Entonces, una fábrica de ese tipo con una herramienta financiera sostenida por el Estado va a permitir poner en marcha enormes sectores de la economía; nos va a permitir asegurar que los huevos que se consuman en la provincia sean producidos en Formosa cuando hoy los estamos trayendo de Corrientes o Entre Ríos. Eso es inaceptable. Nosotros tenemos que estar produciendo eso en la provincia.

Nosotros, por otra parte, tenemos una zona frutihortícola muy importante, y entonces estamos planteando implementar lo que es el sistema  ‘maquila’ que permite agregar valor a los productos a través de un proceso industrializado que se hace de manera centralizada pero los productores siguen siendo dueños de sus productos. Es decir, un Estado que no esté suplantando a los productores pero que sí esté acompañando el proceso de mejora y de agregado de valor de los productos que generar los productores.

En lo que es la ganadería, que es uno de los pocos ámbitos donde la producción ha mejorado tanto en calidad como en cantidad en los últimos años, vamos trabajar muy fuerte para exista en Formosa un frigorífico de tránsito federal que va a posibilitar que en Formosa terminemos el ciclo de producción porque hoy se está haciendo cría y recría y queremos que se haga el engorde, faena y que en Formosa podamos estar sacando la carne empaquetada y congelado porque no hay razón para que así no sea.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular