viernes 19 de julio de 2024
spot_img

El plan de Trump para la OTAN

Los asesores de Trump prevén una “reorientación radical” en la que Washington ceda el protagonismo a Europa y llegue a un acuerdo con Putin sobre Ucrania.

Por Michael Hirsh

Traducción Alejandro Garvie

Donald Trump ha amenazado con abandonar la OTAN tantas veces – o al menos, eso parece haber hecho – que para muchos de sus críticos la cuestión es cuándo, y no si, abandonaría la alianza de 75 años de antigüedad si es reelegido presidente en noviembre.

En realidad, según entrevistas con ex funcionarios de seguridad nacional y expertos en defensa que probablemente ocupen el cargo durante un segundo mandato de Trump, es poco probable que Trump abandone la OTAN por completo. Pero incluso si no abandona formalmente la organización, eso no significa que la OTAN sobreviviría intacta a un segundo mandato.

A cambio de la continua participación estadounidense, Trump no sólo esperaría que los países europeos aumentaran drásticamente su gasto en la OTAN (su principal queja cuando era presidente), sino que también emprendieran lo que un experto en defensa familiarizado con el pensamiento dentro del círculo asesor de seguridad nacional de Trump, Dan Caldwell, describe como una “reorientación radical” de la OTAN.

“Realmente ya no tenemos otra opción”, dijo Caldwell a la revista POLITICO, citando la creciente deuda estadounidense, el debilitado reclutamiento militar y una base industrial de defensa que no puede seguir el ritmo del desafío de Rusia y China.

Ni Trump, ni su equipo de campaña han nombrado aún un nuevo equipo de seguridad nacional ni han adoptado abiertamente una nueva agenda para la OTAN. Tampoco respondió a varias solicitudes de comentarios para este artículo.

Pero los ex funcionarios y expertos que hablaron para este artículo – algunos oficialmente y otros bajo condición de anonimato – están involucrados en un debate en curso dentro del mundo de Trump sobre cuán duro presionar a los europeos hacia una arquitectura de seguridad más acorde con su agrado.

Según estos funcionarios, Estados Unidos mantendría su paraguas nuclear sobre Europa durante un segundo mandato de Trump manteniendo su poder aéreo y sus bases en Alemania, Inglaterra y Turquía, así como sus fuerzas navales. Mientras tanto, la mayor parte de la infantería, los blindados, la logística y la artillería pasarían finalmente de manos estadounidenses a manos europeas. Partes de este plan se plantearon en un artículo publicado en febrero de 2023 por el Centro para la Renovación de Estados Unidos, afiliado a Trump, pero en los meses posteriores ha habido un consenso emergente y más detallado entre los partidarios de Trump sobre un esbozo de un nuevo concepto para la OTAN.

El cambio que prevén implicaría “reducir de manera significativa y sustancial el papel de seguridad de Estados Unidos, dar un paso atrás en lugar de ser el principal proveedor de poder de combate en Europa, alguien que brinda apoyo solo en tiempos de crisis”, dijo Caldwell, quien recientemente se desempeñó como asesor principal de Russell Vought, el ex funcionario de alto rango de la administración Trump que en mayo fue nombrado director de políticas para la Convención Nacional Republicana y que se espera que desempeñe un papel importante en una segunda administración Trump.

Otra parte del plan de juego emergente de Trump es un sistema de OTAN de dos niveles. Esa idea, propuesta por primera vez por otro alto funcionario de la administración Trump, el teniente general retirado del ejército Keith Kellogg, significa que los países miembros que aún no han cumplido con el objetivo de gastar el 2 por ciento del PIB en defensa “no disfrutarían de la generosidad en defensa y la garantía de seguridad de los Estados Unidos”, según un experto en seguridad nacional alineado con Trump que habló bajo condición de anonimato para describir las discusiones internas. Esto podría verse como un desafío al Artículo 5 del tratado, que obliga a cada miembro a tomar “las medidas que considere necesarias” para ayudar a quien sea atacado. Pero los miembros del grupo de expertos en política exterior de Trump señalaron que el lenguaje del Artículo 5 es flexible y no requiere que ningún miembro responda con fuerza militar.

Trump ha expresado constantemente su enojo por el hecho de que los aliados de la OTAN “nos estafan” al no cumplir con el objetivo de gasto del 2 por ciento. Más recientemente, Trump pareció incluso invitar a un ataque ruso contra los irresponsables de la OTAN, al decir que “alentaría” a los rusos a “hacer lo que les dé la gana” con los países miembros que aún no han cumplido con el objetivo de gasto en defensa, una década después de que los aliados de la OTAN se comprometieran a hacerlo en su cumbre de 2014 en Gales.

Una rápida resolución del conflicto de dos años y medio en Ucrania también podría desempeñar un papel clave en los planes de Trump para la OTAN. Como parte de un plan para Ucrania del que no se había informado anteriormente, el probable candidato republicano está considerando un acuerdo por el cual la OTAN se compromete a no expandirse más hacia el este (específicamente hacia Ucrania y Georgia) y negocia con el presidente ruso, Vladimir Putin, cuánto territorio ucraniano puede conservar Moscú, según otros dos expertos en seguridad nacional alineados con Trump.

En conjunto, el nuevo enfoque de Trump en estas áreas equivaldría a una revolución en los asuntos de la OTAN, una revolución que muchos críticos dicen que Europa es totalmente incapaz de asimilar en el futuro previsible. Estados Unidos es, con diferencia, el mayor contribuyente a las operaciones de la OTAN, con un gasto de unos 860.000 millones de dólares en defensa, lo que representó el 68 por ciento del gasto total de los países de la OTAN en 2023. Eso es mucho más de diez veces más que el de Alemania, el segundo país con mayor gasto. Una parte sustancial de ese gasto estadounidense, que asciende a alrededor del 3,5 por ciento del PIB de Estados Unidos, se destina a la defensa de Europa, aunque el Pentágono se niega a divulgar públicamente cuánto, dice Jeremy Shapiro, director de investigación del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

En una reunión con el presidente Joe Biden en Washington a principios de este mes, el secretario general saliente de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció que 23 de los 31 miembros de la OTAN que no son Estados Unidos alcanzarán ahora el objetivo del 2 por ciento de la alianza. “Eso es más del doble que hace cuatro años”, dijo Stoltenberg. Se espera que esto incluya a Alemania por primera vez desde principios de la década de 1990, y el ministro de Defensa de ese país, Boris Pistorius, parece ansioso por hacerlo mejor, pidiendo que Alemania aumente hasta el 3,5 por ciento del PIB en defensa.

Pero incluso si Alemania alcanza esa meta, algunos ex funcionarios de defensa alineados con Trump dicen que aún no es suficiente. “Estoy a favor de mantener la alianza del Atlántico Norte, pero creo que la única manera de hacerlo -y se lo digo a los europeos todo el tiempo- es que ellos asuman una parte mucho mayor de la carga”, dijo Elbridge Colby, quien dirigió el desarrollo de la Estrategia de Defensa Nacional de Trump como su subsecretario de Defensa adjunto para estrategia y desarrollo de fuerzas y quien se dice que está en la línea de sucesión para un alto puesto de seguridad nacional en una segunda administración Trump.

“No podemos hacer diez veces más de lo que hacen los alemanes y tenemos que estar preparados para ser duros con ellos. Tiene que haber consecuencias”, dijo Colby en una entrevista. “Queremos que la OTAN esté activa, pero queremos que sea con los europeos a la cabeza. Esa fue la idea original. Esa fue la idea de Dwight Eisenhower”. Pero ahora, frente a una China amenazante, la necesidad de hacer esos cambios es mucho más urgente, dijo Colby. “Estados Unidos no tiene suficientes fuerzas militares para todos. … No podemos romper nuestra lanza en Europa contra los rusos cuando sabemos que los chinos y los rusos están colaborando, y los chinos son una amenaza más peligrosa y significativa”.

Algunos de los expertos alineados con Trump se centran principalmente en la cuestión del gasto, mientras que otros quieren que los países europeos, además de gastar más asuman una parte mucho mayor de la carga militar. Kiron Skinner, exjefa de planificación de políticas de Trump bajo el Secretario de Estado Mike Pompeo y una figura clave en el Proyecto 2025,  enfatiza la necesidad de un mayor gasto europeo como punto de partida: “Necesitamos dimensionar correctamente el papel de Estados Unidos en el mundo en el siglo XXI, y eso es de lo que creo que se trata”, dijo. “Estados Unidos no es el cajero automático del mundo. La OTAN tiene una contribución significativa que hacer en el teatro atlántico y en el teatro indopacífico, pero necesitamos hacer un pensamiento más estratégico en ambos lados”.

La primera prueba de las intenciones de Trump en la OTAN, si gana otro mandato, sería cómo maneja la guerra en curso de Rusia contra Ucrania. Estados Unidos ha intensificado su papel central en la OTAN desde que comenzó la guerra en Ucrania, enviando 20.000 tropas adicionales a Europa (lo que hace un total de 100.000), además de nuevas capacidades aéreas, terrestres, marítimas, cibernéticas y espaciales. Según los dos expertos en seguridad nacional alineados con Trump familiarizados con el pensamiento dentro del círculo íntimo de Trump, el candidato republicano ahora está considerando hacer un acuerdo con Putin sobre qué países podrían unirse a la OTAN, en particular Ucrania y Georgia. Tal plan hundiría la vaga promesa de la OTAN de una futura membresía de Ucrania, una política que Biden ha continuado, aunque sin comprometerse con un cronograma.

En abril, The Washington Post informó que el plan tentativo de Trump también implica presionar a Ucrania para que ceda Crimea y la región fronteriza del Donbass a Rusia.

“Yo esperaría un acuerdo muy rápido para poner fin al conflicto”, dijo Kevin Roberts, presidente de The Heritage Foundation, el influyente grupo de expertos alineado con Trump que ha producido el Proyecto 2025. Roberts dijo en una entrevista que no podía transmitir ningún conocimiento interno de los planes de Trump.

Pero según uno de los expertos en seguridad nacional familiarizados con el pensamiento de Trump, que habló bajo condición de anonimato, Trump “estaría abierto a algo que impida la expansión de la OTAN y no vuelva a las fronteras de 1991 para Ucrania. Eso estaría sobre la mesa. Pero eso no significa renunciar a cualquier otra posibilidad, incluido el suministro de grandes cantidades de armas a Ucrania”.

El propio Trump no ha detallado públicamente sus planes para Ucrania, pero durante la campaña electoral ha prometido repetidamente que una de sus primeras tareas sería poner fin a la guerra: “incluso antes de llegar a la Oficina Oval, poco después de que ganemos la presidencia”, declaró en un mitin el 22 de junio en Filadelfia. Cuando se le preguntó en un podcast del 21 de junio si estaba dispuesto a descartar la expansión de la OTAN en Ucrania, Trump respondió – en comentarios que en gran medida no fueron publicados – que prometerle a Ucrania la membresía en la OTAN había sido un “error” y que “realmente esa fue la razón por la que comenzó esta guerra”. Muchos en el bando de Trump prefieren abiertamente una Ucrania sin la OTAN. “La OTAN ya se ha expandido mucho más allá de lo que necesitamos para una coalición antihegemónica” contra Rusia, dijo Colby.

El 14 de junio, Putin dijo que Rusia estaría dispuesta a negociar el fin de la guerra si Ucrania renunciaba a cualquier ambición de unirse a la OTAN y retiraba sus tropas de las cuatro regiones que Moscú ha reclamado como suyas. Cuando se le preguntó en su debate del 27 de junio con Biden si esas condiciones eran aceptables, Trump respondió: “No, no son aceptables. Pero mire, esta es una guerra que nunca debió haber comenzado”.

Los críticos dicen que presionar a Ucrania para que entregue territorio solo justificaría la horrible y asesina apropiación de tierras por parte de Putin. Pero Trump ha dejado en claro que tiene tan poco amor por Ucrania como por la OTAN, y le dijo al presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, durante su visita al Capitolio en junio que Ucrania “nunca estará ahí para nosotros” y “deberíamos pagar más a NUESTRAS TROPAS en lugar de enviar 60 mil millones de dólares a Ucrania”, según un tuit del representante republicano Matt Gaetz. Otro representante republicano, Don Bacon, dijo a los periodistas al relatar la misma conversación que Trump despreciaba el objetivo de Kiev de expulsar a los rusos, que ha sido la política inflexible de Biden. “Él dice: si Ucrania gana, ¿cuál será el beneficio?”, dijo Bacon.

El mayor problema con la estrategia que Trump está adoptando para abordar la OTAN puede ser que las naciones europeas claramente no están preparadas para asumir un papel militar significativamente mayor en un futuro próximo, a pesar de sus planes tentativos de “proteger a la OTAN de Trump” prometiendo un mayor gasto, dicen los expertos. Pero es posible que no tengan muchas opciones, ya que Trump tendría más influencia para exigir lo que quiere de Europa esta vez, porque Estados Unidos sigue suministrando la mayor parte de la ayuda militar a Ucrania, y Europa es más débil económicamente y depende más que nunca de los suministros energéticos estadounidenses.

Los líderes europeos están en estado de negación, dicen muchos críticos estadounidenses. “Realmente no tienen idea de cómo reemplazar a Estados Unidos”, dice Shapiro, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. Los esfuerzos esporádicos del presidente francés, Emmanuel Macron, por impulsar una mayor independencia del paraguas de defensa estadounidense han fracasado. Stoltenberg, en los últimos meses de su mandato de 10 años como secretario general de la OTAN, ha comenzado a argumentar que los estadounidenses deberían estar satisfechos de que la defensa europea esté ayudando a sostener la industria de defensa estadounidense. “Han decidido tener una fe inquebrantable en que Estados Unidos estará allí”, dijo Shapiro. “Me parece que eso no es realmente un plan, es la esperanza que uno tiene en ausencia de un plan”.

Los críticos del bando de Trump dicen que los europeos necesitan desarrollar industrias de defensa transfronterizas en lugar de nacionales para aumentar la eficiencia y la capacidad y cumplir con una promesa aún no cumplida de expandir enormemente la fuerza de respuesta rápida de la OTAN de 40.000 a unos 300.000 soldados. Pero con la excepción de algunos países como Polonia, muchos gobiernos europeos siguen “al borde del delirio” sobre lo que se requiere, dice Caldwell.

Por su parte, Trump sigue siendo evasivo respecto de los detalles sobre Europa y la OTAN. Sin embargo, como parte de la plataforma de su campaña, la “Agenda 47”, Trump dijo en un video publicado en marzo que “tenemos que terminar el proceso que iniciamos bajo mi administración de reevaluar fundamentalmente el propósito y la misión de la OTAN”. Trump también le dijo recientemente a Nigel Farage, su partidario británico de extrema derecha, que Estados Unidos permanecerá “al cien por cien” en la OTAN bajo su liderazgo mientras los países europeos “jueguen limpio”.

Vought, el nuevo director de política de la convención republicana y ex director de la Oficina de Administración y Presupuesto durante la administración Trump, es un nacionalista de extrema derecha que cree que la principal amenaza es China. Vought, que es considerado un posible candidato a jefe de gabinete en un segundo mandato de Trump, no respondió a una solicitud de entrevista, pero según asociados familiarizados con su pensamiento, Vought también cree que Washington debería desempeñar un papel más “latente” en la OTAN en la línea de las recomendaciones hechas por Sumantra Maitra, el analista del Centro para la Renovación de Estados Unidos de Vought que escribió ese influyente artículo el año pasado.

Roberts dice que en los últimos meses ha habido una oleada de europeos preocupados por lo que podría pasar bajo la presidencia de Trump. “He tenido reuniones con dos o tres embajadores de aliados -y estos son grandes países- que simplemente no lo entienden”, dijo. “No entienden que no se puede venir a Estados Unidos desde Europa y decir que hay que darnos más dinero porque Putin va a invadir nuestro país. El contribuyente estadounidense dice: ‘¿Qué han hecho? ¿Qué ha hecho Alemania? ¿Por qué siguen comprando gas natural ruso?’ Arreglen su propio patio trasero antes de venir a nosotros en busca de una limosna”.

Alemania dejó de importar directamente gas ruso después de que Putin invadiera Ucrania en 2022, pero el segundo y tercer mayor proveedor de gas natural de Alemania, los Países Bajos y Bélgica, al parecer todavía importan cantidades significativas de gas natural licuado (GNL) del proyecto ruso Yamal GNL. Como escribió el ex asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, en sus memorias, The Room Where It Happened, Trump se enojó continuamente por este tema mientras fue presidente. En una conferencia de prensa con Stoltenberg en la Cumbre de la OTAN de 2018, Trump fulminó con la palabra: “Se supone que debemos protegerlos, y sin embargo están pagando todo este dinero a Rusia”.

“Me da la sensación de que en Europa están atravesando etapas de duelo”, dice Colby. “Han pasado del rechazo a una especie de aceptación, pero todavía no han llegado a la conclusión de que “vale, así es como lidiamos con esto”. Creo que hay un movimiento significativo, pero es demasiado lento y demasiado pequeño. Tienen que estar produciendo fuerzas creíbles para el combate para hacer frente a un ataque ruso, como AHORA… Se están dando una palmadita en la espalda por lo que deberían haber estado produciendo hace diez años”.

Incluso algunos ex funcionarios de Trump reconocen que Washington probablemente no quiera ir demasiado lejos en la entrega del liderazgo a los europeos. Los instintos aislacionistas de Trump podrían tener un efecto secundario accidental y atraer a Estados Unidos a una guerra más amplia. Colby, por ejemplo, señala con preocupación la sugerencia de Macron de enviar tropas francesas al conflicto de Ucrania y parte de la retórica provocadora que sale de los líderes más belicosos de Europa del Este. Entre ellos está el presidente de Letonia, Edgars Rinkēvičs, quien recientemente declaró en latín: “Rusia delenda est”. Esa fue una invocación de la receta de Catón para la antigua Cartago, “Carthago delenda est”, que significa “Cartago debe ser destruida”.

“¿Hay que destruir a Rusia? Tienen 6.000 armas nucleares. La manera despreocupada en que algunas personas abordan la cuestión de la escalada me parece una locura”, afirma Colby. “Estoy muy preocupado por eso y por la posibilidad de que, si tomamos medidas tan imprudentes, nos veamos envueltos en una guerra más amplia con Rusia”.

Más allá de eso, la promesa de Trump de no ampliar la OTAN puede ser mucho más aceptable para los aliados europeos de lo que mucha gente cree. En mayo, el canciller alemán Olaf Scholz fue contundente al decir que no creía que Ucrania pudiera convertirse en parte de la OTAN durante quizás 30 años. Y el 17 de junio, Stoltenberg indicó que un alto el fuego no sería suficiente para poner en marcha la membresía de Ucrania en la OTAN. “Tenemos que estar seguros de que esto es paz y no solo una pausa”, dijo. “Necesitamos garantías de que este es el final, que se detiene aquí”.

Pero es probable que un nuevo gobierno de Trump, incluso en el caso más esperanzador, sea discordante para la alianza atlántica. Muchos funcionarios estadounidenses – incluido el general Christopher Cavoli, comandante supremo aliado para Europa – insisten en que el 2 por ciento debería ser un piso, no un techo, para los europeos. Y señalan que Barack Obama, entre otros presidentes estadounidenses, se quejaba crónicamente de los “oportunistas” europeos, razón por la cual Obama insistió en el objetivo del 2 por ciento en Gales en 2014.

Según un alto diplomático europeo que habló bajo condición de anonimato, los gobiernos de la UE son muy conscientes de todo esto. “Es difícil evaluar si seremos capaces de hacer lo suficiente para apaciguar realmente a Trump, porque nos resulta difícil predecir lo que hará o no hará”, dijo el diplomático. Europa también reconoce que China “podría tener un impacto en el papel militar que Estados Unidos podría desempeñar para ayudar a proteger a Europa. Puede que no haya suficiente capacidad para dos teatros de operaciones”.

En definitiva, sólo Trump puede decir hasta dónde llegará en su intento de desmantelar la OTAN. Bolton dijo a POLITICO en febrero que el “objetivo de Trump aquí no es fortalecer la OTAN, es sentar las bases para salir”. Pero la mayoría de los ex funcionarios de Trump parecen creer que la alianza debe ser preservada, y ya están reivindicando el mérito de haberla preservado gracias a los ultimátums de Trump a la OTAN. Argumentan que Obama sólo se quejó de la tacañería de Europa; Trump en realidad hizo algo al respecto. El último asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, en un ensayo recién publicado en Foreign Affairs, escribe que “su presión sobre los gobiernos de la OTAN para que gastaran más en defensa hizo que la alianza fuera más fuerte”.

“Se destinaron cientos de miles de millones de dinero adicionales a contribuciones a la OTAN, en parte como resultado de Trump”, dijo Skinner. “Soy muy optimista sobre un futuro positivo para la OTAN si logra sentar las bases adecuadas”.

El hecho de que las bases sean las adecuadas puede depender del observador. Si el parámetro de referencia es alcanzar el objetivo de gasto del 2 por ciento, Europa puede estar en camino de convertirse en una alianza en la que Trump permanecerá. Pero, como dejaron en claro sus asesores, si Trump entra en la Oficina Oval por segunda vez, parece muy probable que no baste con alcanzar ese 2 por ciento.

En otras palabras, los objetivos de seguridad nacional de Trump pueden estar moviéndose. No está claro hasta qué punto, pero el futuro de la OTAN –y de Europa– depende de la respuesta.

Link https://www.politico.com/news/magazine/2024/07/02/nato-second-trump-term-

 

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha