lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

Elsa Llenderrozas: “Lo sucedido en Ecuador erosiona gravemente los antecedentes históricos de la región”

La directora del Comité de Estudios de América Latina del CARI y también directora de la Carrera de Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires habló sobre lo ocurrido el 5 de abril pasado cuando fuerzas policiales ingresaron por la fuerza en la Embajada de México en Quito. 

En una entrevista con El Economista, la directora del Comité de Estudios de América Latina del CARI y también directora de la Carrera de Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires, Elsa Llenderrozas consideró como una “situación grave de violación al Derecho Internacional” la incursión de fuerzas policiales ecuatorianas en la Embajada de México en Quito; destacó que “nuestra región se caracteriza por una larga tradición legalista no solo porque ha establecido doctrinas, sino porque siempre ha tratado de resolver sus conflictos a través de vías pacíficas y a través de negociaciones y diferentes mecanismos jurídicos”, por lo que juzgó que “lo sucedido en Ecuador erosiona gravemente los antecedentes históricos de la región”.

“De parte de México también hay una violación de la Convención sobre Asilo, ya que esta establece que no se le puede conceder asilo a personas que están condenadas por actos de corrupción o están bajo proceso de justicia ordinaria dentro del país. Por lo tanto, México también incumplió; pero la respuesta de Ecuador, que utilizó la fuerza para incursionar en la Embajada mexicana, ha sido más condenada justamente por el uso de la fuerza”, apuntó la directora del Comité de Estudios de América Latina del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y directora de la Carrera de Ciencia Política de la UBA.

Ante una primera consulta sobre lo ocurrido el 5 de abril pasado cuando fuerzas policiales, por órdenes del gobierno de Daniel Noboa, ingresó por la fuerza en la Embajada de México en Quito para detener al ex Vicepresidente Jorge Glas, Llenderrozas dejó en claro que “ha sido una situación grave de violación del Derecho Internacional en lo que respecta a la inviolabilidad de las misiones diplomáticas y de los principios establecidos en la Convención de Viena. Esto establece un precedente muy peligroso para la región porque no hay antecedentes de un caso similar”.

“Hay que recordar que nuestra región se caracteriza por una larga tradición legalista no solo porque ha establecido doctrinas, sino porque siempre ha tratado de resolver sus conflictos a través de vías pacíficas y a través de negociaciones y diferentes mecanismos jurídicos. Por lo tanto, lo sucedido en Ecuador erosiona gravemente los antecedentes históricos de la región”, apuntó.

Cuando se le preguntó si este suceso puede sentar un peligroso precedente en la región y se le planteó además que actualmente asesores María Machado, líder opositora al chavismo en Venezuela se encuentran en la Embajada argentina en ese país, Llenderrozas, respondió: “esto no es un precedente legal. La condena internacional total que ha recibido el suceso, incluso dentro del Consejo Permanente de la OEA, impone una importante presión para que estos sucesos no se repitan. Por supuesto, los gobiernos de tinte más autoritario pueden tener alguna inclinación a violar las normas internas e internacionales. Pero, desde mi punto de vista, el nivel de rechazo en contra del accionar del gobierno ecuatoriano puede tener un efecto a la hora de frenar nuevos sucesos de estos tipos” y puntualizó: “Además, en el caso de Argentina y Venezuela, el conflicto se está canalizando a través del diálogo entre los dos países y es probable que se cree un salvoconducto para los venezolanos en la Embajada”.

Cuando reflexionó acerca de que hay una autoridad supranacional que obligue a los países a cumplir las normas globales, aceptó que efectivamente esa situación se plantea y remarcó que “no existe una autoridad superior por encima de los estados que pueda imponer las normas internacionales. Esto provoca que los países cumplan las reglas que se dan a sí mismos a través del consenso”.

Añadió: “Cuando suceden estas cosas, al igual que sucedió con la invasión rusa de Ucrania, tendemos a ver que hay una declinación de las instituciones internacionales y del derecho internacional. Sin embargo, desde otro punto de vista, la realidad es que todos los días, la mayor parte del tiempo, hay un entramado de normas y convenciones internacionales que funcionan. Entonces, el mundo no es un caos absoluto, ya que hay un montón de instituciones que funcionan y que hacen que el sistema internacional tenga cierto orden”, subrayó.

Al preguntársele si el deterioro del poder de Estados Unidos explicaría por qué el mundo enfrenta una etapa tan turbulenta en cuanto al respeto de las normas internacionales, Llendorrozas apuntó: “Todos hablamos de un debilitamiento del orden internacional liberal creado después de la Segunda Guerra Mundial de la mano de países victoriosos, particularmente de Estados Unidos. Hoy en día, hay un cuestionamiento de este orden, principalmente de nuevas potencias que plantean que ese orden no refleja la distribución de poder actual. De alguna manera, ese reclamo se ve en el pedido de reformar estas instituciones que integran la arquitectura internacional.

“Creo que hay varios factores que juegan en este sentido”, alertó cuando se le planteó que desde hace un tiempo se observa una creciente tensión y varias rupturas de lazos entre países latinoamericanos y que se trata de una situación que hubiese resultado muy difícil de imaginar hace algunos años atrás. Y ante la consulta concreto sobre a qué se debe esta posible ruptura de la hermandad latinoamericana, Llendorrozas completó su reflexión: “en primer lugar, hay un creciente deterioro del respeto al principio de no injerencia en los asuntos internos de otros estados. Lo que observamos en la región es una gran interferencia en diferentes temas, como es el caso de presidentes opinando sobre los candidatos presidenciales de otros países o sobre la gestión de ciertas políticas. En el pasado, esto no ocurría, pero ahora genera importantes tensiones entre los gobiernos de la región y profundiza la falta de diálogo”.

“Otro factor tiene que ver con las propias características de los propios presidentes, ya que muchos usan descalificativos y críticas hacia otros presidentes con fines internos. Por último, otro factor es la falta de un liderazgo moderado en la región que actúe para frenar los niveles de confrontación. En algún momento, este rol lo ejerció Brasil con Lula da Silva. Pero, ahora, incluso el propio Lula tiene una versión distinta a la de sus gobiernos anteriores”.

Cuando se le planteó cómo se puede evitar que terceros países les den refugio a personas que ya están condenadas como Glas, Llenderrozas respondió: “De parte de México también hay una violación de la Convención sobre Asilo, ya que esta establece que no se le puede conceder asilo a personas que están condenadas por actos de corrupción o están bajo proceso de justicia ordinaria dentro del país. Por lo tanto, México también incumplió; pero la respuesta de Ecuador, que utilizó la fuerza para incursionar en la Embajada mexicana, ha sido más condenada justamente por el uso de la fuerza”.

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo