lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

El campus viene por Joe Biden

Como en 1968, el demócrata corre el riesgo de ser el candidato del caos y la guerra.

Traducción Alejandro Garvie

Un conocedor de la elegancia radical puede encontrar mucho que catalogar estos días mientras observa las protestas pro Palestina en los campus de la Ivy League: los keffiyehs negros o rojos, las congas, las canciones populares, los carteles cursis (“Dykes 4 Divestment”) y las vistosas pronunciaciones de “Gaza”, que recuerdan tanto a la inflexión española que los activistas pro sandinistas le dieron a “Nicaragua” allá por los años 1980.

Y luego están los delicados gestos interseccionales de los manifestantes: “Reconocemos nuestro papel como visitantes y, para muchos de nosotros, colonizadores, en esta tierra”, se lee en la tercera de nueve “directrices comunitarias” garabateadas en una pizarra en el “Campamento de Solidaridad Gaza”, el vivac de tiendas de campaña con cúpula en el jardín sur de la Universidad de Columbia. No sólo la tierra alguna vez estuvo habitada por nativos americanos, sino que Columbia fue culpable de “complicidad en el desplazamiento de la comunidad negra y morena de Harlem”.

Pero esos emblemas del gusto político son superficiales. Podrían engañar al observador sobre la ira de muchos manifestantes, sobre cuán profundamente se siente y cuán profundamente está dividiendo a las universidades, enfrentando a algunos estudiantes árabe-estadounidenses y sus aliados con algunos estudiantes judíos y los suyos. En las instituciones de élite, años de aplicación desigual de códigos de expresión, de atención desigual a quienes se sienten ofendidos por la expresión, han dejado a estudiantes, exalumnos, profesores e incluso presidentes aparentemente inseguros sobre cuáles son las reglas y cómo hacerlas cumplir. Esto los ha condenado a pelear sobre cómo pelear y por qué pelean. En Columbia, la decisión del presidente, Minouche Shafik, de conseguir que la policía de la ciudad de Nueva York disolviera un campamento el 18 de abril, arrestando a más de 100 estudiantes, ha desencadenado una revuelta docente.

El 22 de abril, los profesores se reunieron en los escalones de granito de la Biblioteca Low Memorial, el principal edificio administrativo, para exigir disculpas y amnistía para los estudiantes. Un orador, Christopher Brown, profesor de historia, acusó al doctor Shafik de poner en peligro a los estudiantes y de no defender la excelencia de Columbia en un testimonio ante un comité de la Cámara el día antes de la redada policial. “Ha perdido el privilegio de dirigir esta gran universidad”, declaró el profesor Brown, entre aplausos estridentes y un canto de “¡Renuncie!” de cientos de estudiantes. La universidad dice que está negociando con los estudiantes sobre el nuevo campamento, incluso cuando los trabajadores instalaron sillas cerca para la ceremonia de graduación del próximo mes.

Toda esta indignación se está acercando a otra institución, el Partido Demócrata, y a su líder, el presidente Joe Biden. La piedra de toque para los manifestantes de Columbia es la lucha en ese campus por la justicia racial y contra la guerra de Vietnam de abril de 1968, que culminó con una represión policial y más de 700 arrestos. Para los demócratas a nivel nacional, 1968 también se está convirtiendo en una piedra de toque, siniestra. Las protestas universitarias de ese año encontraron su foco en la Convención Nacional Demócrata en agosto en Chicago, donde el partido planea reunirse en el mismo mes de este año.

En 1968, los delegados a favor y en contra de la guerra gritaron y discutieron sobre Vietnam. Al final, los demócratas rechazaron una propuesta pacifista y nominaron a Hubert Humphrey, un liberal de Minnesota que, como vicepresidente de Lyndon Johnson, fue tildado de pro-guerra. Una audiencia de televisión nacional observó con horror cómo la policía de Chicago atacaba a los manifestantes frente al hotel de delegados con gases lacrimógenos y porras. Más de 650 manifestantes fueron arrestados y decenas resultaron heridos, al igual que muchos agentes de policía.

Cualquier caos en Chicago sería malo para Biden, que se presenta, como en 2020, como candidato de la normalidad. Pero es casi seguro que el drama no será tan intenso como en 1968. Los grupos propalestinos quieren reescribir el plan del partido sobre Israel, pero esas luchas ya no se desarrollan en las convenciones. Los asistentes de Biden controlarán la plataforma, al igual que el guion de la convención, que ahora es sólo un programa de televisión particularmente aburrido. Como en 1968, Chicago está siendo tacaña con los permisos para protestar, pero el superintendente de policía, Larry Snelling, ha dicho que el departamento se está preparando para responder a la “actividad a gran escala de la Primera Enmienda” con “vigilancia policial constitucional”. Muchos de los paralelos superficiales con 1968 probablemente resulten ser precisamente eso.

Aun así, “Existe un paralelo que es inevitable”, dice Bill Ayers, quien como líder de Estudiantes por una Sociedad Democrática fue golpeado y arrestado en Chicago en 1968. “Y es que Hubert Humphrey, el gran liberal del Medio Oeste, intentó demasiado tarde dejar de ser un animador de Vietnam”. Perseguido por los manifestantes pacifistas, Humphrey luchó por unir a los demócratas y finalmente perdió por poco ante Richard Nixon. “La ironía de la historia”, dice el Dr. Ayers. “¿Cómo pudo Richard Nixon ser elegido candidato por la paz? He aquí un gran capullo belicista anticomunista”. Aunque el presidente Nixon intensificaría la guerra, como candidato afirmó tener un “plan secreto” para ponerle fin. Donald Trump ha dicho que pondría fin a la guerra de Ucrania en un día y, refiriéndose a la guerra en Gaza, ha dicho a Israel que “acabe con esto de una vez”.

De todos modos, son más bien pautas.

Quizás Biden logre negociar un alto el fuego en Gaza y la ira se disipe. Tal vez los manifestantes que hoy cantan contra “Genocide Joe” se presenten para votar por él. El Dr. Ayers, que ayudó a fundar el militante Weather Underground y pasó años como fugitivo, apretó la palanca a favor de Humphrey. “Siempre voto por el menor de dos males”, dice. Sostiene que votar es un acto más práctico que moral, palabras que otros activistas podrían tomar en serio.

Por cierto, los activistas más reflexivos de Columbia también pueden tener algo que enseñar a todos los demás, dentro y fuera del campus. “Nos comprometemos a asumir las mejores intenciones, a otorgarnos gracia a nosotros mismos y a los demás cuando se cometen errores”, se lee en la octava directriz comunitaria en el Campamento de Solidaridad de Gaza, “y abordar el conflicto con el objetivo de repararlo”.

Link https://www.economist.com/united-states/2024/04/24/the-campus-is-coming-for-joe-biden

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo