sábado 20 de julio de 2024
spot_img

El gobierno de los EE.UU. advierte sobre una lucha climática “desalentadora”

La evaluación federal muestra que el cambio climático ha creado nuevas condiciones de vida con costos importantes. Pero detener cada fracción de grado de calentamiento podría sofocar las alteraciones climáticas.

Traducción Alejandro Garvie.

El cambio climático traerá “costos económicos sustanciales y crecientes” en todo Estados Unidos, que recaerán principalmente en los ancianos, los niños y las poblaciones de bajos ingresos, según una amplia actualización de la ciencia climática del gobierno federal publicada el martes.

La Quinta Evaluación Nacional del Clima, un estudio ordenado por el Congreso y compilado cada cuatro años por 13 agencias federales, centró más la atención en las amenazas que el cambio climático representa para la economía, la salud humana, los ecosistemas, los edificios, los hogares y la infraestructura como las carreteras, todo lo cual amenaza con exacerbar las desigualdades persistentes.

El informe es el más detallado hasta la fecha sobre los riesgos climáticos y se publica en momentos en que el mundo atraviesa el año más caluroso registrado, impulsado principalmente por la quema de combustibles fósiles. El informe ilustra los avances que los científicos han dado en los últimos cinco años para comprender cómo los desastres y el aumento de las temperaturas están afectando a lugares específicos día a día.

En declaraciones el martes por la mañana, el presidente Joe Biden dijo que el informe “nos muestra en términos científicos claros que el cambio climático está afectando a todas las regiones, a todos los sectores de Estados Unidos”. Enumeró una lista de calamidades climáticas que van desde incendios forestales en Hawaii hasta inundaciones catastróficas en Nueva York que han asediado a la nación desde que asumió el cargo.

“Muestra que las comunidades de todo Estados Unidos están tomando más medidas que nunca para reducir el riesgo climático. Advierte que todavía se necesitan urgentemente más medidas. No podemos ser complacientes”, afirmó. “Sobre todo, nos muestra que la acción climática ofrece una oportunidad para que la nación se una y haga cosas realmente importantes”.

Los formuladores de políticas pidieron esfuerzos renovados para reducir las emisiones en medio de las sombrías predicciones del informe de más desastres multimillonarios, olas de calor más feroces y suministros de agua menguantes que ponen en peligro la salud, la riqueza y la seguridad de las personas.

“La conclusión de esta evaluación, la conclusión de todo nuestro trabajo colectivo sobre el clima, no debería ser pesimismo y desesperación”, afirmó el Asesor Nacional sobre el Clima Ali Zaidi. “La conclusión… debería ser una sensación de esperanza y posibilidades”.

Los funcionarios de la administración y los científicos que trabajaron en el informe dijeron que detener cada fracción de grado de calentamiento podría sofocar las alteraciones climáticas.

 “Cada grado o décima de grado de calentamiento adicional trae impactos climáticos más severos a Estados Unidos”, dijo un funcionario de la administración, que no estaba autorizado a hablar oficialmente. “Pero la otra cara de esa moneda también es cierta. Significa que cada grado o cada décima de grado de calentamiento que evitemos, importa”.

Lograr el objetivo de Biden de emisiones netas cero para 2050 sigue siendo un desafío. Estados Unidos tendría que reducir las emisiones un 6 por ciento anual, lo que significa desplegar energía eólica y solar a niveles récord y al mismo tiempo implementar otras soluciones, como la tecnología de captura de carbono.

Alcanzar el cero neto para 2050 “requerirá una transformación de la economía global, como señala el informe, en un tamaño y escala que nunca ha ocurrido en la historia de la humanidad”, dijo el asesor principal de la Casa Blanca, John Podesta. “Parece una tarea desalentadora, y lo es. Pero la Evaluación Nacional del Clima nos dice que Estados Unidos ya está haciendo realidad esa transformación”.

Los niveles de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso en la atmósfera han aumentado 47, 23 y 156 por ciento, respectivamente, desde 1850. El informe dice que las actividades humanas han causado inequívocamente la mayor parte de ese calentamiento, aumentando las temperaturas globales 1,1 grados Celsius durante ese período. Las naciones quieren mantener los aumentos por debajo de 1,5 grados C.

Biden promocionó los esfuerzos de su administración para combatir el cambio climático, como la aprobación de la ley bipartidista de infraestructura de 2021 y los incentivos climáticos y de energía limpia en la Ley de Reducción de la Inflación del año pasado, el paquete climático más grande en la historia de Estados Unidos.

Citó esas medidas para marcar un contraste con los republicanos, muchos de los cuales, según dijo, “todavía niegan el cambio climático”. No mencionó al expresidente Donald Trump por su nombre, pero señaló que su “predecesor” y actual favorito del Partido Republicano para derrocar a Biden en 2024 “quería enterrar este informe”. La administración Trump publicó la versión anterior el día después del Día de Acción de Gracias, sin publicidad.

“Cualquiera que niegue intencionadamente el impacto del cambio climático está condenando al pueblo estadounidense a un futuro muy peligroso”, afirmó Biden. “Los impactos que estamos viendo sólo van a empeorar, ser más frecuentes, más feroces y más costosos”.

Los avances en la comprensión científica desde el último informe de 2018 no han dejado ninguna duda de que el cambio climático está contribuyendo a que los fenómenos meteorológicos extremos sean más intensos y frecuentes. Las olas de calor en Occidente se han vuelto más comunes desde la década de 1980. Las amenazas de sequía se han disparado en el suroeste durante los últimos 100 años. Las precipitaciones extremas han aumentado significativamente al este de las Montañas Rocosas. Los huracanes se han vuelto más fuertes, se han intensificado más rápidamente y han provocado más lluvias desde la década de 1980. Los incendios forestales son cada vez más grandes y destructivos.

En la década de 1980, los desastres que causaban daños por mil millones de dólares o más ocurrían una vez cada cuatro meses. Ahora ocurren una vez cada tres semanas.

Las mejoras en la ciencia que analiza cómo y con qué severidad el cambio climático causado por el hombre ha ayudado a aclarar los impactos destructivos del calentamiento global, dijeron funcionarios de la administración en una llamada con periodistas. Y los científicos ahora comprenden mejor cómo cada cantidad adicional de gases que atrapan calor que se lanzan a la atmósfera impacta en el planeta.

“Hoy podemos documentar los riesgos que enfrentamos por grado de calentamiento. Podemos calcular en qué medida el cambio climático está alimentando nuestros extremos climáticos sin precedentes”, dijo Katharine Hayhoe, científica jefe de The Nature Conservancy, que trabajó en el informe. Dijo que los científicos federales ahora entienden más claramente cómo el cambio climático tiene efectos en cascada en todo el país, arrojando luz sobre “la vulnerabilidad de nuestros sistemas desde la socioeconomía hasta la seguridad nacional.”

Los nuevos capítulos sobre los impactos económicos y sociales del cambio climático exponen en términos crudos cómo el cambio climático ya está alterando la vida cotidiana.

Muchos efectos sanitarios, económicos y del cambio climático recaen con mayor fuerza en grupos ya marginados, como las comunidades de color, los inmigrantes indocumentados, los ancianos, las personas de bajos ingresos y las personas sin vivienda. Esas cargas son “graves” durante desastres como los huracanes, que el cambio climático está intensificando, según la evaluación.

Las preocupaciones económicas, sanitarias y de equidad a menudo se superponen, y el Covid-19 ofrece ejemplos claros de estas cuestiones. La contaminación del aire proveniente de instalaciones altamente contaminantes y el humo de los incendios forestales hicieron que las comunidades de color que experimentan tasas más altas de enfermedades pulmonares y cardíacas fueran más susceptibles al Covid-19 que los estadounidenses blancos.

En el suroeste, los días más calurosos han reducido la productividad y los ingresos de los trabajadores, dijo Dave White, director del Instituto Global de Sostenibilidad e Innovación de la Universidad Estatal de Arizona, quien dirigió el capítulo regional del suroeste de la evaluación. Añadió que las temperaturas extremas más altas y las sequías redujeron los rendimientos agrícolas y al mismo tiempo afectaron los suministros de agua superficial y subterránea: la falta de lluvia llevó a los agricultores a extraer aún más agua de los menguantes acuíferos.

Según la evaluación, estas desigualdades son a menudo el subproducto de errores sistémicos. Los propietarios negros enfrentarán muchas más inundaciones provocadas por el clima, en parte debido a prácticas discriminatorias como la línea roja que los empujó a áreas menos deseables. Los trabajadores al aire libre, predominantemente latinos e inmigrantes indocumentados, enfrentan mayores riesgos de salud y seguridad debido a las olas de calor y el humo de los incendios forestales.

El informe sirve como base científica para comprender cómo el cambio climático afecta al planeta y a las personas, dijo White. Llega en un momento en que los efectos del calentamiento mundial se han vuelto más ineludibles y ofrece claridad sobre lo que está en juego si no se controla el cambio climático, señaló.

“En una era de desinformación, información contradictoria y desafiante, creo que es realmente importante entender que tenemos este informe realmente creíble y autorizado que tiene total transparencia y puede usarse como un conjunto común de hechos para informar la discusión”, dijo.

Dejar el cambio climático sin abordar planteará importantes desafíos transversales, según la evaluación. Está alterando las cadenas de suministro y creando condiciones para la propagación de enfermedades infecciosas y futuras pandemias similares a la Covid-19, afirmó.

Muchos costos son más directos. En general, los daños relacionados con el clima representan 150 mil millones de dólares en costos directos cada año, aunque la adaptación puede reducir los costos relacionados con las tormentas hasta en un tercio, según el informe.

Las temperaturas están aumentando para los estadounidenses más rápido que el promedio mundial: desde 1970, las temperaturas aumentaron 2,5 grados Fahrenheit en todo el territorio continental de EE. UU. y 4,2 grados F en Alaska, frente a un promedio global de 1,7 grados F. Los niveles globales del mar han aumentado entre 7 y 9,5 pulgadas desde que comenzó la Revolución Industrial, y la mitad de ese aumento se produjo desde la década de 1980; la costa de Estados Unidos ha experimentado un aumento del nivel del mar aún mayor que eso, con un total de 11 pulgadas durante el siglo pasado.

Todo eso ha afectado las finanzas y la salud de los estadounidenses. Los aumentos de temperatura representaron el 19 por ciento de los pagos federales de seguros de cosechas entre 1991 y 2017. Un pie de aumento del nivel del mar ha disminuido el valor de las propiedades en un 14,7 por ciento. Los días con temperaturas superiores a los 90 grados Fahrenheit aumentaron las muertes en 0,9 por cada 100.000 personas.

Esos costos aumentarían si no se controla el cambio climático, señala el informe. Cada 1 grado F de calentamiento reduce el crecimiento del PIB en 0,13 puntos porcentuales. Los aumentos de temperatura aumentarán el gasto en servicios públicos de salud, infraestructura y otros servicios en un 1,45 por ciento para 2050. Los cambios en la temperatura, la sequía y la producción agrícola impulsarían la migración desde México, de entre 1,4 y 6,7 millones de personas.

Según el informe, adaptarse al cambio climático sin reducir las emisiones no sirve de mucho. La inversión en adaptación es “mínima” y las estrategias suelen ser incompletas, contradictorias o incoherentes. Eso significa que faltan esfuerzos actuales y es poco probable que desvíen los efectos futuros del cambio climático.

“Nuestra sociedad fue construida para un clima que ya no existe y tenemos que tenerlo en cuenta”, dijo a los periodistas un segundo funcionario de la administración, que tampoco estaba autorizado a hablar oficialmente.

Link https://www.politico.com/news/2023/11/14/government-report-climate-change-costs-rise-00126958

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino

Rodolfo Terragno

Los riesgos de la ultraderecha