viernes 23 de febrero de 2024
spot_img

En el G-20 y en Vietnam, Biden venderá asociaciones estadounidenses, todo a expensas de China

Traducción Alejandro Garvie

Biden se centrará en cuestiones de las deliberaciones en India y luego en el tablero de ajedrez global en Vietnam.

El presidente Joe Biden viaja al patio trasero de Pekín para hacer su último discurso basado en que una alianza global liderada por Estados Unidos es una apuesta más segura para los países del mundo que China.

Biden viajará esta semana al grupo de naciones G-20 en Nueva Delhi, donde hablará sobre las instituciones multilaterales ante los países en desarrollo. Luego, viajará a Vietnam para fortalecer formalmente los lazos con un país comunista cada vez más temeroso de la agresión de China y agradecido por los beneficios económicos inesperados de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

La estancia de Biden en Asia, de alto riesgo, está diseñada para reforzar la posición regional de Estados Unidos y respaldar el intento del presidente de buscar un nuevo orden económico mundial. También refleja un esfuerzo por enfrentar a China en la batalla por la influencia financiera global.

Los mensajes a menudo resuenan en reuniones amistosas entre los aliados de la OTAN y el G-7. Pero será una tarea de ventas más dura para Biden en el G-20, un foro al que también asisten “los malos” (en referencia astuta de un alto funcionario de la administración a las autocracias presentes).

Y luego está el anfitrión del evento.

El primer ministro indio, Narendra Modi, es el catalizador del retroceso democrático de su país. Pero lidera la nación más poblada del mundo, una potencia económica en crecimiento que sirve como contrapeso a China y un puente entre los pueblos más pobres del mundo y Occidente. Biden recibió al líder indio en una visita de estado a la Casa Blanca a principios de este año, a pesar de que Modi ha soslayado graves abusos contra los derechos humanos contra la población musulmana de la India. El gobierno de Modi también está arrasando por la fuerza los barrios marginales de Nueva Delhi, antes de la cumbre, para dar una mejor imagen a los asistentes.

El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman, a quien la CIA considera que ordenó el asesinato de un columnista del Washington Post, también asistirá y está preparado para una conversación bilateral con Biden. El presidente prometió durante la campaña electoral convertir al reino en un “paria” global, pero una vez en el cargo, se ha esforzado por negociar un acuerdo que normalice las relaciones entre Arabia Saudita e Israel, lo que requiere un compromiso constante a nivel de líderes. Riad, que ha dado señales de acercarse a China, está en una búsqueda multimillonaria para convertirse en el motor económico de Medio Oriente.

Los mayores villanos de los años de Biden, Vladimir Putin de Rusia y Xi Jinping de China, no estarán en la capital india. Pero el subtexto del G-20, desde la economía hasta los acuerdos financieros y la geopolítica, será sobre cómo China –y las autocracias en general– parecen cada vez menos un socio confiable para los países en desarrollo.

La preocupación por la tambaleante economía de China ha sacudido los mercados globales. El crecimiento se ha desacelerado y los niveles de desempleo se han disparado, particularmente para los trabajadores más nuevos del país. Las cifras de desempleo juvenil han empeorado tanto que Pekín dejó de publicar datos en agosto.

Hay pocas perspectivas de un cambio inminente. Country Garden, el mayor promotor inmobiliario de China, está luchando por pagar sus deudas. Si se hunde, será una señal de que el tambaleante mercado inmobiliario de China ya no tiene soluciones rápidas. El férreo control del Estado sobre la economía sofoca el pensamiento innovador y los movimientos rápidos que podrían frenar un colapso.

Los problemas de China serán una prioridad cuando el presidente estadounidense llegue pavoneándose a Nueva Delhi vendiendo “Bidenomía” a cualquiera que esté dispuesto a escuchar.

Biden, según funcionarios estadounidenses, señalará un fuerte crecimiento del empleo y un enfriamiento de la inflación (mucho más bajo que en gran parte del mundo) como evidencia de que Estados Unidos se ha recuperado de la pandemia de Covid. Y argumentará que las instituciones que Estados Unidos ayudó a crear después de la Segunda Guerra Mundial, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, pueden reformarse para convertirse en organismos más confiables para las naciones en desarrollo.

“Sabemos que estas instituciones son algunas de las herramientas más efectivas que tenemos para movilizar inversiones transparentes y de alta calidad en los países en desarrollo”, dijo el martes a los periodistas el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan desde el podio de la Casa Blanca.

Insistió además en que Biden ofrecerá una agenda “afirmativa” a esas naciones, no sólo ataques contra la asistencia al desarrollo de China. “Creemos que debería haber opciones de préstamos no coercitivos y de alto estándar disponibles para los países de ingresos bajos y medianos. Es un hecho. También es un hecho que la reforma del Banco Mundial no tiene que ver con China, en gran parte porque China es accionista del Banco Mundial”, dijo Sullivan.

La cuestión de cara al G-20 es si ciertas naciones en desarrollo, concretamente aquellas con mentalidad independiente como India, que tienen a China a su puerta, aceptarán el marco de Washington de “nosotros o ellos”.

Pero es un momento tan bueno como cualquier otro para hacer el lanzamiento.

“Para los países que están tratando de decidir cómo se alinean, creo que la historia económica ciertamente beneficia a Estados Unidos en este momento”, dijo Stephanie Segal, investigadora principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington.

Después de que Biden deje la India hacia Vietnam, cambiará su enfoque hacia el tablero de ajedrez global. La nación está preocupada por la agresión de China y al mismo tiempo complacida de que las restricciones a la economía de Pekín estén generando empleos e inversiones en su dirección.

Hanoi lleva años enfrascada en una disputa con Pekín sobre quién controla partes del Mar de China Meridional. La semana pasada, un barco de la Guardia Costera china disparó un cañón de agua contra un barco pesquero vietnamita. Además, imágenes satelitales publicadas recientemente muestran a China construyendo un aeródromo en una isla que Hanoi dice que es territorio vietnamita.

Mientras tanto, el país comunista está cosechando beneficios de los aranceles y controles de exportación que Estados Unidos impone a la industria china. Ha llevado a las empresas estadounidenses a trasladar sus negocios a Vietnam, que tiene un gran interés en definir y mejorar su relación con Estados Unidos.

“Esa podría ser una manera para que Vietnam intente equilibrar la presión de China”, dijo Hung Tran, ex subdirector del FMI que ahora trabaja en el grupo de expertos Atlantic Council.

Para Biden, la firma de una asociación estratégica es otra forma de hacer amigos en Asia mientras China los pierde. El presidente acaba de salir de una cumbre trilateral histórica con los líderes de Corea del Sur y Japón, acercándolos a Washington y entre sí. La mayor cooperación entre países tiene como objetivo en parte frustrar los objetivos regionales de Pekín.

Los asesores de Biden ven la visita a Vietnam como un símbolo importante del compromiso de la administración con el creciente baluarte contra China, según tres funcionarios no autorizados a hablar públicamente sobre deliberaciones privadas. Y esos asistentes creen que todo el viaje tuvo el beneficio adicional de mostrar el liderazgo de Biden en el escenario global, presentando un marcado contraste con el desordenado campo de las primarias republicanas en suelo estadounidense.

“La visita del presidente, en cierto modo, es en realidad sólo una vuelta olímpica contra muchos críticos y escépticos en Asia, particularmente aquellos que creen que Estados Unidos está en relativo declive”, dijo Nirav Patel, director ejecutivo del Asia Group, una consultora con sede en Estados Unidos.

Pero la parada en Vietnam, por importante que sea estratégicamente, resultó ser una pesadilla de programación para la administración. No estaba cerrada cuando Biden reveló en un evento de recaudación de fondos el 8 de agosto en Nuevo México que planeaba ir, aunque se habían llevado a cabo discusiones en el ala oeste. En ese momento todavía existía la posibilidad de que Biden se reuniera con su homólogo vietnamita al margen del G-20.

Entonces surgió otra complicación: el aniversario del 11 de septiembre.

No habría tiempo suficiente para que Biden abandonara el G-20, realizara una visita significativa a Hanoi y luego regresara a Washington para los actos conmemorativos anuales que se celebrarían por la mañana en el momento en que atacaron los aviones secuestrados. Luego se tomó la decisión, dijeron los funcionarios, de que Biden conmemorara el momento solemne con miembros de las fuerzas armadas en una base militar en Alaska, donde el Air Force One se detendría para repostar combustible en su camino de regreso de Asia.

En el 22º aniversario de los peores ataques terroristas en la historia de la nación, Biden se convertiría en el primer presidente en no marcarlo en uno de los tres lugares afectados. Ese deber recaerá en la vicepresidenta Kamala Harris y la primera dama Jill Biden, si para entonces se ha recuperado de Covid.

La primera dama dio positivo a principios de esta semana, lo que puso en duda todo el viaje por temor a que el presidente se hubiera contagiado de ella.

Link https://www.politico.com/news/2023/09/07/g-20-to-be-bidens-newest-front-in-his-battle-with-china-for-economic-power-00114360

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

La contra cumbre de Davos

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Abordajes de la política exterior argentina

Fabio Quetglas

Un federalismo responsable