jueves 30 de mayo de 2024
spot_img

“Es el tipo de polémica que empieza muy rápido”: cómo las chinches invadieron el debate político

La proliferación de estas plagas se ha convertido en una cuestión política, tanto para el ejecutivo como para la oposición.

Traducción Esther Galante

“No estamos en medio de una epidemia de ébola. ¡En algún momento tendremos que parar!”. El diputado del MoDem, Bruno Millienne, está molesto por el “bombo mediático” sobre las chinches: “Tenemos la impresión de que toda Francia está infestada”. Otros funcionarios electos de la mayoría comparten su opinión. “Creo que estamos haciendo demasiado”, afirmó un parlamentario del Renacimiento, según el cual este tema, “muy parisino”, “no existe” en su circunscripción.

Sin embargo, el aumento de las denuncias de chinches en las últimas semanas en transportes, escuelas, hospitales, cines, pero también en particulares, lo confirman las cifras de la Cámara Sindical de Desinfección y Control de Plagas. Las intervenciones de los profesionales aumentaron así un 65% este verano respecto al mismo periodo de 2022.

Ante la creciente preocupación de los franceses, y mientras el 55% de ellos pide “un plan nacional contra las chinches”, según una encuesta de YouGov para el HuffPost, el viernes 6 de octubre debería celebrarse una reunión interministerial dedicada a esta cuestión. Según el portavoz del gobierno, Olivier Véran, esto debería conducir a “decisiones y directrices”. “Es pura comunicación, es una manera de decir que nos ocupamos de ello”, asegura el comunicador Philippe Moreau-Chevrolet. Para él, la cobertura internacional de este tema obligó al ejecutivo a reaccionar: “Hay mucho en juego con los Juegos Olímpicos de 2024.”

“Existe riesgo de psicosis”

En el lado de la oposición, La Francia Insumisa (LFI) ha hecho de este tema una de sus luchas desde hace varios años. Tras las recientes informaciones, Mathilde Panot, líder del LFI en la Asamblea Nacional, dio un paso al frente en los medios de comunicación y en las redes sociales. Así, en Sud Radio, el 29 de septiembre, pidió que se reconozca a las chinches como “un problema de salud pública”. “Hice un primer plan de emergencia en 2019 pidiendo al gobierno que actuara frente a algo (…) que ya era un flagelo en ese momento, pero que ha aumentado aún más”, señala. “LFI tiene influencia para atacar al gobierno por el tema del momento, que no es ideológico.”

“Los ‘rebeldes’ navegan por algo simple. Normalmente no son los campeones de la salud, pero aquí tienen un expediente que pueden enfrentar y sobre el cual el ejecutivo lo considera por defecto”.

También el 29 de septiembre, Bruno Studer, diputado del Renacimiento que lanzó un grupo de trabajo sobre las chinches en 2019, reconoció en una entrevista a Le Figaro que “las respuestas del gobierno no fueron lo suficientemente concretas”. ” Estamos llegando a una situación en la que las chinches se están convirtiendo en un elemento estructurante del debate público. Los sensores del gobierno son deficientes, no son capaces de identificar señales débiles”, explica Philippe Moreau-Chevrolet. No se han aprendido lecciones del Covid- 19 a nivel sanitario y ahora las chinches están desafiando al gobierno”.

En el equipo de Elisabeth Borne, sólo Clément Beaune, ministro de Transportes, habló inicialmente después de que se difundieran en las redes imágenes de chinches en el tren o en el metro. El 29 de septiembre anunció en X (antiguo Twitter) una reunión con los operadores de transporte “para tranquilizar y proteger”. “Comprendió inmediatamente que, ante un tema tan angustioso para la gente, se necesita una respuesta política y estatal muy rápida y potente”, afirma un asesor del ejecutivo. Otros ministros expresaron su preocupación por la falta de reacción al más alto nivel. “Estoy haciendo campaña para actuar contra las chinches. Existe riesgo de psicosis, sobre todo porque no tenemos instrumentos de medición”, explicó uno de ellos el lunes a France Télévisions. 

Renacimiento presentará un proyecto de ley

El martes en France Inter, el ministro de Sanidad, Aurélien Rousseau, pronunció un discurso tranquilizador. Considerando que “no hay motivos para un pánico generalizado”, aseguró que Francia “no está invadida” por esta plaga.

Unas horas más tarde, Sylvain Maillard, presidente del grupo Renacimiento, anunció en una rueda de prensa en el Palacio Borbón que el  4 de diciembre se examinaría un proyecto de ley para luchar contra las chinches. “Sin ninguna acción [por parte del gobierno], era importante demostrar que estamos en lo cierto y que, sobre todo, trabajamos seriamente en este tema desde 2019”, subraya una fuente del grupo parlamentario.

Preguntados sobre el momento de este anuncio, los diputados negaron haber reaccionado bajo presión de los medios. “Es un tema realmente importante, es normal que los diputados lo aborden. Al mismo tiempo, no es nada nuevo”, responde la parlamentaria Violette Spillebout. “Llevamos un tiempo hablando de ello entre nosotros, por lo que no podemos decir realmente que nos hayamos visto obligados a reaccionar”, añade Sacha Houlié, presidente de la comisión jurídica de Renacimiento.

Sin embargo, algunos, al amparo del anonimato, no se dejan engañar. “Sylvain Maillard sólo se hizo cargo de los proyectos de dos colegas y aprovechó la oportunidad para abordar el tema”, afirma un parlamentario. En respuesta a la conferencia de prensa de Renacimiento, pocos minutos más tarde el LFI atacó al gobierno frente a los periodistas y distribuyó una propuesta de resolución, mientras que el PS también anunció un proyecto de ley.

Un hemiciclo que se incendia

Pero fue durante las preguntas al gobierno el martes por la tarde cuando la tensión fue particularmente evidente, con la mayoría y la oposición pasando la pelota. “¡Perdimos seis años!”, “Te reíste en mi cara, no hiciste nada”, dijo Mathilde Panot, mostrando un frasco que contenía chinches muertas. En declaraciones a Elisabeth Borne, el parlamentario volvió a pedir un plan nacional de prevención y la creación de un “servicio público de desinfestación”.

En los escaños de la mayoría, estos ataques provocaron una reacción. “Decir que no hemos hecho nada es mentira. Sí, va en aumento, pero vamos a tratar las cosas con calma y con un mínimo de seriedad “, confiesa Bruno Millienne. Con una mirada negra, el Primer Ministro respondió a Mathilde Panot, estimando que “en este tema no debe haber división”, denunciando el “exceso” del diputado del LFI.

“Las chinches suelen ser ese tipo de controversias en el espacio público que comienzan muy rápidamente. Luego descubrimos un problema que en realidad existe desde hace mucho tiempo”, analiza el politólogo Bruno Cautres. “Siempre es la misma secuencia mediática: las reacciones llevan a otras reacciones y el ejecutivo es llamado a dar respuestas”.

Link https://www.francetvinfo.fr/politique/gouvernement-d-elisabeth-borne/c-est-le-genre-de-controverse-qui-demarre-tres-rapidement-comment-les-punaises-de-lit-ont-envahi-le-debat-politique_6102957.html#xtor=CS2-765-[email]-

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Einstoss

Sobre la falta de gas: no fue frío, fue impericia

Jesús Rodríguez

Una necesidad imperiosa: la sólida infraestructura institucional

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal