jueves 23 de mayo de 2024
spot_img

El dilema de la divulgación de la IA en Hollywood

La IA generativa ha llegado a Hollywood, pero hay que mirar con atención para verla.

Traducción Alejandro Garvie

Sin leyes ni estándares que rijan cuándo y cómo informar a los espectadores sobre la participación de la IA en el proceso creativo, los productores de cine y televisión están improvisando y erosionando aún más la línea entre la realidad y la ficción. En ese vacío, las empresas de medios y los creadores de contenido siguen siendo sorprendidos por no revelar el uso de la IA generativa.

El documental sobre crímenes reales publicado recientemente por Netflix, “What Jennifer Did”, incluía imágenes que parecen haber sido creadas o alteradas con IA generativa, como informó por primera vez Futurism.

Los fanáticos de “True Detective” de HBO también notaron carteles en el fondo de una escena que mostraban signos reveladores de IA.

Los directores de la película de terror “Late Night with the Devil” tuvieron que ponerse a la defensiva para explicar el uso de la IA en tres imágenes fijas de la película.

Los fanáticos de los documentales argumentan que las imágenes generadas por IA introducen falsedad en el registro histórico, mientras que los fanáticos de los dramas ficticios dicen que el arte de la IA roba trabajos a los artistas, lo que arruina su disfrute de las películas.

La showrunner (la persona que dirige el curso del proyecto desde su concepción hasta la posproducción N. del T.) de “True Detective” tuiteó que los carteles estaban destinados a burlarse de la IA generativa, pero luego eliminó esos tweets.

Los directores de “Late Night with the Devil” calificaron su uso como un experimento.

Aparte de decenas de problemas de derechos de autor de la IA, a los espectadores simplemente no les gusta que los engañen.

“La gente anhela la autenticidad”, le dice a Axios Subramaniam Vincent, director de periodismo y ética de los medios de la Universidad de Santa Clara. Existe un “miedo creciente” de que las imágenes y los medios que vemos todos los días no sean reales, añade Vincent.

La IA fue un punto conflictivo en las huelgas de Hollywood del año pasado, en particular el uso de imágenes de actores en películas sin su consentimiento.

“No hay IA generativa en la industria del entretenimiento, punto”, dijo la actriz y cineasta Justine Bateman a Ina Fried en el escenario de la cumbre Axios AI+ en San Francisco el año pasado. “La tecnología debería resolver un problema”, afirmó. La IA es “un sustituto de la mano de obra, no una herramienta para los cineastas”.

No obstante, debemos reconocer que el cine y el vídeo son tecnologías, y Hollywood ha estado alterando las imágenes desde sus inicios.

Si pensamos en la IA generativa como lo último en una larga tradición de efectos especiales, parece menos un fin del mundo para la verdad y más como lo de siempre en Hollywood.

Revelar o etiquetar el uso de la IA es difícil. Los medios generados por IA rara vez existen sin alguna participación humana, y cualquier requisito de divulgación no funcionará si se trata de una etiqueta simple y binaria de “IA o no IA”.

La mayor parte de lo que vemos en la televisión y en las películas ya es una colaboración entre humanos y máquinas. No esperamos divulgación sobre el uso de efectos especiales o edición digital.

“No se necesita inteligencia artificial para manipular fotos o videos de maneras sorprendentes y significativamente engañosas”, le dice a Axios Denise Howell, abogada de tecnología y presentadora del podcast “Uneven Distribution”.

Mucho antes de la IA generativa, los críticos de cine cuestionaron el uso de Errol Morris de recreaciones en cámara lenta de un asesinato de un oficial de policía en 1976 en su documental de 1988 “The Thin Blue Line”. Morris sintió que la recreación del asesinato fue obviamente montada debido a la improbabilidad de que él estuviera en la escena con una cámara.

“Construimos nuestra imagen de la realidad a partir de los detalles. No tomamos la realidad en su totalidad”, escribió Morris en el New York Times 20 años después de que saliera “La delgada línea azul”.

Con respecto a los problemas en Netflix, Howell le dice a Axios que “la narración sensacionalista de crímenes reales ha sido popular y generalizada durante mucho tiempo, incluso sin las herramientas generativas de inteligencia artificial actuales”.

Situación de la situación: Vincent, ex ingeniero y profesor de ética, dice que Hollywood está actuando como Silicon Valley, utilizando IA generativa sin revelarlo y luego se disculpa cuando lo atrapan. “Están haciendo lo mismo que los ingenieros de software han estado haciendo durante mucho tiempo: lanzar el software, lanzar la tecnología y luego corregir los errores”, dice Vincent.

“La gente obviamente está vigilando las iniciativas regulatorias y políticas más amplias”, le dice a Axios el abogado de Covington & Burling, Adrian Perry. Perry trabaja directamente con estudios cinematográficos, plataformas de distribución de contenidos y otros tipos de creadores de contenidos. “Creo que mucho de esto se está manejando ad hoc, acuerdo por acuerdo”. Y asegura que en el futuro podríamos ver advertencias sobre contenido generado por IA de la misma manera que vemos ahora advertencias de contenido para adultos en la televisión y el cine.

Link https://www.axios.com/2024/05/06/hollywood-generative-ai-disclosure-labeling

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular