menu
Al toque 06 10 2020

Alejandro Einstoss: El presupuesto viene con aumento de tarifas


Autor: Alejandro Einstoss










El gobierno presentó su proyecto de presupuesto para el 2021, y los subsidios a la energía y al transporte representan uno de los principales destinos del gasto público. De cada mil pesos que gastará el gobierno en 2021, 100 pesos se destinarán al pago de subsidios, aunque en términos del producto bruto la proporción se mantendrá constante. El 70% de esos subsidios se los llevará la empresa camesa, que financia con fondos públicos la diferencia entre el costo de generar energía eléctrica, y lo que pagamos en las facturas, que hoy es aproximadamente la mitad del costo. El resto, va a subsidiar las importaciones de gas natural, a los productores de gas natural, y a los subsidios al transporte.

Para que el presupuesto del gobierno se cumpla, las tarifas tendrán que aumentar, y por lo tanto, termina el congelamiento. Esto implica, que el gobierno observa un escenario donde las tarifas crezcan por lo menos en línea con la inflación, sin embargo, es necesario ver el contexto y tener en cuenta, que como consecuencia de dicho congelamiento de tarifas, que está vigente desde principios del año 19, el sector de los servicios públicos está en cesación de pagos. Es decir, que para mantener el servicio, las distribuidoras de gas y de electricidad, no pagan a los productores o generadores la energía que nos cobran. Esta situación es grave, y hace necesario que los aumentos no sólo acompañen el costo de la energía, sino que recompongan el margen del sector de distribución. Esto implica, aumentos de por lo menos el 40% en electricidad y de más del 60% en gas natural, o de lo contrario, los subsidios serán superiores a los presentados en el presupuesto.

Finalmente, los subsidios presentan una enorme sensibilidad a la evolución del tipo de cambio, consecuencia del precio del gas dolarizado y su efecto en el precio de la energía eléctrica, que se genera en más de la mitad con gas natural, y el presupuesto no presenta un análisis del riesgo cambiario. En síntesis, este presupuesto vino con anuncios de aumento de tarifas, con mucha incertidumbre por el lado del efecto del dólar en el costo de la energía, y quizá, con alguna incongruencia de la mano de algunos artículos de la ley, pero el análisis de estos artículos lo dejamos para nuestra próxima columna.