viernes 24 de mayo de 2024
spot_img

Embajador argentino en Perú presentó cartas credenciales a la presidenta de ese país

Los nuevos embajadores de España y Argentina en Lima, Alejandro Abellán García de Diego y Samuel Ortiz Basualdo, respectivamente, presentaron este miércoles sus cartas credenciales a la presidenta de Perú, Dina Boluarte.

En una breve ceremonia en el Salón Dorado del Palacio de Gobierno y acompañada del canciller, Javier González-Olaechea, la presidenta recibió las cartas, usualmente enviadas por un jefe de Estado a otro, las cuales otorgan formalmente la acreditación diplomática a un individuo para ser su embajador.

Abellán fue embajador de España en República Dominicana y también estuvo destinado en las embajadas de la Unión Europea en Bruselas y en la Representación Permanente de España ante el Consejo de Europa.

Sucede en el cargo a Alejandro Enrique Alvargonzález San Martín.

“El embajador de España, Alejandro Abellán García de Diego, ha presentado hoy a la presidenta de la República, Dina Boluarte Zegarra, las cartas credenciales que lo acreditan como embajador extraordinario y plenipotenciario de España ante el Gobierno del Perú”, indicó la Embajada del país europeo, con el que Perú tiene relaciones diplomáticas desde 1879.

Por su parte, la Embajada de Argentina detalló en la red social X que “la ceremonia permitió reafirmar la amistad entre ambos países y el deseo de profundizar los lazos de solidaridad y cooperación”.

Ortiz sustituye a Enrique Vaca Narvaja desde el 5 de abril, y antes de ser embajador en Perú fue director de la Dirección de Integración Económica de América Latina y el Caribe, coordinador de los temas políticos del Mercosur y jefe de Cancillería en la Embajada Argentina en Guatemala.

Perú y Argentina establecieron relaciones diplomáticas en 1822. EFE

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular