domingo 16 de junio de 2024
spot_img

¿Estados Unidos es a prueba de dictadores?

Las muchas vulnerabilidades y fortalezas duraderas de la república estadounidense

Traducción Alejandro Garvie

¿Cómo se ha llegado a esto? Después de la victoria en la Guerra Fría, el modelo estadounidense parecía incuestionable. Una generación después, los propios estadounidenses están perdiendo confianza en él. Una guerra irresponsable, una crisis financiera y la podredumbre institucional han desatado una ferocidad en la política estadounidense que ha dado a las contiendas presidenciales riesgos aparentemente existenciales. Los estadounidenses han escuchado a sus líderes denunciar la integridad de su democracia. Han visto a conciudadanos intentar bloquear la transferencia de poder de una administración a la siguiente. Tienen buenas razones para preguntarse cuánta protección les garantiza su sistema contra el impulso autoritario que está surgiendo en todo el mundo.

La respuesta es que, si los estadounidenses creen que su constitución por sí sola puede salvaguardar a la república de un César en el Potomac, entonces son demasiado optimistas. Preservar la democracia depende hoy, como siempre, del coraje y las convicciones de innumerables personas en todo Estados Unidos, especialmente de aquellos encargados de redactar y defender sus leyes.

Como explica nuestro informe, el orden constitucional es vulnerable. Un aspirante a dictador podría comenzar sin violar la letra de la constitución, porque leyes posteriores han creado lagunas lo suficientemente grandes como para que las tropas puedan atravesarlas. Como país joven, Estados Unidos se preocupaba no sólo por un déspota local sino también por enemigos poderosos, ya que acababa de derrotar a uno. Los Congresos otorgaron al presidente poderes de emergencia para mantener el orden en tiempos de crisis. Según la Ley de Insurrección, un presidente puede desplegar el ejército o la marina contra un levantamiento interno o cuando se ignora la ley federal. Los presidentes han invocado esta autoridad 30 veces para romper huelgas, superar la segregación y, más recientemente, para detener disturbios en Los Ángeles en 1992.

El Centro Brennan, un grupo de expertos, enumera 135 poderes extraordinarios que un presidente puede reclamar al declarar una emergencia nacional: algunos de los más graves son congelar cuentas bancarias y cerrar Internet. El presidente puede decidir qué se considera una emergencia. Más de 40 siguen vigentes, algunos de ellos con años de antigüedad. Donald Trump invocó uno para financiar su muro fronterizo; Joe Biden, para condonar préstamos estudiantiles. Se supone que el Congreso debe considerar poner fin a las emergencias cada seis meses. Nunca lo ha hecho. Tampoco ha destituido a un presidente mediante un juicio político.

Eso hace que la complacencia sea un peligro. Y, sin embargo, también lo es el alarmismo, porque una emergencia, real o inventada, es el aliado del hombre fuerte. Cuando creyeron que el proyecto estadounidense estaba en juego, incluso los grandes presidentes hicieron valer poderes extraconstitucionales. Durante la guerra civil, Abraham Lincoln suspendió el hábeas corpus; Franklin Roosevelt encarceló a estadounidenses sin juicio.

Entre los mayores obstáculos constitucionales a la dictadura se encuentra la Enmienda 22, que limita a un presidente a dos mandatos. Pero, ¿qué pasaría si un autócrata con voluntad de hierro llenara el Pentágono de lacayos y, con un ejército a sus espaldas, se negara a dejar el poder? Estados Unidos tiene 247 años de historia, pero su constitución fue copiada por varias jóvenes repúblicas latinoamericanas en el siglo XIX y sucumbieron a los hombres fuertes.

La lección es que lo que sostiene el proyecto estadounidense, como ocurre con cualquier democracia, no son leyes estrictas sino los valores de los ciudadanos, jueces y servidores públicos. Y la buena noticia es que incluso los aspirantes a déspotas más decididos, inventivos y organizados tendrían dificultades para superarlos.

El ejército sigue siendo una de las instituciones más saludables de Estados Unidos, y sus filas están repletas de personas conscientes de sus juramentos a la constitución. Los estados tienen riqueza y una tremenda autoridad sobre sus propios asuntos. La gran mayoría de los agentes de policía trabajan para funcionarios estatales y locales, no para el presidente. La prensa se ha vuelto más partidista, pero también valora su independencia y sigue siendo demasiado difusa para que un solo partido pueda controlarla. El próximo presidente puede aumentar su poder para despedir a decenas de miles de funcionarios públicos, pero eso aún dejaría un “estado profundo” de cerca de 3 millones de trabajadores repartidos en cientos de agencias y 15 departamentos. Estas personas podrían causar muchos problemas.

Los estadounidenses lamentan con razón la erosión de las normas, pero el abuso del poder ejecutivo a veces ha dado lugar a otras nuevas. Después de que Richard Nixon dimitiera por Watergate, el Departamento de Justicia empezó a tomar decisiones sobre investigaciones y procesamientos sin tener en cuenta los deseos del presidente. Trump ha dicho que eliminaría todo eso, pero cualquier aspirante a César que invocara poderes de emergencia o la Ley de Insurrección aún tendría que superar la independencia de los tribunales. Un infractor de la ley también tendría que tener en cuenta la resistencia de los fiscales profesionales y la integridad de los jurados.

Cada candidato a la presidencia este año ha acusado al otro de intentar destruir la democracia estadounidense. Pero Biden es un institucionalista y respeta las viejas formas de hacer política. Trump, que ha reflexionado sobre ser un dictador, aunque sólo sea por un día, es diferente. Su negativa a ceder en 2020 provocó el ataque al Capitolio el 6 de enero de 2021, y provocó que un número récord de legisladores se opusieran a certificar la votación. Ahora, la sugerencia de Trump de que podría rechazar otra derrota ha aumentado el riesgo de que los republicanos del Congreso intenten bloquear la certificación. Por su parte, algunos representantes demócratas han sugerido que no certificarían una victoria de Trump, al considerar que se descalificó de la presidencia al participar en una insurrección. Así, el desprecio de un presidente por una norma puede erosionar los pilares del sistema en su conjunto.

Seguramente Trump no está preparado para la tarea de convertirse en dictador, incluso si quisiera. Se distrae con demasiada facilidad, es despistado y está ansioso por evadir responsabilidades. El mayor peligro es que su desprecio por las normas e instituciones disminuya aún más la fe de los estadounidenses en su gobierno. Eso importa, porque el proyecto estadounidense depende de su gente. Apenas una cuarta parte de ellos dice estar satisfecho con la democracia.

Han votado por el cambio una y otra vez, pero aun así sus políticos no logran satisfacer sus necesidades. “Una república, si puedes conservarla”, se dice que declaró Benjamín Franklin cuando, al salir de la Convención Constitucional, le preguntaron si los fundadores habían creado una monarquía o una república. Ante la proximidad de unas elecciones, es justo que los estadounidenses comunes y corrientes devuelvan el desafío de Franklin a los numerosos políticos estatales y federales que dirigen su república: ¿podrán conservarla?

Link https://www.economist.com/leaders/2024/05/16/is-america-dictator-proof

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones