miércoles 19 de junio de 2024
spot_img

El momento Trump en Europa ha llegado

A medida que surge la extrema derecha, las elecciones al Parlamento Europeo de esta semana reordenarán el panorama político del continente.

Por Stephan Faris, James Angelos, Hanne Cokelaere, Bárbara Moens y Víctor Goury-Laffont

Traducción Alejandro Garvie

El político de extrema derecha Oliver Kirchner ofreció a los seguidores de su partido un inesperado consejo sobre la próxima gran tendencia: “Invertir en pañales”.

¿Su lógica? El ascenso de su extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) había conmocionado tanto a los “viejos partidos”, explicó, que el establishment ahora se estaba ensuciando los pantalones.

Abandonando el humor pueril, Kirchner, uno de los representantes estatales de AfD, endureció su tono en una sesión de preguntas y respuestas con los fieles del partido en la ciudad oriental de Magdeburgo el mes pasado. Era hora, continuó, de expulsar a los partidos tradicionales y darles su merecido “por lo que le han hecho a este país, lo que le han hecho a los ciudadanos y lo que le han hecho al Volk”.

En toda Europa, la derecha radical está aumentando. Las elecciones al Parlamento Europeo de esta semana revelarán hasta qué punto.

En Francia, el partido de extrema derecha Agrupación Nacional está en camino de recibir un tercio de los votos, más del doble del apoyo de su rival más cercano, el partido Renacimiento del presidente Emmanuel Macron. En Alemania, a pesar de una serie de escándalos, el AfD se encamina al segundo lugar, por delante de todos los socios de la coalición de gobierno del canciller Olaf Scholz. En Italia, el partido derechista Hermanos de Italia de la primera ministra Giorgia Meloni está muy por delante de sus perseguidores.

Dado que se esperan resultados similares en muchos de los países más pequeños de la Unión Europea, se proyecta que el próximo Parlamento Europeo tendrá más miembros de extrema derecha que de la fuerza históricamente dominante de la cámara, el conservador Partido Popular Europeo.

En un continente que se ha enorgullecido de sepultar los fantasmas de Hitler, Mussolini y Franco, el resurgimiento de la derecha radical como fuerza política está resultando una sorpresa. Si bien es probable que los partidos populistas y nacionalistas de Europa sigan demasiado rebeldes para ejercer un poder contundente después de que se cuenten los votos el domingo por la noche, el mero hecho de su éxito desencadenará una agitación política equivalente a la causada por la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, en 2016. Después de todo, los resultados en el Parlamento Europeo sirven como un barómetro de hacia dónde se dirige la política nacional en algunas de las capitales más cruciales de Europa.

Hace cinco años, una “ola verde” en las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 impulsó a los líderes del continente a lanzar una reestructuración trascendental de la economía destinada a hacer que la UE sea climáticamente neutral para 2050. Este año, la marea fluye en la dirección opuesta. Un desempeño aún más fuerte de partidos alguna vez rechazados por considerarlos demasiado tóxicos probablemente tendrá un efecto aún mayor a medida que los líderes políticos europeos se den cuenta de que la derecha radical ya no está a las puertas: está dentro del palacio y ya no puede ser ignorada.

¿Qué hay detrás del ascenso de la extrema derecha?

En una tarde reciente en la ciudad belga de Dworp, Tom Van Grieken, líder del partido de extrema derecha Vlaams Belang, subió al escenario para una recepción de estrella de rock. Su partido, que quiere dividir la región de habla flamenca de Bélgica en un estado independiente, obtiene gran parte de su apoyo de hombres jóvenes ansiosos por el cambio.

“Simplemente lo sientes, somos la esperanza de tantos flamencos”, dijo Van Grieken. “¿Qué están haciendo estos políticos? Tonterías de género, locura climática y, ‘oh, no’, el fin del mundo. No prestan atención a lo que cada vez preocupa a más flamencos: no el fin del mundo, sino el fin de mes financiero”.

Los extremistas insurgentes de Europa tienen muchos nombres: extrema derecha, derecha radical, extrema derecha, euroescépticos, populistas. Sus críticos los llaman fascistas o autoritarios. Prefieren describirse a sí mismos como conservadores, soberanistas, nacionalistas e incluso demócratas.

“Europa tiene que dejar de hablar de la extrema derecha”, dijo Gerolf Annemans, miembro de Vlaams Belang y presidente del partido pancontinental de extrema derecha Identidad y Democracia Europeas. “Si nos fijamos en las políticas, si nos fijamos en dónde estamos en el poder, ya no estamos al margen de la política. Ahora somos centroderecha”, añadió.

Si bien la derecha radical tiene diversas facetas, lo que los une es una visión del mundo centrada en un Estado-nación étnico, la hostilidad hacia los inmigrantes, especialmente si son musulmanes, y el escepticismo hacia organizaciones supranacionales como la UE, las Naciones Unidas y, en algunos casos, la OTAN.

Algunos políticos de derecha radical son libertarios económicos, pero son más los que defienden un Estado fuerte y protector, al menos cuando se trata de aquellos a quienes consideran ciudadanos. Aparte del faccionalismo que plaga a los apasionados, Rusia es el mayor punto de división. Algunos partidos, como el AfD o el Partido de la Libertad de Austria, son partidarios abiertos del presidente ruso Vladimir Putin. Otros, como los Hermanos de Italia de Meloni o el partido Ley y Justicia de Polonia se encuentran, por razones de convicción o conveniencia, entre sus más acérrimos oponentes.

A medida que la derecha radical emerge de los márgenes, está atrayendo votos de grandes sectores de la sociedad. Entre sus partidarios se encuentran agricultores y trabajadores que culpan a las políticas de la UE por la desaparición de sus medios de vida y votantes de clase media preocupados por la inmigración y la disipación de lo que consideran valores tradicionales. Entre ellos se incluyen cada vez más jóvenes preocupados por el creciente coste de la vida o simplemente encantados con la próxima novedad.

La migración juega un papel central en la atracción, pero también lo tienen las cuestiones de la guerra cultural como el acceso al aborto o los derechos LGBTQ+. Más recientemente, los partidos populistas europeos han añadido la ira por las regulaciones ambientales a su lista de temas candentes.

Al impulso de la derecha radical se suma la falta de alternativas atractivas. Por lo general, en tiempos de inestabilidad (guerras, pandemias, incertidumbre económica), los votantes acuden en masa hacia los partidos tradicionales del poder. Hoy en día, esos partidos se han desintegrado en muchos países. Durante décadas, la derecha y la izquierda europeas han luchado por el centro y, como dos boxeadores borrachos, se han derrumbado, dejando el campo abierto para nuevos rivales.

En la última ronda de elecciones europeas, esto generó oportunidades explosivas para insurgentes liberales como Macron en Francia o los Verdes en Alemania. Esta vez, los que están en el centro del ring provienen del otro lado de la emergente división política del continente.

La llegada de la derecha radical al escenario europeo tendrá un impacto duradero. Las lealtades políticas formadas al comienzo de la edad adulta tienden a durar toda la vida. Y a diferencia de Estados Unidos, donde el apoyo a Trump y sus republicanos MAGA se concentra entre las personas mayores, en Europa, los insurgentes también han captado el voto de los jóvenes, probablemente consolidando su apoyo durante las próximas décadas.

La derecha radical se abre paso

Era un día nublado de enero en Agen, una pequeña ciudad en el suroeste de Francia, cuando llegaron decenas de tractores rugiendo para causar problemas. Durante días, los agricultores quemaron neumáticos y arrojaron estiércol en las fachadas de los bancos y edificios públicos de la ciudad. “Si esto es lo que se necesita para generar una reacción, que así sea”, dijo Aurélie Armand, agricultora y líder local del movimiento de protesta.

Los altos impuestos y las regulaciones ambientales, afirmó, estaban detrás de los estallidos de ira de las comunidades agrícolas de todo el continente. Para no dejar dudas sobre quién era el culpable, los manifestantes prendieron fuego a una bandera europea, lo que provocó que un humo negro se elevara hacia el cielo blanco.

Durante décadas, los líderes de los principales partidos políticos creyeron que podían mantener a la derecha radical fuera de la política por completo. Al establecer lo que los franceses llaman un cordón sanitario (o cortafuegos), simplemente se negaron a depender de sus votos para formar un gobierno o aprobar leyes. En 2000, cuando Jörg Haider, líder del Partido de la Libertad de extrema derecha de Austria, se unió a un gobierno de coalición, los demás líderes de la UE reaccionaron con furia, evitando diplomáticamente al país durante meses.

Los votantes, en su mayoría, estuvieron de acuerdo. No importa cuántos votos recibieron los líderes de extrema derecha de Francia como Marine Le Pen o su padre en la primera vuelta de una elección, los ciudadanos de todos los demás sectores del espectro se unieron a su oponente en la segunda vuelta para mantenerlos a raya.

Hoy el cordón sanitario se ha derrumbado. Los partidos de derecha radical están en el poder o apoyan al gobierno en siete de los 27 países de la UE, incluidos Italia, Suecia, Hungría y la República Checa. Los Países Bajos están a punto de unirse a sus filas, con el agitador antiislámico Geert Wilders sosteniendo las riendas. En Austria, los herederos del Partido de la Libertad de Haider están a la cabeza en las encuestas y se prevén elecciones para finales de este año. Si toman el poder en Viena, un tercio de los gobiernos nacionales de la UE dependerán de la extrema derecha para su supervivencia.

Al igual que en Estados Unidos, donde se considera ampliamente que la elección de Trump da licencia para que la gente adopte opiniones políticas que antes podrían haber considerado demasiado extremas, el ascenso de la derecha radical europea ha desplazado la llamada Ventana Overton, la gama de ideas consideradas aceptables para discutir.

Incluso antes de ingresar a los pasillos del poder, la extrema derecha había cambiado la trayectoria de la política europea. La amenaza misma de su ascenso endureció la política migratoria y asustó a los partidos centristas para que moderaran sus esfuerzos por salvar el planeta. Los avances de esta semana podrían fácilmente dar forma al debate sobre el apoyo a Ucrania y sobre políticas sociales como el apoyo al acceso al aborto o los derechos LGBTQ+.

El papel de Hungría es un ejemplo ilustrativo de cómo la derecha puede dar forma a las políticas cuando ocupa un cargo importante. Aunque el país es relativamente pequeño, con menos de 10 millones de habitantes, el Primer Ministro Viktor Orbán ha desempeñado un papel de bloqueo en Bruselas, perturbando los esfuerzos de la UE para redistribuir a los solicitantes de asilo y apoyar a Ucrania en su lucha contra Rusia.

Acerca de cualquier discusión sobre el reordenamiento político de Europa se cierne Francia, donde se prevé que los dos mayores partidos de extrema derecha obtengan alrededor del 40 por ciento de los votos en las elecciones de esta semana, según la Encuesta de Encuestas de POLITICO. Si los resultados se confirman el domingo, surgirá la pregunta de si los votantes están dispuestos a darle a la derecha radical una oportunidad de llegar a la presidencia la próxima vez que acudan a las urnas en 2027.

El ascenso de Meloni en Italia ya ha cambiado la política europea en cuestiones como la migración. Pero si bien el primer ministro italiano se ha apegado a la corriente principal en temas como el apoyo a la OTAN y Ucrania, pocos creen que un presidente Le Pen haría lo mismo.

El líder de extrema derecha ha prometido sacar a Francia del mando militar integrado de la OTAN y ha pedido que la UE sea despojada de muchos de sus poderes. Un informe parlamentario francés de 2023 acusó a su partido de actuar como portavoz del Kremlin. Si Le Pen u otro líder de extrema derecha recibieran las llaves del Palacio del Eliseo, la UE podría no sólo dar un repentino y posiblemente irreversible giro hacia la derecha: podría comenzar a desmoronarse.

La verdadera preocupación por la derecha radical

En el evento de AfD en Magdeburgo, Kirchner y sus colegas de partido retrataron a Alemania como si estuviera en un estado de decadencia casi catastrófico. Las élites políticas, según su descripción, habían dejado que el país fuera invadido por solicitantes de asilo, habían introducido políticas verdes que provocaron la desindustrialización de la economía y estaban aplicando políticas belicosas hacia Rusia que amenazaban con llevar a Alemania a la guerra.

Kirchner describió los intentos de los políticos tradicionales de presentar al partido como antidemocrático como parte de una gran conspiración para reprimir la voluntad del pueblo alemán, declarando que el gobierno actual es peor que la Stasi, la policía secreta de Alemania Oriental.

“Somos nosotros los que realmente estamos tratando de salvar la democracia en este país”, dijo.

Al igual que con Trump, la cuestión más importante sobre la derecha radical europea no es qué hará con su poder. Se trata de si algún día lo abandonará.

 

Muchos de los partidos de derecha radical de Europa llevan el ADN de regímenes decididamente antidemocráticos. Björn Höcke, líder de AfD en el estado de Turingia, en el este de Alemania, fue multado recientemente por utilizar un eslogan nazi prohibido. En Italia, Roberto Vannacci, candidato del partido de extrema derecha Liga, ha instado a los votantes a marcar sus papeletas con un número romano X, una referencia a la Xª MAS (o La Décima), una unidad del ejército de Benito Mussolini famosa por llevar a cabo represalias contra civiles tras ataques partidistas. El Partido de la Libertad de Austria fue fundado en la década de 1950 por un ex general de las SS.

Hungría, donde Orbán ha sido primer ministro desde 2010, ofrece nuevamente una mirada a lo que podría estar por venir. El gobierno ha sido acusado de socavar el poder judicial, erosionar la libertad de prensa y manipular el sistema electoral. Las elecciones más recientes del país en 2022 estuvieron “empañadas por la ausencia de igualdad de condiciones”, según un informe de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

A algunos les preocupa que Roma esté siguiendo los pasos de Budapest. Meloni y sus aliados han presentado demandas por difamación contra críticos de izquierda en los medios. Los periodistas de la emisora ​​estatal RAI han acusado a su administración de “intentar convertir a la RAI en un portavoz del gobierno”. También busca limitar el poder del poder judicial y reescribir la constitución para empoderar al primer ministro y debilitar la capacidad del presidente para mantener al gobierno bajo control.

Si bien los gobiernos italianos anteriores han hecho propuestas similares y enfrentado acusaciones similares, acciones como estas suenan de manera diferente cuando el logotipo electoral del partido gobernante es la llama tricolor, un símbolo utilizado por el partido político neofascista formado por el ex jefe de gabinete de Mussolini a finales de Segunda Guerra Mundial.

Ya sea que sea hora de invertir en pañales o no, Kirchner, el político de extrema derecha, tenía razón al decir que los principales partidos europeos deberían estar preocupados. La pregunta que se responderá en los próximos meses y años es si estaban lo suficientemente preocupados.

Link https://www.politico.eu/article/european-election-2024-far-right-donald-trump-moment/

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases