miércoles 19 de junio de 2024
spot_img

Es un abuso y una falta de respeto a nuestra dignidad

Mi primera reacción frente a esta medida, que leí en la mañana del jueves en Clarín, fue casi un ataque de bronca: los mayores sabemos de nuestra fragilidad, pero no es prohibiendo que van a lograr que nos cuidemos mejor. Nunca las prohibiciones o restricciones de este tipo son buena idea.

Esta es, además, una medida absurda, e impracticable.

Están dando ‘palazos de ciego’: la califico como una idea poco inteligente y sobre todo muy poco respetuosa de la dignidad de los mayores. Es mucho más riesgoso ir a darse una vacuna que, por ejemplo, salir a la puerta de casa o a dar una vuelta manzana, y sin embargo nos indican que nos demos las vacunas. 

 Con esta medida, ¿nos obligarían a colgarnos de una línea que seguramente estará colapsada? ¿Y le dirán a Hugo Moyano o a otros sindicalistas mayores de 70 años que no salgan a la calle, o además van a discriminar arbitrariamente sobre quiénes se aplica?

En todo sentido, es impracticable. Yo, personalmente, tengo una planta baja al aire libre que me permite dar vueltas y ver el sol, pero es una situación excepcional, hay muchos mayores que no tienen posibilidad de ver la luz o simplemente necesitan salir a comprar sus alimentos o proveerse de medicación.

Hay detrás de esta idea ─que el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós, hoy ni siquiera podía justificar, lo que me hace pensar que no fue idea suya─ una vibra autoritaria frente a la que reacciona cada fibra de mi cuerpo.

 A mí, que me detengan, a ver dónde me mandan. ¿Van a amontonarnos dónde? Hay una tendencia autoritaria contra la que visceralmente todas mis celulas reaccionan. Ojalá esta ocurrencia de alguno sea revisada y no llegue a ponerse en práctica en los hechos.

Publicado en Clarín el 17 de abril de 2020.

Link https://www.clarin.com/opinion/abuso-falta-respeto-dignidad_0_mvS_Wvmt1.html

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases