lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

El virulento antisemita que influyó en Henry Ford y Woodrow Wilson y trajo el peor documento antijudío a Estados Unidos

Boris Brasol estuvo detrás de algunas de las peores conspiraciones antijudías que afligieron a Estados Unidos a principios del siglo XX.

Traducción Alejandro Garvie.

A principios de 1933, en una sala del tribunal del Bajo Manhattan, un diminuto expatriado ruso de ojos oscuros subió al estrado como testigo experto del gobierno de Estados Unidos en una disputa legal de una década de duración con la URSS. Su nombre era Boris Brasol, y era un ex funcionario y diplomático del régimen del zar Nicolás II que se había establecido en los Estados Unidos después de que la revolución se apoderara de su tierra natal en 1917. El trabajo de Brasol para las agencias estadounidenses había comenzado poco después, cuando empezó a brindar su experiencia a la inteligencia militar mientras el gobierno perseguía agresivamente a los extranjeros agitadores y subversivos durante la ola de histeria anticomunista que marcó el primer Terror Rojo. Últimamente, había estado asesorando a la oficina del Fiscal General de Estados Unidos sobre la legislación rusa.

Ese día, estaba testificando en un caso burocrático que involucraba a la Flota de Voluntarios Rusos, una compañía patrocinada por el estado ahora bajo control soviético, que estaba demandando al gobierno de Estados Unidos por contratos de barcos que la administración de Woodrow Wilson había requisado durante la Primera Guerra Mundial. El proceso soñoliento de repente tomó un giro dramático cuando Charles Recht, el abogado que representaba a la compañía rusa, comenzó a interrogar a Brasol.

“Proponemos mostrar que desde que llegó a este país ha sido un propagandista involucrado en actividades antisoviéticas y antisemitas”, dijo Recht. “Probaremos que, por parcialidad, carácter y reputación, es un testigo inadecuado y descalificado, un divulgador de documentos falsificados y propagador del odio racial”.

Recht se maravilló de que el gobierno hubiera elegido a Brasol entre los “cientos de expertos en asuntos rusos”. Y dijo que el papel de Brasol en el caso era una “afrenta a los millones de contribuyentes que son judíos”.

La Agencia Telegráfica Judía informó que Recht pretendía retratar a Brasol como un “Amán moderno”, pero la comparación con el villano del Antiguo Testamento que conspiró para destruir a los judíos no era del todo apropiada. El plan de Amán fue frustrado. Lo de Brasol estaba funcionando, y con el tiempo triunfaría de una manera que él difícilmente hubiera imaginado.

Brasol sigue siendo una figura sombría y poco conocida, con su vida envuelta en intrigas. Era abogado, criminólogo formado en la Universidad de Lausana y crítico literario que escribió libros sobre Oscar Wilde y Fyodor Dostoievski y fundó la Sociedad Pushkin. Pero su mayor pasión parecía ser hostigar a los judíos. Fue el primero en llamar la atención de los Estados Unidos sobre Los Protocolos de los Sabios de Sión, e influyó en el prolongado ataque de Henry Ford contra el pueblo judío a través de su periódico Dearborn Independent. Entre los antisemitas más notorios del siglo XX, pocos desempeñaron un papel más importante que Brasol en desatar las teorías y mitos de conspiración que han plagado a los judíos durante generaciones.

Incluso antes de que la guerra entre Hamás e Israel desatara una nueva e impactante ola de antisemitismo en todo el mundo, los crímenes de odio y el acoso contra los judíos habían alcanzado niveles récord. “El aumento del antisemitismo es asombroso, nunca antes visto en este país”, dijo la primavera pasada Elizabeth Sherwood-Randall, asesora de seguridad nacional de la Casa Blanca. Aquí estaba trabajando, al menos en parte, el fantasma de Boris Brasol, cuyo legado de odio, lejos de desvanecerse, ha hecho metástasis con el paso del tiempo.

“En un lapso de al menos cuatro décadas”, escribió Richard Spence de la Universidad de Idaho, que se especializa en inteligencia rusa e historia militar, “Boris Brasol trabajaría como una diligente araña tejiendo una extensa red de odio y tráfico de inteligencia y espionaje absoluto, una especie de reflejo o, tal vez, parodia inconsciente de la conspiración mundial que pretendía combatir”.

Un siglo después de que Brasol lanzara una campaña sistemática para infligir el máximo daño al pueblo judío, el mundo sigue irremediablemente atrapado en la red de mentiras que él tejió.

Brasol nació en 1885 en Poltava, en la actual Ucrania, lugar de una batalla decisiva en 1709 que condujo al surgimiento del Imperio Ruso. Después de la universidad, se incorporó al Ministerio de Justicia ruso como fiscal. Al principio de su carrera jurídica, fue enviado a Kiev para investigar un sensacional caso de asesinato que involucraba a un judío ruso llamado Mendel Beilis, acusado del asesinato ritual de un niño cristiano. Encabezada por los colegas de Brasol, la tristemente célebre acusación (que se hace eco de las acusaciones de difamación de sangre formuladas contra judíos desde la Edad Media) provocó protestas y condenas internacionales. Beilis fue absuelto, aunque Brasol todavía afirmaría años más tarde que el judío había matado al niño para “realizar la ceremonia ritual de sangre sobre el cuerpo del niño”.

Brasol luchó en el frente polaco durante la Primera Guerra Mundial y en 1916 el gobierno ruso lo envió a Nueva York como miembro de un comité ruso que supervisaba la compra de suministros y material. Al año siguiente, los revolucionarios expulsaron al zar Nicolás II del poder y Brasol se convirtió en un líder entre los emigrados rusos que se oponían ferozmente a los bolcheviques y anhelaban la restauración de la monarquía rusa.

Refinado y aristocrático, Brasol se reinventó a sí mismo como un popular orador y polemista antibolchevique, y sus escritos rezumaban veneno antisemita. Estaba obsesionado con la existencia de una supuesta camarilla “judo-masónica” cuyo objetivo era el dominio mundial y afirmó que la Revolución Rusa era un complot judío. Para Brasol, el judaísmo era sinónimo de bolchevismo: escribió sobre “la lucha contra el bolchevismo; es decir, contra el judaísmo”, y promovió el mito del “bolchevismo judío”.

“Golpea lo más fuerte posible a esos tipos de mentalidad liberal”, escribió sobre los bolcheviques en una carta a un aliado que dejaba entrever sus tácticas y técnicas. “Sembrar disensión entre ellos. Levanta sospechas entre los elementos revolucionarios. Susurrarle al oído toda clase de tonterías que puedan resultar en la disolución y desintegración de sus fuerzas. Aplasta sus organizaciones. Expongan su naturaleza judía y todo estará bien”.

Los desvaríos conspirativos de Brasol encontraron audiencia en los altos niveles de la inteligencia militar estadounidense. Después de la Revolución Rusa, ofreció sus servicios como voluntario a la oficina de inteligencia de la Junta de Comercio de Guerra, donde fue nombrado “investigador especial”. Pronto asesoró al general de brigada Marlborough Churchill, jefe de la División de Inteligencia Militar del Departamento de Guerra.

En ese momento, el MID estaba liderando un esfuerzo nacional para erradicar a los radicales de todo tipo, particularmente a los comunistas y anarquistas extranjeros que se creía que eran la fuente del empeoramiento de la lucha laboral y racial en la nación. Esta campaña se intensificó después de una serie de atentados con bombas, llevados a cabo por seguidores de un anarquista italiano llamado Luigi Galleani, que tenían como objetivo a destacados empresarios, incluido JP Morgan Jr., y funcionarios del gobierno. En junio de 1919, un galleanista bombardeó la casa en DC del fiscal general A. Mitchell Palmer, quien posteriormente lanzó una serie de redadas para detener a miles de izquierdistas, muchos de ellos inmigrantes.

Esa era la atmósfera nacional mientras Brasol suministraba un flujo constante de inteligencia sobre el elemento sedicioso que, según él, estaba en la raíz de muchos de los problemas del mundo: los judíos.

Brasol se obsesionó con los financieros judíos alemanes –especialmente Jacob Schiff, sus socios en el banco de inversión de Kuhn Loeb en Manhattan y los suegros de Schiff, los Warburg– quienes creía que estaban ayudando a orquestar el caos mundial en preparación para una adquisición global.

Brasol era el oficial de inteligencia nombrado en los archivos del MID como “B-1” (identificado sólo como un ruso que trabajaba para la War Trade Board) cuyos prodigiosos informes tejían elaboradas teorías de conspiración sobre el “imperialismo judío” y que sostenían que las organizaciones judías, incluida la estadounidense Comité Judío, eran conductos para transacciones financieras ilícitas. B-1 también alegó que Schiff y los Warburg habían financiado encubiertamente a León Trotsky con el objetivo de provocar una “revolución social” en Rusia y eran la mano oculta detrás del ascenso del bolchevismo.

Para respaldar su información difamatoria sobre la subversión judía, Brasol podría señalar un documento sorprendente que estaba impulsando con fuerza: Los Protocolos de los Sabios de Sión, la fuente del antisemitismo moderno.

El documento pretendía ser producto de cónclaves secretos convocados por líderes judíos a finales del siglo XIX mientras conspiraban para hacerse con el control global. El supuesto plan implicaba métodos tan tortuosos y “subterráneos” como dominar los medios de comunicación para influir en “la mente pública”, manipular los mercados financieros y crear “grandes instituciones de crédito gubernamentales”, e instigar huelgas laborales y guerra de clases avivando las fuerzas del socialismo, el comunismo y el anarquismo para desestabilizar las naciones del mundo.

Los Protocolos fueron publicados por primera vez en forma serializada en 1903 por Znamya , un periódico de San Petersburgo fundado por Pavel Krushevan, un periodista fervientemente antisemita que ese año también ayudó a incitar el pogromo de Kishinev, en el que fueron asesinados decenas de judíos.

La autoría de los Protocolos, que contenían pasajes extraídos de varias fuentes (incluida una obra de sátira del autor francés Maurice Joly) ha permanecido turbia durante mucho tiempo. Se ha atribuido al jefe de la Okhrana, el servicio secreto zarista, con sede en París, pero investigaciones más recientes, incluida la del profesor de la Universidad de Stanford Steven Zipperstein, señalan a Krushevan como el autor o coautor del documento. Quienquiera que estuviera detrás del texto, el objetivo inequívoco era justificar los ataques y la represión judíos fabricando pruebas de conspiraciones e insinuaciones milenarias.

Al igual que Krushevan, Brasol era miembro de las Cien Negras, el movimiento de reaccionarios ultranacionalistas rusos, ferozmente leales a la dinastía Romanov, que a menudo estaban en la raíz de la violencia callejera que aterrorizaba a las comunidades judías.

Los Protocolos permanecieron oscuros y no circularon internacionalmente hasta después de la Revolución Rusa, cuando Brasol y otros zaristas promovieron fuertemente el documento mientras buscaban demostrar que el levantamiento era parte de un plan judío más amplio.

En 1918, Brasol proporcionó una copia de los Protocolos a Natalie de Bogory, hija de inmigrantes rusos y asistente de Harris Houghton, un oficial de inteligencia militar “obsesionado por la amenaza judía al esfuerzo bélico de Estados Unidos”, según el erudito judaico Robert Singerman, quien escribió un estudio autorizado sobre los orígenes estadounidenses del documento. Y Brasol ayudó en la traducción del documento en nombre de Houghton.

A finales de 1918, los Protocolos traducidos circulaban ampliamente dentro de la administración Wilson, gracias a los esfuerzos de Houghton y Brasol. Además de entregar el documento a funcionarios de inteligencia de alto rango, Houghton se lo entregó a varios miembros del gabinete de Wilson. El propio Wilson fue informado de la existencia de los Protocolos durante la conferencia de paz de París y ordenó que se investigara más a fondo el documento.

Por esta época, Wilson fue alertado sobre otro tesoro de documentos incriminatorios, también originarios de Rusia, que pretendían demostrar que Trotsky, Vladimir Lenin y otros destacados bolcheviques eran agentes alemanes desplegados para orquestar la Revolución Rusa y diseñar la retirada de Rusia de la Primera Guerra Mundial. Edgar Sisson, representante del Comité de Información Pública, la agencia de propaganda del gobierno estadounidense en tiempos de guerra, había comprado esta colección de documentos en San Petersburgo.

Algunos de los registros contenían referencias a Max Warburg, director del MM Warburg de Hamburgo, y sugerían que él y su banco habían servido como vínculo financiero con los bolcheviques. En una carta se decía que “se ha abierto la casa bancaria M. Warburg. . . una cuenta de la empresa del camarada Trotsky”. La administración Wilson publicó los documentos en un folleto del Comité de Información Pública titulado “La conspiración germano-bolchevique”. Pero resultó que estos registros también eran en gran medida falsos, y algunos documentos de fuentes supuestamente diferentes se produjeron utilizando la misma máquina de escribir.

Una vez más Brasol había intervenido entre bastidores en la legitimación de un conjunto de documentos fraudulentos. En su libro de 1946 La gran conspiración: la guerra secreta contra la Rusia soviética, Michael Sayers y Albert Kahn señalan que Brasol y sus aliados estaban “en estrecho contacto con el Departamento de Estado y le proporcionaron gran parte de los datos espurios y la desinformación sobre los cuales el Estado Departamento basó su opinión en la autenticidad de los fraudulentos ‘Documentos Sisson’”. Según un memorando en el archivo del FBI de Brasol, él estaba contando a “sus amigos” de la existencia de estos documentos al menos seis meses antes de que fueran publicados por la administración Wilson.

En 1919, Brasol comenzó a buscar una editorial estadounidense para los Protocolos y encontró una pequeña editorial en Boston que aceptó publicar la primera versión impresa en Estados Unidos. Publicado en el verano de 1920 y titulado Los Protocolos y la Revolución Mundial, el libro se complementó con comentario anónimo escrito por Brasol. Reuniendo la “evidencia” de que los Protocolos eran genuinos y el bolchevismo era un invento judío, citó los documentos de Sisson, “publicados por el gobierno de los Estados Unidos”. La carta Warburg-Trotsky fue reimpresa íntegramente como prueba de que “ciertos banqueros judíos poderosos desempeñaron un papel decisivo y fueron activos en la difusión del bolchevismo”. Brasol estaba utilizando un conjunto de documentos falsos para reforzar otro texto engañoso.

Habría sido muy consciente de que había serias dudas sobre los documentos que estaba impulsando. En 1918, los periódicos cuestionaron la autenticidad de los documentos de Sisson y el gobierno británico los descartó como falsos. Y en 1921, un periodista irlandés llamado Philip Graves, que escribía para el Times de Londres, había expuesto de manera concluyente que los Protocolos eran un fraude, destacando los pasajes plagiados.

Pero para entonces, el mito de un complot judío mundial se había extendido por todo el mundo. Copias mecanografiadas del documento habían viajado entre los delegados que asistieron a la conferencia de paz de París. Y entre 1920 y 1921, además de la de Brasol, se imprimieron otras dos versiones en inglés de los Protocolos. Peter Beckwith, seudónimo de Harris Houghton, aliado del MID de Brasol, publicó un segundo volumen estadounidense, titulado Praemonitus Praemunitus (que en latín significa “prevenido está armado”). Y los Protocolos se publicaron en Londres con el título The Jewish Peril. Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Japón: las traducciones del texto falsificado pronto aparecieron en todo el mundo.

En Alemania, los Protocolos reforzaron la acusación infundada promovida por la extrema derecha de que la Patria no había sido derrotada en el campo de batalla durante la Primera Guerra Mundial sino “apuñalada por la espalda” en casa por revolucionarios socialistas, judíos en particular. Adolf Hitler señaló el documento en Mein Kampf, escribiendo, “estas revelaciones… demuestran, con una certeza verdaderamente aterradora, la naturaleza y la actividad del pueblo judío y los exponen en su conexión interna, así como en sus objetivos finales”. El mensaje de los Protocolos se convertiría en un tema recurrente de la propaganda nazi.

“En el último año he escrito tres libros, dos de los cuales han causado a los judíos más daño del que les habrían causado diez pogromos”, se jactó Brasol en una carta de 1921 al conde Arthur Cherep-Spiridovich, un compañero expatriado ruso y colaborador en la promoción de conspiraciones antisemitas, después de publicar los Protocolos y otro panfleto antijudío. En todo caso, Brasol subestimó enormemente su impacto malévolo. Como lo resumió el historiador Norman Cohn en el título de su libro de 1967 sobre “el mito de la conspiración mundial judía”, Los Protocolos se convertirían en nada menos que una “orden de genocidio”.

El 22 de mayo de 1920, un par de meses antes de que Brasol publicara su versión de los Protocolos, el periódico Dearborn Independent de Henry Ford publicó un artículo en primera plana titulado “El judío internacional: el problema del mundo”. Fue el comienzo de un ataque antisemita de siete años por parte del Independent que, semana tras semana, tejió elaboradas teorías de conspiración sobre los “controladores mundiales” judíos que, según afirmaba, estaban detrás de todo, desde guerras y pánicos financieros hasta la popularidad del jazz, que afirmaba que era una cultura estadounidense degenerada. La incesante campaña de Ford estuvo profundamente influenciada por los Protocolos … y por el propio Brasol.

Más de un año antes de que el Independent lanzara su ataque antijudío, Ernest Liebold, el brutalmente antisemita secretario personal de Ford, había mostrado un gran “interés” por “los escritos y los asuntos de Brasol”, según Edwin Pipp , antiguo editor del periódico. Liebold, que había comprado el Independent en nombre del fabricante de automóviles y había dado forma a su misión editorial, recomendó que Pipp se pusiera en contacto con el ruso, quien en 1919 escribió un artículo para el periódico titulado “La amenaza bolchevique a Rusia”. Según Pipp, que renunció al Independent cuando se enteró de sus planes para la serie “Judío internacional”, Brasol visitó varias veces a Liebold y Ford.

“No hay duda sobre la conexión entre el secretario [de Ford] y Boris Brasol y otros hostigadores de judíos”, relató Pipp . “Ayudaron a avivar la llama del prejuicio contra los judíos en la mente de Ford”.

Poco después de que apareciera el primer artículo del Independent atacando a los judíos, Louis Marshall, jefe del Comité Judío Estadounidense, calificó los ataques de Ford como “el episodio más grave en la historia de los judíos estadounidenses” y luego sostuvo que “fue a través de la influencia de Brasol” que Ford aceptó los Protocolos como genuinos, y en el Dearborn Independent insistió en su veracidad incluso después de que su falsedad había quedado tan clara como la luz del día”.

Con una tirada final de 900.000 ejemplares, el Independent fue uno de los periódicos más leídos del país. Pero el alcance de sus artículos antisemitas se extendió aún más. The Independent hizo una antología de su serie “Judío internacional” en cuatro volúmenes. Se imprimieron millones de copias en todo el mundo, incluso en Alemania, donde un periodista del New York Times que entrevistó a Hitler en 1922 descubrió una pila de libros en la antesala de la oficina del líder nazi, donde un retrato del fabricante de automóviles estadounidense colgaba en la pared.

Para Hitler y otros nazis, Ford era una musa. Hitler veía a “Heinrich Ford” como el portador de la antorcha del fascismo en Estados Unidos y dijo que su postura antijudía era idéntica a la plataforma nazi. “Acabamos de traducir y publicar sus artículos antijudíos”, dijo Hitler en 1923. “El libro está circulando entre millones de personas en toda Alemania”.

Los periódicos, incluido el periodista Norman Hapgood, revelaron las actividades antisemitas de Brasol y sus vínculos con Ford, pero el ruso hizo caso omiso de sus detractores: “Que los perros ladren si les place”.

Durante las entrevistas con agentes del FBI y otros interrogadores del gobierno a principios de la década de 1940, mientras Brasol era investigado como presunto agente extranjero no registrado, el ruso habló con cuidado y cedió poco terreno. Describió sus asociaciones con funcionarios nazis como Richard Sallet, un agregado de propaganda alemán, y Ulrich von Gienanth, un diplomático alemán y funcionario de las SS, como casuales e inocentes. Incluso negó tener creencias antisemitas.

En 1943, su caso llegó ante un panel militar que concluyó que había proporcionado “testimonio intencionalmente falso” y consideró a Brasol “una amenaza particularmente peligrosa para la seguridad y el esfuerzo bélico de Estados Unidos”. Sin embargo, por razones misteriosas nunca se tomó ninguna otra medida, y durante las siguientes dos décadas, hasta su muerte en 1963, permaneció libre para confabular, conspirar y hacer propaganda.

Sin embargo, para los historiadores del antisemitismo moderno había algo sorprendente en los archivos del caso del FBI de Brasol. Durante una sesión de interrogatorio, Brasol hizo una confesión sorprendente. El hombre que ayudó a traducir los Protocolos y los hizo circular dentro del gobierno estadounidense e influyó en personas poderosas hasta el presidente, que publicó su propia versión del texto y la reforzó subrepticiamente con supuestas pruebas de la legitimidad del documento, que había avivado la cruzada de años de Henry Ford inspirada en los Protocolos y que había saturado al mundo con conspiraciones y tropos antijudíos, dijo que creía que los Protocolos eran un fraude.

“Me inclino bastante a pensar que son una falsificación”, dijo el enigmático ruso a los investigadores. “Esa es mi opinión”.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2023/11/26/boris-brasol-protocols-of-zion-00128223

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo

Rodolfo Terragno

Contra la inmigración y el aborto