sábado 22 de junio de 2024
spot_img

El camino de China hacia el poder pasa por las ciudades del mundo

Para contraatacar, Occidente debe invertir más en la vida urbana.

Traducción Alejandro Garvie

En octubre de 2023, los líderes mundiales se reunieron en Beijing para conmemorar el décimo aniversario de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, pieza central de la reciente gran estrategia china. La IFR ha recibido enorme atención por su espectacular precio y sus enormes y proteicas ambiciones. Después de haber invertido alrededor de un billón de dólares, China tiene la intención de unir a más de 150 países mediante nuevas carreteras, ferrocarriles, puertos marítimos, sistemas energéticos e innovaciones tecnológicas y ciberespaciales, fomentando el comercio y la conectividad y acercando aún más a dos tercios de la población mundial a China. mercados e influencia política.

Sin embargo, a pesar de todo el escrutinio que ha recibido la IFR, a menudo se pasa por alto un aspecto clave: que es, entre otras cosas, un proyecto de urbanización radical, uno que puede definir el futuro de muchas ciudades alrededor del mundo, especialmente si otras grandes potencias no lo hacen. El desarrollo de las ciudades a menudo se descuida, erróneamente, en el análisis de las relaciones internacionales. Pero existe una conexión intrínseca entre la infraestructura, la forma urbana y la forma de los órdenes internacionales que construyen las grandes potencias. A lo largo de la historia, las grandes potencias han utilizado las ciudades no sólo como nodos de conexión comercial y religiosa, sino también como lugares para la proyección real y simbólica del poder. El momento unipolar estadounidense que tomó forma después de la Guerra Fría estuvo respaldado por la creación de una forma urbana distintiva: la ciudad global. Ciudades como Londres, Nueva York, Seúl, Sydney y Tokio fueron, durante décadas, remodeladas por la expansión del libre mercado liberal. A su vez, su ascenso fortaleció la influencia mundial de Estados Unidos.

China, sin embargo, ahora está comenzando a generar sus propias formas infraestructurales y urbanas distintivas: durante su era de apertura económica, experimentación y crecimiento explosivo que comenzó en 1979, transformó lugares dentro de sus fronteras, extendiéndolos hacia arriba y hacia afuera en el espacio mediante la construcción de rascacielos y urbanizar zonas rurales, al mismo tiempo que las conecta con economías regionales y remotas. Los espacios urbanos han sido durante cuatro décadas centrales para la visión económica y estratégica de China, antes de la IFR. Pero la atención y los recursos que Beijing ahora les está dirigiendo a través de la IFR, dentro y fuera del país, presagian una transformación en las vidas de miles de millones de habitantes de las ciudades.

La estrategia a largo plazo de China para la IFR siempre tuvo en mente la fecha simbólica de 2049: el centenario de la victoria del Partido Comunista Chino en la Guerra Civil China de mediados del siglo XX. Si la IFR tiene éxito, la visión es la de un mundo transformado, una reencarnación en el siglo XXI de las antiguas y medievales Rutas de la Seda, las redes comerciales y los centros urbanos que unieron a los pueblos de África y Eurasia durante más de mil años, antes del ascenso de Occidente. La conectividad mejorada que China pretende crear podría generar un nuevo tipo de mercado transnacional, transformando el tejido conectivo de la economía global. La IFR ya ha comenzado a aumentar dramáticamente la influencia de China sobre otras ciudades en una variedad de escalas, desde la muy pequeña hasta la inmensa: desde la reurbanización liderada por China en 2012 de un mercado en el puerto pesquero de Cape Coast en Ghana hasta nuevos puertos como Hambantota en Sri Lanka y la transfiguración de dos mil millas de territorio en Pakistán. Beijing está experimentando con ciudades ecológicas que pueden ser una bendición para la transición hacia formas sostenibles de vida urbana, pero también exportando nuevas tecnologías de vigilancia y control urbano.

La IFR representa la posibilidad de que el orden internacional pueda reconstruirse no mediante la guerra sino mediante la construcción de conductos materiales que lleven la influencia, la cultura y los modelos de desarrollo chinos a todo el mundo. Si los países occidentales desean conservar su influencia económica y geopolítica y proteger la cultura cosmopolita que ha sido un elemento básico de los espacios urbanos durante décadas, deben considerar más seriamente cómo igualar la IFR. Esto no será fácil. Los formuladores de políticas de EE.UU. y la UE han comenzado a desarrollar iniciativas de infraestructura diseñadas para competir geopolíticamente con la IFR. Estos planes necesitan un mayor apoyo.

Pero los líderes de estas democracias cada vez más fragmentadas y desorganizadas carecen de la capacidad de China para movilizar enormes recursos rápidamente y planificar a lo largo de medio siglo. Deben avanzar más rápido y con previsibilidad y compromiso en horizontes temporales más largos. Después de todo, la IFR no es simplemente un proyecto de infraestructura. Ya está llevando la influencia china a todo el mundo y sentando las bases para un orden internacional alternativo liderado por China.

LEYENDAS URBANAS

Durante milenios, la influencia de las grandes potencias ha dependido de las ciudades y la infraestructura. Y la forma que adoptan las ciudades, a su vez, ha sido modificada por los imperios. Cuando Alejandro Magno salió de Macedonia para intentar conquistar el mundo, dejó a su paso una serie de nuevas ciudades en todo Oriente Medio y Asia Central, estableciendo un legado duradero de cultura y arquitectura griegas. Durante su era colonial, el Imperio Británico invirtió mucho en infraestructura ferroviaria y portuaria para proyectar poder en todo el mundo. Incluso hoy en día, sus puertos, ferrocarriles, edificios gubernamentales y comerciales, y su cultura legal todavía anclan ciudades tan remotas como Nueva Delhi en India, Pretoria en Sudáfrica y Wellington en Nueva Zelanda.

Las décadas inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial fueron otro momento crucial en la historia de la ciudad. En toda Europa y Asia, hubo que reconstruir ciudades. Francia, el Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Soviética apoyaron proyectos de vivienda masivos diseñados para transformar las vidas de las personas de clase trabajadora y media en todo el mundo, renegociando la relación entre ciudadanos y gobierno. A medida que la Guerra Fría se profundizaba, Estados Unidos y la Unión Soviética emprendieron esfuerzos especiales para influir en el desarrollo de las ciudades más allá de sus fronteras. Los automóviles, las viviendas prefabricadas y los electrodomésticos estadounidenses se enviaron a todo el mundo con el apoyo del gobierno, las empresas y las instituciones culturales de los Estados Unidos, como el Museo de Arte Moderno, introduciendo ideales democráticos de diseño y hábitos de consumo a millones de personas.

La Unión Soviética invirtió en imponentes edificios que sirvieron como símbolos de la sofisticación y el poder comunista, como el Palacio de la Cultura y la Ciencia en Polonia, el sexto edificio más alto de la UE. El horizonte de Varsovia todavía está definido por él. Y Moscú invirtió en desarrollos habitacionales masivos que se volvieron comparables a ciudades pequeñas, cuidando con detalle sus espacios sociales de acuerdo con los ideales comunistas. El colapso de la Unión Soviética a finales del siglo XX y el triunfo del liberalismo de libre mercado aceleraron la expansión de la “ciudad global”: en Tokio, brotaron rascacielos en Roppongi Hills, Shiodome y Shinagawa, uniéndose al antiguo yokocho de la ciudad, sus redes de callejones y calles secundarias repletas de restaurantes, para definir el paisaje urbano y su economía.

Consultores, abogados y otros expertos en servicios corporativos comenzaron a moverse libre y cómodamente entre esas ciudades globales. Esta forma urbana estaba sustentada por la hegemonía del poder estadounidense, que aseguró un mercado global y una cultura que enfatizaban la libre empresa. Pero a medida que estas ciudades se convirtieron en faros de riqueza y talento internacionales, también amplificaron la consiguiente desigualdad social de la globalización. Cada vez está menos claro cuánto durará esa hegemonía del libre mercado, dadas las fragilidades del sistema económico global, la política cada vez más polarizada de Estados Unidos y el extraordinario ascenso de China.

LA EXPANSIÓN URBANA

Ninguna nación en la historia se ha urbanizado a la escala que lo hizo China entre 1980 y 2020. En 1978, el 20 por ciento de la población de China vivía en áreas urbanas; ahora, más del 60 por ciento lo hace. La política urbana china se centró en la rápida construcción de edificios y el crecimiento económico y la experimentación en “zonas económicas especiales”, lo que permitió el despliegue de políticas económicas únicas. Después de que Beijing concediera el estatus de ZEE a Shenzhen en 1980, el área urbana de la ZEE de Shenzhen creció hasta alcanzar más de 600 veces el tamaño de la ciudad comercial original. A medida que China experimentó con mercados y zonas económicas especiales en sus ciudades costeras, se establecieron economías de aglomeración que resultaron de la reducción de las barreras al capital.

La rápida urbanización de China generó estilos arquitectónicos y de construcción distintivos, una pesada infraestructura civil, una expansión urbana y un desprecio por los monumentos históricos, pero sus políticas también han ido evolucionando. Desde la década de 1990, la estrategia estatal china también ha enfatizado la idea de una “civilización ecológica”, integrando la sostenibilidad en su planificación urbana. En 2004, China identificó la ciudad subtropical de Guiyang como una ciudad ecopiloto para probar conceptos de desarrollo urbano sostenible como la economía circular; ya ha gastado alrededor de 80 mil millones de dólares en Xiong’an, una nueva ciudad a 60 millas de Beijing que se proyecta tendrá el tamaño de Nueva York y Londres juntas. Xiong’an, que pretende convertirse en un ejemplo chino de “ciudad socialista”, combinará lo ecológico y lo digital: una ciudad de parques y bosques, también tendrá un “gemelo” digital en el que cada edificio y componente de infraestructura estará representado en un mapa virtual en evolución. El Plan Quinquenal más reciente de China ensalza las virtudes de los espacios urbanos verdes y “centrados en las personas”.

El alcance previsto de la IFR sugiere que los experimentos de China en materia de rápido crecimiento urbano y conectividad podrían eventualmente formar la base para una sucesora de la ciudad global. El tejido mismo de las ciudades en regiones desde el este de Asia hasta el este de África ya está bajo la influencia de la IFR. Beijing ha invertido en proyectos de construcción de carreteras que conectan ciudades de Asia Central a través de ferrocarriles de alta velocidad que integran las ciudades chinas con terminales europeas como Londres, y una “ruta de la seda digital” que, entre otros objetivos, une el oeste de China a través de Pakistán y hacia abajo a ciudades del este de África. A medida que estas infraestructuras se fusionan, están transformando las ciudades. Khorgos, que alguna vez fue una tranquila ciudad en la frontera entre China y Kazajstán, es ahora un concurrido centro logístico, con bloques de contenedores apilados que emergen de las estepas euroasiáticas hacia una bulliciosa zona de libre comercio y libre de impuestos. Khorgos, un “puerto seco” a través del cual pasan nuevos trenes de carga de alta velocidad en su camino hacia diferentes regiones a las que se dirige la IFR, ahora conecta casi 100 ciudades chinas con casi 200 ciudades en Europa y más de una docena en Asia central, oriental y sudoriental.

Más allá de la frontera china, desde 2018, la IFR ha transformado Astaná, la capital kazaja, en un centro financiero internacional regional, financiando la construcción de un nuevo distrito comercial central anclado por el Centro Financiero Internacional de Astaná y el sorprendente Centro de Entretenimiento Khan Shatyr. Translúcido y con forma de tienda de campaña, la arquitectura del centro de entretenimiento es futurista y al mismo tiempo recuerda a los imperios nómadas de la Ruta de la Seda. En África Oriental, la IFR está financiando la construcción de un ferrocarril y un nuevo proyecto portuario de aguas profundas en la costa de Kenia para crear un nuevo corredor económico transnacional que conecte Kenia, Sudán del Sur y Etiopía.

China tiene la intención de unir corredores urbanos en diferentes continentes invirtiendo en lo que llama ciudades portuarias de la “Ruta Marítima de la Seda”. Los principales puertos marítimos existentes de China estarán conectados a una serie de puertos fuera de China en ubicaciones estratégicas: El Pireo en Grecia, Kyaukphyu en Myanmar, Gwadar en Pakistán y Colombo y Hambantota en Sri Lanka. China espera que su inversión en los puertos del Mediterráneo en particular pueda comenzar a alejar el comercio del dominio tradicional de los puertos del norte de Europa, como Rotterdam, Londres, Hamburgo y Amberes. Además de estas inversiones en infraestructura más tradicionales, la IFR pretende ofrecer nuevas formas de conectividad digital: empresas chinas como Huawei están construyendo nuevos cables submarinos, centros de datos y plataformas de ciudades inteligentes en lugares tan diversos como Pakistán, África Oriental y América del Sur.

Se trata de intervenciones desesperadamente necesarias en lugares dejados atrás por la revolución digital, pero también dan a China una oportunidad para incorporar nuevos países a su versión nacional de Internet, que enfatiza el control social. Sistemas digitales probados en ciudades chinas como Kashgar, donde, desde los ataques terroristas de 2008 y 2011, las cámaras de vigilancia, los escáneres de reconocimiento facial y de la marcha, el reconocimiento de matrículas, los puntos de control, las tarjetas de identificación y los centros de control digital se han convertido en parte de la vida cotidiana, están encontrando su camino hacia otras ciudades del mundo. Desde que se lanzó la IFR, las empresas chinas han vendido soluciones de “ciudades seguras” a las principales metrópolis de Ecuador, Kenia, Malasia y Pakistán. A partir de 2019, Serbia instaló miles de cámaras fabricadas en China con software avanzado de reconocimiento facial y de matrículas en 800 ubicaciones en Belgrado y otras 40 ciudades de todo el país. En las ciudades moldeadas por la IFR, se puede dar más peso al control social y la eficiencia de la gobernanza que a la libertad individual.

Y, sin embargo, la IFR también ofrece tentadoras vislumbres de un mundo que podría abordar mejor problemas difíciles como el cambio climático. Con la IFR, China espera que sus experimentos en prácticas urbanas sostenibles en su país puedan usarse como modelos en otros lugares. “Ciudades ecológicas” en todo el sudeste asiático, como la Forest City de 100 mil millones de dólares que se está construyendo en cuatro islas entre Malasia y Singapur. Esta ciudad tiene como objetivo crear una vida urbana sostenible para hasta un millón de personas para 2035. En la Cumbre China-ASEAN de 2019, China y los estados miembros de la ASEAN lanzaron la Iniciativa de Cooperación de Ciudades Inteligentes, que estableció un compromiso para seguir desarrollando ciudades inteligentes. ecosistema en Asia que combina innovación digital y sostenibilidad.

UN FIASCO DE CONCRETO

Si la IFR tiene éxito como China espera, podría marcar el comienzo de un nuevo tipo de ciudad, una que podría formar la base de un nuevo orden internacional. África y Eurasia podrían urbanizarse mucho más, con corredores urbanos transnacionales en expansión conectados por tránsito de alta velocidad e integrados más plenamente en el inmenso y cada vez más sofisticado mercado de China. Las ciudades pequeñas podrían transformarse en prósperos centros logísticos que dirigirían el movimiento de mercancías alrededor de un nuevo supercontinente. Los expatriados chinos y la influencia de poder blando de la cultura y el idioma chinos pueden convertirse en algo común en cientos de ciudades de todo el mundo, y los espacios urbanos pueden volverse cada vez más eficientes, seguros y sostenibles. Estas ciudades influenciadas por la IFR pueden incorporar bosques y espacios verdes al tejido urbano al servicio de los principios ecológicos, desempeñando potencialmente un papel valioso en la mitigación de los efectos del cambio climático.

Pero la vida urbana probablemente sería más controlada y regulada. La vigilancia puede volverse mucho más ubicua a medida que los gobiernos limiten el acceso digital de los ciudadanos en nombre de la cibersoberanía. La ciudad como centro comercial internacional podría prosperar, pero la ciudad como enclave liberal y cosmopolita puede marchitarse.

A Estados Unidos y otras grandes potencias como la UE no les agradaría este resultado. Señalaría que el orden internacional liberal que han construido durante siete décadas está siendo rediseñado desde cero por un Estado con valores e intereses muy diferentes. Los líderes de Estados Unidos y la UE ya han comenzado a intentar contrarrestar la IFR con formas alternativas de geopolítica infraestructural. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha tratado de desarrollar una nueva estrategia industrial nacional centrada en las tecnologías y los empleos verdes, con la Ley de Reducción de la Inflación de 2022 centrada en la infraestructura y el cambio climático tanto en el extranjero como en el país. La legislación destinó alrededor de 370 mil millones de dólares para proyectos de transición a la energía verde.

La iniciativa Reconstruir un Mundo Mejor, anunciada en la Cumbre del G-7 de 2021 y luego rebautizada como Asociación para la Infraestructura y la Inversión Global, tiene como objetivo coordinar la inversión de los estados del G-7 en países de ingresos bajos y medios; representa un claro intento de responder al potencial de la IFR para influir en el Sur global, con un fondo inicial de 600 mil millones de dólares proporcionado por el G-7 y empresas privadas. Sus proyectos incluyen la construcción de un corredor India-Oriente Medio-Europa, anunciado en septiembre de 2023 por Estados Unidos y la UE junto con India, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita; Este corredor uniría estos continentes con nuevas infraestructuras digitales y redes de transporte, incluidas rutas marítimas y ferroviarias. El plan se basa en el manual de la IFR. La UE, por su parte, ha ofrecido una serie de nuevas estrategias para África y la India con su programa Global Gateway de 300 mil millones de dólares para 2021, que enfatiza las inversiones en infraestructura que se adhieren a estándares sociales y ambientales más altos que reflejan los valores europeos en materia de desarrollo, derechos humanos y sostenibilidad.

Estos planes deben recibir más apoyo. Pero es probable que Occidente siga teniendo problemas para coordinar proyectos a gran escala y a largo plazo que se acerquen a la IFR. El pensamiento estratégico a gran escala es difícil para los regímenes democráticos estancados en ciclos políticos de corto plazo. Sin embargo, no siempre fue así: el Plan Marshall posterior a la Segunda Guerra Mundial con el que a veces se compara la IFR, desplegó recursos extraordinarios para reconstruir una Europa devastada. Esto no fue sólo un acto de solidaridad sino también un plan estratégico claro para ayudar a mantener a los estados de Europa occidental fuera de la órbita de Moscú.

Hoy es otro momento histórico en el que es necesaria una gran visión estratégica generacional y de largo plazo. Los formuladores de políticas deben redescubrir la conexión que con demasiada frecuencia se descuida entre infraestructura, ciudades e influencia internacional. En momentos clave, las democracias han demostrado ser resilientes, capaces y comprometidas cuando se trata de esfuerzos estratégicos a largo plazo. El reciente impulso que ha cobrado la lucha contra el cambio climático sugiere que todavía es posible hacerlo. Occidente debe estar a la altura de los complejos desafíos de perfeccionar su visión de una vida urbana sostenible y conectada (una visión que incorpore sus valores) y movilizar los recursos para completarla. Lo que está en juego no es simplemente qué país ejercerá más influencia geopolítica en el futuro; La inversión en infraestructura también moldeará la vida cotidiana de miles de millones de personas que viven en ciudades. Las ciudades han ofrecido durante mucho tiempo oportunidades económicas, mejor salud, vitalidad cultural y fomentado el cosmopolitismo. Pero no se garantiza que lo hagan.

Link https://www.foreignaffairs.com/china/chinas-path-power-runs-through-worlds-cities

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

David Pandolfi

Una bandera para todos

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte