martes 21 de mayo de 2024
spot_img

El golpe de Milei, el cambio que abre las puertas a una dimensión desconocida

La de Sergio Massa era una batalla perdida casi de antemano.

Era prácticamente imposible que el contexto social orientado al cambio, cimentado desde la bronca y la frustración, no acabe imponiéndose sobre una campaña construida mayormente desde el miedo y la incertidumbre supuestamente provocada por la llegada al poder de Javier Milei.

Ese encuadre del temor se fue desgastando durante la segunda parte de la campaña, justo cuando la inflación empezó a golpear los bolsillos de los argentinos como pocas veces en la historia.

En síntesis, el pretendido miedo a Milei se desinfló de la mano de los indicadores económicos de Massa.

Ya dentro del análisis de otro tipo de coyuntura, es conveniente subrayar que la campaña libertaria se las rebuscó para plantear claramente la afinidad entre Massa y el kirchnerismo, en un contexto altamente antikirchnerista. Un kirchnerismo que representó para las aspiraciones de Massa un piso alto de votantes, pero que también se tradujo en un techo bajo a la hora de pelear el balotaje.

No hay dudas, en otro orden de cuestiones, que la presencia de Mauricio Macri le aportó a Milei sensación de gobernabilidad, equilibrio emocional y también seniority presidencial, concitando el apoyo de referentes mundiales de peso como Jair Bolsonaro, entre otros. La ganancia para el León, en este aspecto, fue total.

Por eso, un grave error de la campaña de Massa fue el de correr todos los reflectores para iluminar justamente la presencia de Macri en el armado opositor, subiéndolo al ring de manera innecesaria. También Patricia Bullrich materializó un aporte en otro aspecto que generaba dudas: gestionar la seguridad.

Otro de los cambios significativos en la campaña de Milei fue la reducción de voceros autorizados, cuestión que antes de la primera vuelta le generó muchísimos dolores de cabeza. En esta última etapa, el propio candidato centralizó las apariciones mediáticas y eligió sus entrevistas con precisión de cirujano. De ese modo, logró permanecer en forma constante en la conversación pública y marcar agenda con sus propios temas.

Milei, además, supo capitalizar el fracaso de la política. Más allá de representar un posible salto a lo desconocido, logró imponer otro encuadre convocando a la memoria urgente del pueblo argentino en relación a dos naufragios gubernamentales situados a ambos lados de la grieta: el de Alberto Fernández y el propio Macri.

¿Más aciertos? Uno de los segmentos más refractarios al voto del León había sido el de las mujeres. Hubo corrección: durante el lapso de tiempo que separó la primera vuelta del balotaje se tornó sumamente normal observar a Milei rodeado de mujeres con roles fuertes dentro de su equipo. Desde su hermana Karina hasta Carolina Píparo, pasando por Diana Mondino, Marcela Pagano y su pareja Fátima Flórez.

Los vicepresidentes también fueron parte relevante de la contienda, pero en forma contrapuesta: Victoria Villarruel sumó y Agustín Rossi, miembro del gabinete de Alberto Fernández, restó.

En lo estrictamente atinente al proceso electoral, la alta participación del padrón (cercana al 79% pese al fin de semana largo) favoreció al libertario, del mismo modo que en 2015 había favorecido a Mauricio Macri en su triunfo ante Daniel Scioli. El voto en blanco, militado desde algunos sectores, finalmente fue insignificante.

Otras conclusiones en materia electoral: el sistema de votación argentino volvió a mostrarse sólido y confiable, sin posibilidad alguna de fraude. Por otro lado, los resultados de las elecciones provinciales ratifican que aquellas no guardan relación alguna con la contienda presidencial. La sociedad elige diferenciando ambos ámbitos.

En suma, Milei logró apoyos clave y sumó correcciones para alcanzar un triunfo que se sustenta tanto en méritos propios como en errores ajenos. Pero, sobre todo, logró que prevalezca un relato muchísimo más asociado a las dificultades del presente que a las expectativas de futuro.

Fuente: Radicales Org.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo