martes 21 de mayo de 2024
spot_img

El eje de la agitación

Cómo se están uniendo los adversarios de Estados Unidos para derrocar el orden global.

Traducción Alejandro Garvie.

Temprano en la mañana del 2 de enero, las fuerzas rusas lanzaron un ataque masivo con misiles contra las ciudades ucranianas de Kiev y Kharkiv que mató al menos a cinco civiles, hirió a más de 100 y dañó la infraestructura. El incidente fue notable no sólo por el daño que causó sino también porque demostró que Rusia no estaba sola en su lucha. El ataque ruso de ese día se llevó a cabo con armas equipadas con tecnología de China, misiles de Corea del Norte y drones de Irán. En los últimos dos años, los tres países se han convertido en facilitadores críticos de la maquinaria de guerra de Moscú en Ucrania.

Desde la invasión rusa en febrero de 2022, Moscú ha desplegado más de 3.700 drones diseñados por Irán. Rusia produce ahora al menos 330 por su cuenta cada mes y está colaborando con Irán en planes para construir una nueva fábrica de drones dentro de Rusia que aumentará estas cifras. Corea del Norte ha enviado a Rusia misiles balísticos y más de 2,5 millones de municiones, justo cuando las reservas de Ucrania han disminuido. China, por su parte, se ha convertido en el salvavidas más importante de Rusia. Beijing ha aumentado sus compras de petróleo y gas rusos, poniendo miles de millones de dólares en las arcas de Moscú. De manera igualmente significativa, China proporciona grandes cantidades de tecnología bélica, desde semiconductores y dispositivos electrónicos hasta equipos de interferencia de radares y comunicaciones y piezas de aviones de combate. Los registros aduaneros muestran que, a pesar de las sanciones comerciales occidentales, las importaciones rusas de chips y componentes de computadoras han aumentado constantemente hasta alcanzar los niveles anteriores a la guerra. Más de la mitad de estos productos provienen de China.

El apoyo de China, Irán y Corea del Norte ha fortalecido la posición de Rusia en el campo de batalla, ha socavado los intentos occidentales de aislar a Moscú y ha perjudicado a Ucrania. Esta colaboración, sin embargo, es sólo la punta del iceberg. La cooperación entre los cuatro países se estaba expandiendo antes de 2022, pero la guerra ha acelerado la profundización de sus vínculos económicos, militares, políticos y tecnológicos. Las cuatro potencias identifican cada vez más intereses comunes, armonizan su retórica y coordinan sus actividades militares y diplomáticas. Su convergencia está creando un nuevo eje de agitación, un desarrollo que está alterando fundamentalmente el panorama geopolítico.

El grupo no es un bloque excluyente y ciertamente tampoco una alianza. Es, más bien, un conjunto de Estados insatisfechos que convergen en un propósito compartido de derrocar los principios, reglas e instituciones que subyacen al sistema internacional predominante. Cuando estos cuatro países cooperan, sus acciones tienen un efecto mucho mayor que la suma de sus esfuerzos individuales. Trabajando juntos, mejoran las capacidades militares de los demás; diluyen la eficacia de las herramientas de política exterior de Estados Unidos, incluidas las sanciones; y obstaculizan la capacidad de Washington y sus socios para hacer cumplir las reglas globales. Su objetivo colectivo es crear una alternativa al orden actual, que consideran dominado por Estados Unidos.

Demasiados observadores occidentales se han apresurado a descartar las implicaciones de la coordinación entre China, Irán, Corea del Norte y Rusia. Los cuatro países tienen sus diferencias, sin duda, y su historia de desconfianzas mutuas puede limitar cuán estrechas serán sus relaciones. Sin embargo, su objetivo compartido de debilitar a Estados Unidos y su papel de liderazgo proporciona un fuerte catalizador. En lugares de Asia, Europa y Medio Oriente, las ambiciones de los miembros del Eje ya han demostrado ser desestabilizadoras. Gestionar los efectos perturbadores de una mayor coordinación e impedir que el eje trastorne el sistema global deben ser ahora objetivos centrales de la política exterior estadounidense.

EL CLUB ANTIOCCIDENTAL

La colaboración entre los miembros del eje no es nueva. China y Rusia han estado fortaleciendo su asociación desde el final de la Guerra Fría, una tendencia que se aceleró rápidamente después de que Rusia anexara Crimea en 2014. La participación de China en el comercio exterior ruso se duplicó del 10 al 20 por ciento entre 2013 y 2021, y entre 2018 y 2022. Rusia suministró un total combinado del 83 por ciento de las importaciones de armas de China. La tecnología rusa ha ayudado al ejército chino a mejorar sus capacidades de defensa aérea, antibuque y submarina, convirtiendo a China en una fuerza más formidable en un potencial conflicto naval. Beijing y Moscú también han expresado una visión compartida. A principios de 2022, el presidente ruso Vladimir Putin y el líder chino Xi Jinping firmaron un manifiesto conjunto en el que prometían una asociación “sin límites” entre sus dos países y pedían “relaciones internacionales de un nuevo tipo”; en otras palabras, un sistema multipolar que no sea dominado por los Estados Unidos.

Irán también ha fortalecido sus vínculos con otros miembros del eje. Irán y Rusia trabajaron juntos para mantener al presidente sirio Bashar al-Assad en el poder después del inicio de la guerra civil en 2011. Uniéndose a los esfuerzos de Rusia, que incluyen importantes acuerdos energéticos con Irán para proteger a Teherán de los efectos de las sanciones estadounidenses, China ha comprado grandes cantidades del petróleo iraní desde 2020. Corea del Norte, por su parte, ha considerado a China como su principal aliado y socio comercial durante décadas, y Corea del Norte y Rusia han mantenido vínculos cálidos, si no particularmente sustanciales. Irán ha comprado misiles norcoreanos desde la década de 1980 y, más recientemente, se cree que Corea del Norte ha suministrado armas a grupos aliados iraníes, incluidos Hezbolá y posiblemente Hamás. Pyongyang y Teherán también se han unido por una aversión compartida hacia Washington: como declaró un alto funcionario norcoreano, Kim Yong Nam, durante un viaje de diez días a Irán en 2017, los dos países “tienen un enemigo común”.

Pero la invasión rusa de Ucrania en 2022 aceleró la convergencia entre estos cuatro países de maneras que trascienden sus vínculos históricos. Moscú ha estado entre los principales proveedores de armas de Teherán durante las últimas dos décadas y ahora es su mayor fuente de inversión extranjera. Las exportaciones rusas a Irán aumentaron un 27 por ciento en los primeros diez meses de 2022. Durante los últimos dos años, según la Casa Blanca, Rusia ha estado compartiendo más inteligencia y proporcionando más armas a Hezbollah y otros representantes iraníes, y Moscú ha defendido a esos representantes en los debates en el Consejo de Seguridad de la ONU. El año pasado, Rusia desplazó a Arabia Saudita como la mayor fuente de petróleo crudo de China y el comercio entre los dos países superó los 240 mil millones de dólares, un récord. Moscú también ha liberado millones de dólares en activos norcoreanos que anteriormente permanecían congelados en bancos rusos en cumplimiento de las sanciones del Consejo de Seguridad. China, Irán y Rusia han realizado ejercicios navales conjuntos en el Golfo de Omán durante tres años consecutivos, el más reciente en marzo de 2024. Rusia también ha propuesto ejercicios navales trilaterales con China y Corea del Norte.

La creciente cooperación entre China, Irán, Corea del Norte y Rusia está alimentada por su oposición compartida al orden global dominado por Occidente, un antagonismo arraigado en su creencia de que ese sistema no les otorga el estatus o la libertad de acción que merecen. Cada país reclama una esfera de influencia: los “intereses centrales” de China, que se extienden a Taiwán y el Mar de China Meridional; el “eje de resistencia” de Irán, el conjunto de grupos proxy que dan a Teherán influencia en Irak, Líbano, Siria, Yemen y otros lugares; el reclamo de Corea del Norte sobre toda la Península de Corea; y el “exterior cercano” de Rusia, que para el Kremlin incluye, como mínimo, los países que componían su imperio histórico. Los cuatro países ven a Estados Unidos como el principal obstáculo para establecer estas esferas de influencia y quieren que se reduzca la presencia de Washington en sus respectivas regiones.

Todos rechazan el principio de los valores universales e interpretan la defensa que hace Occidente de su tipo de democracia como un intento de socavar su legitimidad y fomentar la inestabilidad interna. Insisten en que los estados individuales tienen derecho a definir la democracia por sí mismos. Al final, aunque puedan llegar a acuerdos temporales con Estados Unidos, no creen que Occidente acepte su ascenso (o regreso) al poder en el escenario mundial. Se oponen a la intromisión externa en sus asuntos internos, a la expansión de las alianzas estadounidenses, al estacionamiento de armas nucleares estadounidenses en el extranjero y al uso de sanciones coercitivas.

Sin embargo, cualquier visión positiva para el futuro es más difícil de alcanzar. La historia muestra que tal vez no sea necesaria una agenda positiva para que un grupo de potencias descontentas cause trastornos. El Pacto Tripartito de 1940 que unió a Alemania, Italia y Japón (el “Eje” original) se comprometió a “establecer y mantener un nuevo orden de cosas” en el que cada país reclamaría “el lugar que le corresponde”. No lo consiguieron, pero la Segunda Guerra Mundial ciertamente trajo consigo una agitación global. El eje formado por China, Irán, Corea del Norte y Rusia no necesita un plan coherente para un orden internacional alternativo que altere el sistema existente. La oposición compartida de los países a los principios fundamentales del orden actual y su determinación de lograr cambios forman una base poderosa para la acción colaborativa.

Existen fisuras entre los miembros del eje. China y Rusia compiten por influencia en Asia Central, por ejemplo, mientras que Irán y Rusia compiten por los mercados petroleros en China, India y otras partes de Asia. Los cuatro países también tienen historias complicadas entre sí. La Unión Soviética invadió Irán en 1941; Rusia y China resolvieron su larga disputa fronteriza recién en 2004 y ambos habían apoyado previamente los esfuerzos para limitar los programas nucleares de Irán y aislar a Corea del Norte. Hoy en día, China puede mirar con recelo la profundización de la relación de Corea del Norte con Rusia, preocupada de que un Kim Jong Un envalentonado agrave las tensiones en el noreste de Asia y atraiga una mayor presencia militar estadounidense, algo que China no quiere. Sin embargo, sus diferencias son insuficientes para disolver los vínculos forjados por su resistencia común a un mundo dominado por Occidente.

CATALIZADOR EN EL KREMLIN

Moscú ha sido el principal instigador de este eje. La invasión de Ucrania marcó un punto sin retorno en la larga cruzada de Putin contra Occidente. Putin se ha comprometido cada vez más a destruir no sólo a Ucrania sino también el orden global. Y ha redoblado sus relaciones con países de ideas afines para lograr sus objetivos. Aislado del comercio, la inversión y la tecnología occidentales desde el comienzo de la guerra, Moscú no ha tenido más remedio que depender de sus socios para sostener sus hostilidades. Las municiones, drones, microchips y otras formas de ayuda que han enviado los miembros del Eje han sido de gran ayuda para Rusia. Pero cuanto más depende el Kremlin de estos países, más debe ceder a cambio. Beijing, Pyongyang y Teherán están aprovechando su influencia sobre Moscú para ampliar sus capacidades militares y opciones económicas.

Incluso antes de la invasión rusa, la asistencia militar de Moscú a Beijing estaba erosionando la ventaja militar de Estados Unidos sobre China. Rusia ha proporcionado armas cada vez más sofisticadas a China y los ejercicios militares conjuntos de los dos países han aumentado en alcance y frecuencia. Los oficiales rusos que han luchado en Siria y en la región ucraniana de Donbas han compartido valiosas lecciones con el personal chino, ayudando al Ejército Popular de Liberación a compensar su falta de experiencia operativa, una debilidad notable en relación con las fuerzas estadounidenses más experimentadas. La modernización militar de China ha reducido la urgencia de profundizar la cooperación en materia de defensa con Rusia, pero es probable que los dos países procedan con transferencias de tecnología y desarrollo y producción conjuntos de armas. En febrero, por ejemplo, funcionarios rusos confirmaron que estaban trabajando con sus homólogos chinos en aplicaciones militares de inteligencia artificial. Moscú mantiene una ventaja sobre Beijing en otras áreas clave, incluida la tecnología submarina, los satélites de teledetección y los motores de aviones. Si China puede presionar a una Rusia más dependiente para que proporcione tecnologías avanzadas adicionales, la transferencia podría socavar aún más las ventajas de Estados Unidos.

Una dinámica similar se está desarrollando en las relaciones de Rusia con Irán y Corea del Norte. Moscú y Teherán han forjado lo que la administración Biden ha llamado una “asociación de defensa sin precedentes” que mejora las capacidades militares iraníes. Rusia ha proporcionado a Irán aviones avanzados, defensa aérea, inteligencia, vigilancia, reconocimiento y capacidades cibernéticas que ayudarían a Teherán a resistir una posible operación militar estadounidense o israelí. Y a cambio de las municiones de Corea del Norte y otro apoyo militar a Rusia, se informa que Pyongyang está buscando tecnología espacial, de misiles y submarina avanzada de Moscú. Si Rusia cumpliera con esas solicitudes, Corea del Norte podría mejorar la precisión y la capacidad de supervivencia de sus misiles balísticos intercontinentales con capacidad nuclear y utilizar la tecnología de propulsión nuclear rusa para ampliar el alcance y la capacidad de sus submarinos. Las pruebas rusas de armas norcoreanas en el campo de batalla de Ucrania ya han proporcionado a Pyongyang información que puede utilizar para perfeccionar su programa de misiles, y la asistencia rusa puede haber ayudado a Corea del Norte a lanzar un satélite espía militar en noviembre después de dos fracasos anteriores el año pasado.

Las fuertes relaciones entre los cuatro países del eje han envalentonado a los líderes de Pyongyang y Teherán. Kim, que ahora disfruta de un fuerte respaldo tanto de China como de Rusia, abandonó la política de décadas de unificación pacífica de Corea del Norte con Corea del Sur e intensificó sus amenazas contra Seúl, se entregó al chantaje nuclear y a pruebas de misiles, y expresó una falta de interés en conversaciones con Estados Unidos. Y aunque no parece haber una conexión directa entre su asociación cada vez más profunda y el ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre, el creciente apoyo de Rusia probablemente hizo que Irán estuviera más dispuesto a activar sus representantes regionales. La diplomacia coordinada y la presión de Rusia y Occidente que llevaron a Irán al acuerdo nuclear de 2015 son ahora un recuerdo lejano. Hoy, Moscú y Beijing están ayudando a Teherán a resistir la coerción occidental, facilitando que Irán enriquezca uranio y rechazando los esfuerzos de Washington para negociar un nuevo acuerdo nuclear.

AMÉRICA SOCAVADA

La colaboración entre los miembros del Eje también reduce la potencia de las herramientas que Washington y sus socios suelen utilizar para enfrentarlos. En el ejemplo más evidente, desde el inicio de la guerra en Ucrania, China ha suministrado a Rusia semiconductores y otras tecnologías esenciales que Rusia importaba anteriormente de Occidente, socavando la eficacia de los controles occidentales a las exportaciones. Los cuatro países también están trabajando para reducir su dependencia del dólar estadounidense. La proporción de las importaciones rusas facturadas en renminbi (yuanes) chinos saltó del tres por ciento en 2021 al 20 por ciento en 2022. Y en diciembre de 2023, Irán y Rusia finalizaron un acuerdo para realizar comercio bilateral en sus monedas locales. Al poner sus transacciones económicas fuera del alcance de las medidas coercitivas de Estados Unidos, los miembros del Eje socavan la eficacia de las sanciones occidentales, así como los esfuerzos contra la corrupción y el lavado de dinero.

Aprovechando sus fronteras y zonas litorales compartidas, China, Irán, Corea del Norte y Rusia pueden construir redes comerciales y de transporte a salvo de la interdicción estadounidense. Irán, por ejemplo, envía drones y otras armas a Rusia a través del Mar Caspio, donde Estados Unidos tiene poco poder para detener las transferencias. Si Estados Unidos estuviera en conflicto con China en el Indo-Pacífico, Beijing podría buscar el apoyo de Moscú. Rusia podría aumentar sus exportaciones terrestres de petróleo y gas a su vecino del sur, reduciendo la dependencia de China de las importaciones marítimas de energía que las fuerzas estadounidenses podrían bloquear durante un conflicto. La base industrial de defensa de Rusia, ahora a toda marcha para suministrar armas a las tropas rusas en Ucrania, podría luego girar para sostener un esfuerzo bélico chino. Tal cooperación aumentaría las probabilidades de que China prevalezca sobre el ejército estadounidense y ayudaría a avanzar en el objetivo de Rusia de disminuir la influencia geopolítica de Estados Unidos.

El eje también está obstaculizando la capacidad de Washington para formar coaliciones internacionales que puedan oponerse a las acciones desestabilizadoras de sus miembros. La negativa de China a condenar la invasión rusa de Ucrania, por ejemplo, hizo mucho más fácil para los países de África, América Latina y Medio Oriente hacer lo mismo. Y Beijing y Moscú han impedido los esfuerzos occidentales por aislar a Irán. El año pasado, elevaron a Irán de observador a miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai, un organismo regional predominantemente asiático, y luego orquestaron una invitación para que Irán se uniera a los BRICS, un grupo que China y Rusia ven como un contrapeso a Occidente. La intromisión regional y las actividades nucleares de Irán han hecho que otros países sean cautelosos a la hora de tratar con su gobierno, pero su participación en foros internacionales mejora la legitimidad del régimen y le presenta oportunidades para expandir el comercio con los estados miembros.

Los esfuerzos paralelos de los miembros del Eje en el ámbito de la información debilitan aún más el apoyo internacional a las posiciones estadounidenses. China, Irán y Corea del Norte defendieron o evitaron condenar explícitamente la invasión rusa de Ucrania, y todos repitieron como loros al Kremlin al acusar a la OTAN de incitar a la guerra. Su respuesta a los ataques de Hamás contra Israel en octubre pasado siguió un patrón similar. Irán utilizó los medios estatales y las cuentas de las redes sociales para expresar su apoyo a Hamás, vilipendiar a Israel y denunciar a Estados Unidos por permitir la respuesta militar de Israel, mientras que los medios rusos y, en menor medida, chinos criticaron duramente el apoyo duradero de Estados Unidos a Israel. Utilizaron la guerra en Gaza para presentar a Washington como una fuerza desestabilizadora y dominante en el mundo, una narrativa que resuena particularmente en partes de África, Asia, América Latina y Medio Oriente. Incluso si los miembros del Eje no coordinan abiertamente sus mensajes, impulsan los mismos temas y la repetición los hace parecer más creíbles y persuasivos.

¿UN ORDEN ALTERNATIVO?

Los órdenes globales magnifican la fuerza de los estados poderosos que los dirigen. Estados Unidos, por ejemplo, ha invertido en el orden internacional liberal que ayudó a crear porque este orden refleja las preferencias estadounidenses y extiende la influencia estadounidense. Mientras un orden siga siendo suficientemente beneficiosa para la mayoría de sus miembros, un grupo central de Estados la defenderá. Mientras tanto, los países disidentes están atados por un problema de acción colectiva. Si desertaran en masa, podrían lograr crear un orden alternativo más de su agrado. Pero sin un grupo central de Estados poderosos en torno al cual puedan unirse, la ventaja sigue siendo del orden existente.

Durante décadas, las amenazas al orden liderado por Estados Unidos se limitaron a un puñado de estados rebeldes con poco poder para alterarlo. Pero la invasión rusa de Ucrania y la reestructuración de las relaciones interestatales que provocó han eliminado las limitaciones a la acción colectiva. El eje de agitación representa un nuevo centro de gravedad, un grupo al que pueden recurrir otros países insatisfechos con el orden existente. El eje está marcando el comienzo de un sistema internacional caracterizado por dos órdenes que se están volviendo cada vez más organizados y competitivos.

Históricamente, los órdenes en competencia han provocado conflictos, especialmente en las fronteras geográficas entre ellos. Las guerras surgen de condiciones específicas, como una disputa territorial, la necesidad de proteger los intereses nacionales o los intereses de un aliado, o una amenaza a la supervivencia de un régimen. Pero la probabilidad de que cualquiera de esas condiciones conduzca a la guerra aumenta en presencia de órdenes desafiantes. Algunos investigadores de ciencias políticas han descubierto que los períodos en los que prevalecía un orden único (el sistema de equilibrio de poder mantenido por el Concierto de Europa durante gran parte del siglo XIX, por ejemplo, o la era posterior a la Guerra Fría dominada por Estados Unidos) eran menos propensos a conflictos que aquellos caracterizados por más de un orden, como el período multipolar entre las dos guerras mundiales y el sistema bipolar de la Guerra Fría.

El mundo ha tenido un anticipo de la inestabilidad que traerá esta nueva era de órdenes en competencia, con agresores potenciales fortalecidos por la normalización de reglas alternativas por parte del eje y menos temerosos de quedar aislados si actúan. El ataque de Hamas contra Israel ya amenaza con hundir a todo el Medio Oriente en una guerra. En octubre pasado, Azerbaiyán tomó por la fuerza el control de Nagorno-Karabaj, una región separatista habitada por personas de etnia armenia. Las tensiones también estallaron entre Serbia y Kosovo en 2023, y Venezuela amenazó con apoderarse de territorio en la vecina Guyana en diciembre. Aunque las condiciones internas precipitaron los golpes de estado en Myanmar y en toda la región africana del Sahel desde 2020, la creciente incidencia de tales revueltas está relacionada con el nuevo acuerdo internacional. Durante muchos años, pareció que los golpes de estado se estaban volviendo menos comunes, en gran parte porque los conspiradores enfrentaban costos significativos por violar las normas. Ahora, sin embargo, los cálculos han cambiado. Derrocar a un gobierno aún puede romper las relaciones con Occidente, pero los nuevos regímenes pueden encontrar apoyo en Beijing y Moscú.

Un mayor desarrollo del eje provocaría un tumulto aún mayor. Hasta ahora, la mayor parte de la colaboración entre China, Irán, Corea del Norte y Rusia ha sido bilateral. La acción trilateral y cuadrilátera podría ampliar su capacidad de perturbación. Países como Bielorrusia, Cuba, Eritrea, Nicaragua y Venezuela, todos los cuales están irritados por el sistema liderado por Estados Unidos y dominado por Occidente, también podrían comenzar a trabajar más estrechamente con el eje. Si el grupo crece en tamaño y refuerza su coordinación, Estados Unidos y sus aliados tendrán más dificultades para defender el orden reconocido.

ENFRENTAR A LOS REVISIONISTAS

Por ahora, la estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos sitúa a China como una prioridad más alta que Irán, Corea del Norte o incluso Rusia. Esa evaluación es estratégicamente sólida al considerar la amenaza que los países individuales representan para Estados Unidos, pero no explica plenamente la cooperación entre ellos. La política estadounidense deberá abordar los efectos desestabilizadores de la actuación concertada de los países revisionistas y debería tratar de perturbar sus esfuerzos coordinados para subvertir importantes normas e instituciones internacionales. Washington, además, debería socavar el atractivo del eje agudizando los atractivos del orden existente.

Si Estados Unidos quiere contrarrestar un eje cada vez más coordinado, no puede tratar cada amenaza como un fenómeno aislado. Washington no debería ignorar la agresión rusa en Europa, por ejemplo, para centrarse en el creciente poder chino en Asia. Ya está claro que el éxito de Rusia en Ucrania beneficia a una China revisionista al demostrar que es posible, aunque costoso, frustrar un esfuerzo occidental unido. Si bien Washington considera, con razón, a China como su máxima prioridad, abordar el desafío de Beijing requerirá competir con otros miembros del eje en otras partes del mundo. Para ser eficaz, Estados Unidos necesitará dedicar recursos adicionales a la seguridad nacional, participar en una diplomacia más vigorosa, desarrollar asociaciones nuevas y más sólidas y asumir un papel más activista en el mundo que el que ha tenido últimamente.

Por otra parte, introducir cuñas entre los miembros del eje no funcionará. Antes de la invasión rusa de Ucrania, algunos estrategas sugirieron que Estados Unidos se alineara con Rusia para equilibrar a China. Después de que comenzó la guerra, unos pocos mantuvieron la esperanza de que Estados Unidos pudiera unirse a China en una coalición anti rusa. Pero a diferencia de la apertura del presidente Richard Nixon hacia China en la década de 1970, que aprovechó una división chino-soviética para alejar a Beijing de Moscú, hoy no existe una rivalidad ideológica o geopolítica equivalente que Washington pueda explotar. El precio de intentarlo probablemente implicaría el reconocimiento por parte de Estados Unidos de una esfera de influencia rusa o china en Europa y Asia, regiones centrales para los intereses estadounidenses y que Washington no debería permitir que domine una potencia extranjera hostil. Separar a Irán o Corea del Norte del resto del eje sería aún más difícil, dados los objetivos revisionistas e incluso revolucionarios de sus gobiernos. En última instancia, el eje es un problema que Estados Unidos debe gestionar, no uno que pueda resolver con grandes gestos estratégicos.

Ni Occidente ni el Eje se convertirán en bloques políticos, militares y económicos totalmente distintos. Cada coalición competirá por la influencia en todo el mundo, tratando de acercar a su lado a países vitales. Seis “estados indecisos globales” serán particularmente importantes: Brasil, India, Indonesia, Arabia Saudita, Sudáfrica y Turquía son potencias medias con suficiente peso geopolítico colectivo como para que sus preferencias políticas influyan en la dirección futura del orden internacional. Se puede esperar que estos seis países (y también otros) establezcan vínculos económicos, diplomáticos, militares y tecnológicos con miembros de ambos órdenes. Las autoridades estadounidenses deberían dar prioridad a negar ventajas al eje en estos países, alentando a sus gobiernos a elegir políticas que favorezcan el orden prevaleciente. En la práctica, eso significa utilizar incentivos comerciales, compromiso militar, ayuda exterior y diplomacia para evitar que los estados indecisos alberguen bases militares de los miembros del Eje, dándoles a los miembros del Eje acceso a su infraestructura tecnológica o equipo militar, o ayudándolos a eludir las sanciones occidentales.

Aunque la competencia con el eje puede ser inevitable, Estados Unidos debe intentar evitar un conflicto directo con cualquiera de sus miembros. Con ese fin, Washington debería reafirmar sus compromisos de seguridad para reforzar la disuasión en el Pacífico occidental, Medio Oriente, la Península de Corea y el flanco oriental de la OTAN. Estados Unidos y sus aliados también deberían prepararse para una agresión oportunista. Si una invasión china de Taiwán provoca una intervención militar estadounidense, por ejemplo, Rusia puede verse tentada a actuar contra otro país europeo, e Irán o Corea del Norte podrían intensificar las amenazas en sus regiones. Incluso si los miembros del eje no coordinan su agresión directamente, los conflictos simultáneos podrían abrumar a Occidente. Por lo tanto, Washington necesitará presionar a sus aliados para que inviertan en capacidades que Estados Unidos no podría proporcionar si ya estuviera involucrado en otro teatro militar.

Enfrentarse al eje será costoso. Una nueva estrategia requerirá que Estados Unidos aumente su gasto en defensa, ayuda exterior, diplomacia y comunicaciones estratégicas. Washington debe dirigir la ayuda a las primeras líneas del conflicto entre el Eje y Occidente, incluida la asistencia a Israel, Taiwán y Ucrania, todos los cuales enfrentan la invasión de los miembros del Eje. Los revisionistas se sienten envalentonados por la sensación de que las divisiones políticas internas o el agotamiento del compromiso internacional mantendrán a Estados Unidos al margen de esta competencia. Una estrategia estadounidense integral, bien dotada de recursos y con apoyo bipartidista ayudaría a contrarrestar esa impresión. La alternativa –una reducción de la presencia global de Estados Unidos– dejaría el destino de regiones cruciales en manos no de potencias locales amigas sino de miembros del Eje que buscan imponer sus preferencias revisionistas y antiliberales.

LA AMENAZA DE LOS CUATRO PODERES

Existe una tendencia a restar importancia a la importancia de la creciente cooperación entre China, Irán, Corea del Norte y Rusia. Según este argumento, al recurrir a Beijing, Moscú simplemente indica su aceptación del papel de socio menor. Obtener drones de Irán y municiones de Corea del Norte demuestra la desesperación de una maquinaria de guerra rusa que asumió incorrectamente que conquistar Ucrania sería fácil. La aceptación de Rusia por parte de China sólo muestra que Beijing no pudo lograr la relación positiva que originalmente buscaba con Europa y otras potencias occidentales. Corea del Norte sigue siendo el país más aislado del mundo y las actividades disruptivas de Irán han resultado contraproducentes, fortaleciendo la cooperación regional entre Israel, Estados Unidos y los países del Golfo.

Este análisis ignora la gravedad de la amenaza. Cuatro potencias, cada vez más fuertes y coordinadas, están unidas en su oposición al orden mundial prevaleciente y al liderazgo estadounidense. Su capacidad económica y militar combinada, junto con su determinación de cambiar la forma en que ha funcionado el mundo desde el final de la Guerra Fría, crean una combinación peligrosa. Se trata de un grupo empeñado en la agitación, y Estados Unidos y sus socios deben tratar el eje como el desafío generacional que es. Deben reforzar los cimientos del orden internacional y hacer retroceder a quienes actúan con más energía para socavarlo. Probablemente sea imposible detener el surgimiento de este nuevo eje, pero evitar que trastorne el sistema actual es un objetivo alcanzable.

Occidente tiene todo lo que necesita para triunfar en esta contienda. Su economía combinada es mucho mayor, sus ejércitos son significativamente más poderosos, su geografía es más ventajosa, sus valores son más atractivos y su sistema democrático es más estable. Estados Unidos y sus socios deben confiar en sus propias fortalezas, incluso cuando aprecian la magnitud del esfuerzo necesario para competir con esta incipiente coalición antioccidental. El nuevo eje ya ha cambiado el panorama de la geopolítica, pero Washington y sus socios aún pueden evitar la agitación mundial que el eje espera iniciar.

https://www.foreignaffairs.com/china/axis-upheaval-russia-iran-north-korea-taylor-fontaine

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo