miércoles 22 de mayo de 2024
spot_img

Estados Unidos liberó a Alex Saab, el presunto testaferro de Maduro

El chavismo pasó de negar que tuviera negocios con este empresario a reconocer que era un eslabón para burlar sanciones económicas. La dictadura le otorgó un pasaporte diplomático y destinó millones de dólares para defenderlo en tribunales.

Estados Unidos dio luz verde a la liberación de Alex Saab, un empresario colombiano con ciudadanía y pasaporte venezolano que es investigado por ser, aparentemente, testaferro del dictador Nicolás Maduro.

Saab, detenido en 2020 en Cabo Verde, tenía una orden de captura internacional en su contra. En 2021 fue extraditado a Miami, donde fue puesto preso y fue sometido a un proceso judicial.

No se ha tratado, desde el principio, de un caso común. Diosdado Cabello, uno de los jerarcas de la dictadura chavista, reconoció que Saab era intermediario para mover petróleo y combustibles desde y hacia Venezuela con países como Rusia e Irán, con el objetivo de burlar sanciones económicas de Estados Unidos y la Unión Europea. Investigaciones periodísticas también han dado cuenta de cómo pasó de ser una persona con una trayectoria discreta, casi anónima, a distribuir millones de toneladas de comida en cajas denominadas CLAP, que la dictadura distribuye en hogares pobres y de clase media venida a menos, en medio de la crisis humanitaria que asola a Venezuela. Parte de esa comida no tendría apenas controles sanitarios.

Los tentáculos de Saab, según el portal Armando.Info, cuyos directores tuvieron que exiliarse tras dar a conocer parte de sus investigaciones, documentan operaciones de este empresario en casi todos los continentes.

Durante años el chavismo negó que fuera parte de su organigrama o que tuviera algún contrato con la dictadura. Apenas y hay archivo que muestre algún video o fotografías de Saad con Hugo Chávez, Maduro o algún otro funcionario. Pero una vez que fue detenido se destinaron millones de dólares para su defensa, que pasó a ser un asunto de Estado. Las calles de Caracas se llenaron con pintadas de “Liberen a Saab”, a quien se dedicaron incluso marchas en el exterior.

En 2021, cuando el chavismo mantenía una mesa de diálogo con partidos opositores en Ciudad de México, todas las negociaciones cayeron cuando Jorge Rodríguez, principal vocero de Maduro y presidente actual del Congreso, pidió que se lo liberara e incorporara como representante en esa instancia. Después trascendió que se le otorgó un pasaporte diplomático para que pudiera moverse libremente por el mundo.

Estados Unidos habría accedido a la liberación de Saab a cambio de que Venezuela pudiera en libertad a dos presos políticos de nacionalidad estadounidense que permanecían recluidos en El Helicoide, uno de los centros de detención más atroces manejados por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), uno de los cuerpos de policía política de la dictadura. Airan Berry y Luke Denman habían sido condenados a 20 años de prisión por supuesta implicación en una operación para derrocar a Maduro.

Desde Caracas, a espera de que se confirmen las liberaciones tanto de Saab como de los estadounidenses, no se descarta que salga en libertad otro lote de presos políticos.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular