sábado 22 de junio de 2024
spot_img

El voto en blanco no es neutral

No se puede ser neutral frente a la opción a que nos llevó nuestro propio fracaso. No se puede ser neutral frente al futuro. No se puede ser neutral ante la necesidad de llevar adelante una concepción que dé tanta importancia a la libertad como a la Justicia.

No se puede ser neutral frente a la sinrazón de propuestas que no nos expresan, son contrarias a todos los valores y principios que sostenemos y nos condenan a perder cuatro años en un momento de suma precariedad de millones de compatriotas.

No se puede ser neutral a la idea de que el cambio pueda ser un salto a la derecha recalcitrante, y su alternativa, más de lo mismo que nos ha traído a la actual situación.

No se puede ser neutral frente a la enorme desazón que genera en millones de compatriotas y en la comunidad internacional que hayan prevalecido estas opciones.

No se puede ser neutral frente a la astucia de Massa y de Macri.

Massa y Macri coincidieron en debilitar a Juntos por el Cambio. El primero hizo aportes concretos al crecimiento de Milei para dividir a la oposición, el segundo le regaló elogios, ponderó sus políticas y contribuyo a que no se le asignara importancia a sus delirios autoritarios, sus propuestas económicas disparatadas y al despreció a Juntos por el Cambio.

Votar a Massa significa convalidar su desastrosa gestión como ministro, al peor gobierno en los últimos 40 años, y sobre todo convalidar la lógica populista que ha sido el principal obstáculo al desarrollo de la Argentina productiva.

Macri pulverizó la alianza que había contribuido a construir. Traicionó a Juntos por el Cambio y solo fue leal al cambio que hubo en él mismo.

Dejó de ser el pragmático que se afilió al peronismo en Misiones y profesaba su admiración por Frondizi, para devenir en un liberal que ya no se siente expresado por Juntos por el Cambio.

Vio en el crecimiento de sus ideas popularizadas por Milei su gran oportunidad. Las debilidades personales y de equipo del libertario podrían hacer que fueran sus ideas y su gente las que gobernaran con los votos de Milei.

Tanto Massa como Macri tuvieron la astucia del erizo, perseveraron incansablemente y lograron derrotar a Juntos por el Cambio que no pudo entender qué estaba enfrentando y cómo superarlo.

No es indiferencia ante el resultado lo que proponemos. Es diferencia con lo que se propone en ambas opciones.

Es no resignarse a dos propuestas horribles. Es decidirse por la indispensable tarea de construir una alternativa de cambio que, desde la gestión de las gobernaciones no alineadas con el gobierno, desde los bloques legislativos, desde cada una de las intendencias se convierta en la oposición y la alternativa.

Massa y Milei coinciden en el argumento de que el uno y el otro son un peligro que debe evitarse votando por ellos mismos.

Ya coincidían en la campaña y en los debates haciendo foco ambos en la crítica a Juntos por el Cambio y eligiéndose como rivales.

Que los argentinos nos hayamos quedado sin una opción liberal progresista, socialdemócrata con acompañamiento de sectores del peronismo, es una desgracia.

Los neutrales, a los que Dante ubica en el zaguán del infierno, son los ángeles que se mantuvieron neutrales en la lucha entre Dios y Satán. En esta elección no hay ángeles que voten; ni Dios ni Satán son candidatos. Me resisto a que se nos encasille como neutrales a los que votaremos en blanco.

Si queremos buscar novedades en los clásicos vayamos a Homero que resalta el valor de Héctor al enfrentar al inmortal Aquiles frente a los muros de Troya. Héctor sabe que será derrotado y morirá. Sabe también que es el líder de un pueblo al que debe dar ejemplo de entereza que sirva a su reconstrucción.

Virgilio, no el personaje de Dante, el verdadero, en la Eneida describe como de las ruinas de Troya los derrotados, guiados por Eneas en un principio, construyen la ciudad de Roma y desde allí un salto civilizatorio que perdura hasta nuestros días.

Fue la constancia del erizo la que permitió a los derrotados sobrevivir y superarse. Será eso lo que nos permita, abandonado todo atisbo de neutralidad frente a los que nos ofrece el triunfo de la astucia de dos proyectos imposibles de votar, construir una alternativa que le de una opción liberal, progresista, socialdemócrata y popular que tanto necesita la Argentina.

Publicado en Clarín el 3 de noviembre de 2023.

Link https://www.clarin.com/opinion/voto-blanco-neutral_0_lsJXHlmeEF.html

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

David Pandolfi

Una bandera para todos

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte