martes 23 de abril de 2024
spot_img

El ajuste en las jubilaciones explicó la reducción del gasto en el primer bimestre

El gasto real devengado de la Administración Nacional habría descendido un 33% en el primer bimestre del año, con una incidencia del 43% en el ajuste a los jubilados, como consecuencia de la licuación de sus haberes, según aportó un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).
El análisis reveló que en el segundo mes del año, el gasto primario devengado fue de $4.070.000 millones. Al descontar la inflación, que se espera que ronde el 15%, el gasto habría bajado un 36,4% en términos reales respecto al mismo mes del año pasado.
Esta variación resultaría mayor a las registradas en los dos últimos meses (23,2% en diciembre y 30,1% en enero).
Los rubros con mayor caída real interanual en febrero habrían sido: transferencias totales a provincias (-67%), Bienes y servicios (-44,1%) y transferencias a universidades (-40,7%). El gasto más importante, que es el de jubilaciones y pensiones contributivas, habría descendido un 33,5% real interanual, algo menos que el gasto promedio.
El informe también precisó que el gasto salarial habría bajado un 7,9% real y señaló que “se destaca el incremento real interanual del gasto en pensiones no contributivas del 18,4%, el único componente de esta clasificación que habría subido”.
En cuanto al acumulado del primer bimestre del año, el gasto primario habría caído un 33,6% interanual. Mientras que los rubros de mayor caída real interanual habrían sido: transferencias totales a provincias (-65%), Bienes y servicios (-46%) y prestaciones del Instituto Nacional de servicios sociales para jubilados y pensionados (INSSJP), con -39,5%. El gasto de jubilaciones y pensiones, habría descendido un 33,6% real interanual, algo menos que la caída real del gasto promedio.
En febrero, la reducción total de gasto primario en moneda constante del mismo mes, habría ascendido a $2.332.000 millones.
Las jubilaciones y pensiones habrían soportado el 35% del ajuste de gasto, es decir, en plata una pérdida de $827.000 millones. El siguiente gasto que más habría aportado sería transferencias totales a provincias, con el 6%. El gasto salarial habría aportado el 3%. Les siguen las transferencias a universidades con el 5%. El resto de los rubros habrían aportado el 54% restante.
Durante el primer bimestre, por su parte, la reducción total del gasto primario habría sido de $3.869.000 millones en moneda de febrero de 2024. Una vez más, los jubilados y pensionados habrían sido el grupo más afectado por esta reducción, contribuyendo con el 43% del total, equivalente a $1.682.000 millones. Le seguirían las transferencias totales a provincias, aportando el 6%, y el gasto salarial con el 5%. El 46% restante del ajuste habría sido distribuido entre los demás rubros.
En enero, las jubilaciones y pensiones contributivas también habían sido el recorte que más contribuyó a reducir el gasto con el 33% de participación (-$885.074 millones), que al sumar el 35% recortado en febrero, explican que la reducción del gasto en jubilaciones habría sido equivalente al 43% de la reducción total de gasto real ejecutada en el primer bimestre.
Desde el IARAF indicaron que “esto refleja que la licuación de jubilaciones y salarios del primer bimestre explica la mitad de la reducción total de gasto primario ejecutada en el periodo”, y señalaron que “la vigencia de una fórmula de movilidad que corrige los haberes en base a la inflación pasada ha provocado un deterioro significativo del poder adquisitivo de los jubilados en los primeros meses del año”.
En ese sentido, indicaron que “un jubilado con la mínima va a terminar marzo con una pérdida de poder adquisitivo del 43% respecto al mismo periodo del año 2023. La contracara de semejante pérdida de poder adquisitivo es una baja importante del gasto real en jubilaciones y por esa vía del total de gasto”.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Einstoss

Ley Bases: Privatizaciones, un acto más del péndulo entre el Estado y lo privado

Fabio Quetglas

Optimismo tóxico

Luis Quevedo

Raíces de la crisis: el verdadero significado de la “batalla cultural”