martes 23 de julio de 2024
spot_img

El espectro del neofascismo acecha a Europa

Traducción Alejandro Garvie

Mientras los principales partidos y políticos ya se preparan para acomodar a la extrema derecha tras las elecciones al Parlamento Europeo de este mes, el axioma de la democracia europea posterior a la Segunda Guerra Mundial ha sido silenciosamente abandonado. La “ninguna colaboración con los fascistas” está siendo reemplazada por una aceptación tácita de ellos.

La sorpresa en las elecciones al Parlamento Europeo de este mes fue que el resultado que todos esperaban realmente se produjo. Parafraseando una escena clásica de los hermanos Marx: Europa puede estar hablando y actuando como si se estuviera moviendo hacia la derecha radical, pero no dejes que eso te engañe; Europa realmente se está moviendo hacia la derecha radical.

¿Por qué deberíamos insistir en esta interpretación? Porque la mayoría de los grandes medios de comunicación han tratado de restarle importancia. El mensaje que seguimos escuchando es: “Claro, Marine Le Pen, Giorgia Meloni y Alternative für Deutschland (AfD) coquetean ocasionalmente con motivos fascistas, pero no hay motivo para entrar en pánico, porque todavía respetan las reglas e instituciones democráticas una vez en el poder.” Sin embargo, esta domesticación de la derecha radical debería preocuparnos a todos, porque indica una disposición de los partidos conservadores tradicionales a acompañar al nuevo movimiento. El axioma de la democracia europea posterior a la Segunda Guerra Mundial, “No colaborar con los fascistas”, ha sido silenciosamente abandonado.

El mensaje de esta elección es claro. La división política en la mayoría de los países de la UE ya no es entre la derecha moderada y la izquierda moderada, sino entre la derecha convencional, encarnada por el gran ganador, el Partido Popular Europeo (que incluye a demócratas cristianos, conservadores liberales y conservadores tradicionales) y la derecha neofascista representada por Le Pen, Meloni, AfD y otros.

La pregunta ahora es si el PPE colaborará con los neofascistas. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, está interpretando el resultado como un triunfo del PPE contra ambos “extremos”, pero el nuevo parlamento no incluirá ningún partido de izquierda cuyo extremismo sea ni remotamente comparable al de la extrema derecha. Una visión tan “equilibrada” por parte del máximo funcionario de la UE envía una señal siniestra.

Cuando hoy hablamos de fascismo, no debemos limitarnos al Occidente desarrollado. Un tipo de política similar también ha prevalecido en gran parte del Sur Global. En su estudio del desarrollo de China, el historiador marxista italiano Domenico Losurdo (también conocido por su rehabilitación de Stalin) destaca la distinción entre poder económico y político. Al llevar a cabo sus “reformas”, Deng Xiaoping sabía que los elementos del capitalismo son necesarios para liberar las fuerzas productivas de una sociedad; pero insistió en que el poder político debería permanecer firmemente en manos del Partido Comunista de China (como autoproclamado representante de los trabajadores y agricultores).

Este enfoque tiene profundas raíces históricas. Durante más de un siglo, China ha abrazado el mundo “panasiático” que surgió a finales del siglo XIX como reacción contra la dominación y explotación imperialista occidental. Como explica el historiador Viren Murthy, este proyecto siempre ha estado impulsado por un rechazo no del capitalismo occidental, sino del individualismo liberal y el imperialismo occidentales. Los panasiáticos sostenían que, basándose en tradiciones e instituciones premodernas, las sociedades asiáticas podrían organizar su propia modernización para lograr un dinamismo aún mayor que el de Occidente.

Mientras que el propio Hegel veía a Asia como un dominio de orden rígido que no permitía el individualismo (subjetividad libre), los panasiáticos propusieron un nuevo marco conceptual hegeliano. Dado que la libertad que ofrece el individualismo occidental, en última instancia, niega el orden y conduce a la desintegración social, argumentaron, la única manera de preservar la libertad es canalizarla hacia una nueva agencia colectiva.

Un ejemplo temprano de este modelo se puede encontrar en la militarización y expansión colonialista de Japón antes de la Segunda Guerra Mundial. Pero las lecciones históricas pronto se olvidan. En la búsqueda de soluciones a grandes problemas, muchos en Occidente podrían sentirse nuevamente atraídos por el modelo asiático de subsumir los impulsos individualistas y el anhelo de significado en un proyecto colectivo.

El panasiático tendió a oscilar entre sus versiones socialista y fascista (y la línea entre ambas no siempre está clara), recordándonos que el “antiimperialismo” no es tan inocente como podría parecer. En la primera mitad del siglo XX, los fascistas japoneses y alemanes se presentaban regularmente como defensores contra el imperialismo estadounidense, británico y francés, y ahora encontramos a políticos nacionalistas de extrema derecha adoptando posiciones similares frente a la Unión Europea.

La misma tendencia se puede discernir en la China post-Deng, que el politólogo A. James Gregor clasifica como “una variante del fascismo contemporáneo”: una economía capitalista controlada y regulada por un Estado autoritario cuya legitimidad se enmarca en los términos de la herencia tradicional étnica y nacional. Es por eso que el presidente chino Xi Jinping insiste en referirse a la larga y continua historia de China que se remonta a la antigüedad. Aprovechar los impulsos económicos en aras de proyectos nacionalistas es la definición misma de fascismo, y también se pueden encontrar dinámicas políticas similares en India, Rusia, Turquía y otros países.

No es difícil ver por qué este modelo ha ganado fuerza. Mientras la Unión Soviética sufría una caótica desintegración, el PCC perseguía la liberalización económica pero aún mantenía un estricto control. Por lo tanto, los izquierdistas que simpatizan con China la elogian por mantener subordinado al capital, en contraste con los sistemas estadounidense y europeo, donde el capital reina de forma suprema.

Pero el nuevo fascismo también está respaldado por tendencias más recientes. Más allá de Le Pen, otro gran ganador de las elecciones europeas es Fidias Panayiotou, una personalidad chipriota de YouTube que anteriormente llamó la atención por sus esfuerzos por abrazar a Elon Musk .Mientras esperaba a su objetivo fuera de la sede de Twitter, animó a sus seguidores a enviar “spam” a la madre de Musk con su petición. Finalmente, Musk conoció y abrazó a Panayiotou, quien luego anunció su candidatura al Parlamento Europeo. Con una plataforma antipartidista, obtuvo el 19,4 por ciento del voto popular y se aseguró un escaño.

Figuras similares también han surgido en Francia, el Reino Unido, Eslovenia y otros lugares, todos justificando sus candidaturas con el argumento “izquierdista” de que, dado que la política democrática se ha convertido en una broma, los payasos también podrían postularse para cargos públicos. Este es un juego peligroso. Si suficientes personas desesperan de las políticas emancipadoras y aceptan la retirada a la bufonería, el espacio político para el neofascismo se amplía.

Recuperar ese espacio requiere una acción seria y auténtica. A pesar de todos mis desacuerdos con el presidente francés Emmanuel Macron, creo que hizo bien en responder a la victoria de la extrema derecha francesa disolviendo la Asamblea Nacional y convocando nuevas elecciones legislativas. Su anuncio tomó desprevenidos a casi todos y es ciertamente arriesgado. Pero es un riesgo que vale la pena correr. Incluso si Le Pen gana y decide quién será el próximo primer ministro, Macron, como presidente, conservará la capacidad de movilizar una nueva mayoría contra el gobierno. Debemos llevar la lucha al nuevo fascismo con la mayor fuerza y ​​rapidez posible.

Link https://www.project-syndicate.org/commentary/european-election-far-right-collaboration-historical-and-global-parallels-by-slavoj-zizek-2024-06

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cuando Alfonsín respondió a Kant

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino