jueves 22 de febrero de 2024
spot_img

Estados Unidos e Irán, cada vez más cerca del borde de la guerra

Los ataques de ojo por ojo y los asesinatos hacen girar el trinquete

Traducción Alejandro Garvie

In los 100 días y pico desde que Hamas atacó a Israel el 7 de octubre, el presidente Joe Biden ha tratado de ayudar a Israel a ganar su guerra en Gaza y evitar que el conflicto se convierta en una guerra regional con Irán y sus representantes. Esto está resultando más difícil a medida que el “eje de resistencia” de Irán, Israel y Estados Unidos se lanzan ataques mutuos cada vez más peligrosos, incluidos asesinatos.

Los aliados iraníes en Irak y Siria han lanzado alrededor de 140 ataques con cohetes y drones contra tropas estadounidenses desde el inicio de la guerra de Gaza. Quizás el más grave se produjo el 20 de enero, con una andanada de “múltiples misiles balísticos y cohetes” disparados contra la base de Al Asad en el oeste de Irak, según el Comando Central de Estados Unidos. Los informes dicen que las baterías de defensa aérea Patriot interceptaron a la mayoría de ellos, pero algunos impactaron la base, provocando conmociones cerebrales o hiriendo de otro modo a un número desconocido de estadounidenses e iraquíes. Hasta ahora, Estados Unidos ha tomado represalias contra representantes locales. Biden ahora enfrentará una presión cada vez mayor para que tome medidas más enérgicas contra el propio Irán. Es un dilema: no hacer nada y Estados Unidos parecerá débil; tomar represalias y el presidente se arriesga a una nueva guerra en un año electoral.

Mientras tanto, en Yemen, Estados Unidos lanzó su séptima incursión contra otro aliado iraní, la milicia hutí que gobierna gran parte del país, en un intento de frenar sus disparos de misiles contra los barcos que pasan por el estrecho de Bab al-Mandab. Los hutíes afirman estar actuando en apoyo de los palestinos, contra los barcos que navegan hacia Israel o contra los buques de guerra occidentales. Pero sus objetivos son aleatorios, a pesar de los informes de que están recibiendo ayuda de miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI), la guardia pretoriana del régimen clerical, para identificar barcos y operar armas.

El propio Biden admite que los ataques de Estados Unidos no detendrán a los hutíes. Sin embargo, el Washington Post informa que la administración Biden está elaborando planes para una “campaña militar sostenida” en Yemen a pesar de las dudas de algunos funcionarios.

Mientras tanto, en el Líbano, el aliado regional más antiguo y poderoso de Irán, Hezbolá, una milicia y partido político chiita, ha estado intercambiando disparos regularmente con las fuerzas israelíes. Ha expresado su apoyo a Hamás, pero no se ha lanzado a una guerra contra Israel. La administración Biden ayudó a disuadir a Israel de lanzar un ataque preventivo contra Hezbolá inmediatamente después de los ataques del 7 de octubre. Pero Israel amenaza con actuar en el Líbano si la diplomacia no logra convencer a las fuerzas de Hezbolá de que dejen de disparar y se alejen de la región fronteriza.

Por lo tanto, Estados Unidos e Irán están realizando un peligroso acto de equilibrio. Irán ha ayudado a sus aliados en el “eje de la resistencia” a organizar ataques destinados a debilitar a Israel, desplazar a Estados Unidos y desacreditar a los Estados árabes que han hecho la paz (o buscan hacerlo) con Israel. Estados Unidos, por su parte, ha tomado represalias limitadas. Ambos han evitado un choque directo. Pero es posible que el equilibrio no se mantenga.

Por un lado, Israel está librando una guerra no tan secreta contra Irán y sus aliados, además de enfrentamientos abiertos con Hamás y Hezbolá. A finales de diciembre, un comandante del CGRI murió en un presunto ataque aéreo israelí en Damasco. Una semana después, Saleh al-Arouri, un alto funcionario de Hamás, fue asesinado en un ataque contra el bastión de Hezbolá en el sur de Beirut. El 20 de enero, otro ataque con cohetes en Damasco mató a cinco miembros del CGRI, incluido Hojatallah Omidvar, jefe de inteligencia en Siria de la Fuerza Quds, el brazo de operaciones exteriores del CGRI. El 4 de enero, Estados Unidos mató a Mushtaq al-Jawari, líder de Harakat al-Nujaba, un grupo involucrado en atacar a las fuerzas estadounidenses, con un ataque con drones contra su cuartel general en Bagdad.

Mientras tanto, en casa, una serie de ataques terroristas han sacudido al régimen iraní. Estos incluyen un doble atentado suicida, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, que mató a unas 100 personas junto a la tumba de Qassem Soleimani, un alto general del CGRI asesinado por estados unidos en 2020; y el asesinato de al menos 11 policías en la tensa provincia oriental de Baluchistán a manos de un grupo baluchi con base en Pakistán, Jaish al-Adl.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, ha pedido a las fuerzas iraníes que ejerzan “paciencia estratégica”. Pero Ali Vaez, del International Crisis Group, sostiene que el régimen iraní ahora siente que necesita “restaurar la disuasión” y ha tomado el asunto en sus propias manos.

La semana pasada disparó misiles contra tres países vecinos: contra supuestos objetivos terroristas en Siria y Pakistán, y contra una supuesta base de espionaje israelí en el Kurdistán iraquí. (El ataque a Pakistán provocó un contraataque con misiles contra Irán; ahora ambos países parecen haberse alejado del abismo.) “Los iraníes todavía son reacios al riesgo”, dice Vaez. “Quieren cambiar la percepción de que están a la defensiva. Pero al mismo tiempo existe la percepción de que Israel les ha tendido una trampa, ya sea para justificar la extensión de la guerra o para arrastrar a Estados Unidos a ella”.

En cuanto a la administración Biden, los funcionarios insisten en que no quieren una guerra regional. En 2020, el predecesor de Biden, Donald Trump, ordenó el asesinato de Soleimani en respuesta a los ataques de las milicias proiraníes a las fuerzas estadounidenses. Eso produjo una lluvia de disparos de misiles balísticos iraníes contra Al Asad similar a la reciente andanada (a la que Trump no respondió más).

Biden ha sido cauteloso. No quiere verse arrastrado a una guerra en el Medio Oriente en un momento en que Estados Unidos ya está al límite de su apoyo a Ucrania en su guerra contra Rusia y está tratando de evitar otra contra China por Taiwán. Además, Biden busca la reelección este año.

En Irak y Siria, las fuerzas estadounidenses responden con mucha menos frecuencia de la que son atacadas. De manera similar, en Yemen, Estados Unidos se limitó al principio a derribar misiles y drones que amenazaban a Israel o a los barcos que pasaban, emitió advertencias y obtuvo una resolución de apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU antes de atacar directamente a los hutíes.

“La administración sabe que tiene un problema sin solución”, dice Aaron David Miller del Carnegie Endowment for International Peace, un grupo de expertos en Washington, DC. “Sólo puede intentar gestionarlo”.

La mejor esperanza de Biden es que Israel gane pronto, o al menos ponga fin a su guerra en Gaza, y así reducir la furia en toda la región. Pero Israel no ha sofocado a Hamás ni recuperado a sus rehenes, y muestra pocas señales de estar dispuesto a detenerse. El número de muertos palestinos ha superado los 25.000. Algunos acusan a Israel de genocidio. El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, rechaza rotundamente el llamamiento de Biden a un futuro Estado palestino.

Mientras Biden lucha por mantener el control en Medio Oriente, Miller dice que puede estar a un percance o ataque terrorista de una guerra regional. “Si esto continúa, y uno de estos ataques termina matando a un número significativo de estadounidenses, la administración no tendrá más remedio que atacar al CGRI”.

Link https://www.economist.com/middle-east-and-africa/2024/01/21/america-and-iran-step-closer-to-the-brink-of-war

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

La contra cumbre de Davos

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Abordajes de la política exterior argentina

Fabio Quetglas

Un federalismo responsable