sábado 2 de marzo de 2024
spot_img

Elecciones 2023: “quiera el pueblo votar”

El debate sobre la derogación de las PASO ya quedó atrás, aunque es un clásico recurrente antes de cada proceso electoral y, como suele suceder en nuestro país, la conveniencia o inconveniencia sobre este sistema suele depender del punto de vista del observador, particularmente si se es gobierno u oposición.

En esta oportunidad sólo la alianza “Juntos por el cambio” dirimió efectivamente su interna y si observamos que, sobre 27 fórmulas presidenciales oportunamente oficializadas, sólo 5 pasaron el umbral del 1,5 % que el Código Electoral Nacional exige para la elección general, podemos concluir que las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias cumplieron una función de clasificación y reducción de la oferta electoral que va más allá de ser una gran encuesta, como suele criticarse.

Las PASO son una elección nacional más y requieren igual organización con más de cien mil mesas de votación en el país, actúan las mismas autoridades y el Comando Electoral despliega más de 80.000 efectivos para custodiar urnas y locales. La logística es menos compleja en la elección general en donde se votan candidatos en lugar de precandidatos y tanto menos si hay segunda vuelta con sólo dos opciones para elegir al nuevo presidente.

La desmesurada cantidad de boletas en los cuartos oscuros obliga a una necesaria reflexión sobre una correcta asignación de los recursos. Hubo 1791 listas, de las cuales 296 fueron de diputados nacionales, 488 de parlamentarios del Mercosur orden nacional, 293 distritales y 98 de senadores nacionales. La Acordada CNE 67/23 advirtió sobre este problema fortaleciendo los controles efectivos sobre la impresión de boletas y la facturación de las mismas, cruzando información con la AFIP para la rendición de cuentas.

Inéditos fueron los problemas en la Ciudad de Buenos Aires con la boleta única electrónica en concurrencia con la elección nacional. La jueza electoral del distrito actuó con firmeza ante los inconvenientes en la implementación, que fueron advertidos por la Justicia Nacional Electoral al requerir auditorías con la necesaria anticipación. El uso de tecnologías no debe confundirse con la privatización del sistema electoral.

El domingo 22 de octubre se volverá al régimen de simultaneidad en CABA y también será más ágil el proceso de votación en todo el país al reducirse la cantidad de boletas, repercutiendo en una mayor rapidez del escrutinio. Con seguridad aumentará la participación; suele votar más gente en las elecciones generales que en las internas y –tanto más- cuando está en juego la elección presidencial en un país presidencialista.

Finalizando el escrutinio definitivo en todos los distritos del país, queda por resaltar la poca conflictividad que se ha limitado a casos puntuales en algunos lugares en los que los resultados han sido muy parejos como las intendencias de Concordia y de Jujuy y en una candidatura a gobernador en la Provincia de Buenos Aires. Preocupa que un candidato afirme que le han “robado boletas” cuando no se han radicado denuncias en la Justicia Electoral. Cantar fraude sin fundamento socava la confianza en un sistema que necesitamos robusto y confiable.

Nada excluye la necesidad de un debate legislativo que contemple reformas al sistema electoral y a los instrumentos de votación, particularmente a las boletas de papel o “sábanas” como reiteradamente lo ha señalado la Cámara Nacional Electoral exhortando a analizar otros mecanismos como la boleta única de papel, sobre la que existe un proyecto con media sanción de la Cámara de Diputados.

Hay temas pendientes de gran importancia para la política arquitectónica, como las coaliciones electorales y de gobierno que no están previstas en la ley de partidos políticos a pesar de que desde hace varios años votamos por “espacios”. El premio anual de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas lo ganó el politólogo Marcos Novaro sobre ese tema.

Cobran especial dimensión los debates presidenciales establecidos por la ley 27.337 que tendrán lugar en el Forum de Santiago del Estero el domingo 1° de octubre y en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires el 8 de octubre, lugar que se repetiría en caso de segunda vuelta. Javier Milei, Patricia Bullrich, Sergio Massa, Juan Schiaretti y Myriam Bregman se verán las caras y tendrán oportunidad de exponer qué proponen y cómo lo harán.

La Cámara Nacional Electoral designó un Consejo Asesor de académicos y ONG´s de amplio espectro ideológico que está trabajando en los temas, el formato y la mecánica. El debate es para los ciudadanos que tienen derecho a un voto informado y respetuoso de la institucionalidad para que siga vigente la consigna del presidente Roque Saénz Peña al presentar su histórica reforma política: “Quiera el pueblo votar”.

Publicado en Clarín el 1 de septiembre de 2023.

Link https://www.clarin.com/opinion/elecciones2023-paso-democracia_0_XmO7vZ1RRo.html

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Milei y un ¿nuevo? rumbo en política social

Martín D'Alessandro

La Argentina emocional

Alejandro Garvie

El futuro del comercio mundial