jueves 23 de mayo de 2024
spot_img

DXYZ y el rompecabezas de los fondos cerrados

Traducción Alejandro Garvie.

Para comprobar que los mercados son ineficientes, no es necesario mirar mucho más allá de los fondos cerrados y otros vehículos que se comportan como ellos.

Cuando los mercados están en ebullición, es común ver a inversores pagando dólares por monedas de diez centavos. Ciertamente, los mercados parecen estar efervescentes en este momento, como lo demuestra particularmente el precio de las acciones de un nuevo fondo llamado Destiny.

De vez en cuando cotizan en la bolsa empresas que no hacen mucho más que comprar y poseer diversos activos. Los activos se colocan en una caja y los inversores pueden comprar acciones de la caja y, en principio, el valor de las acciones debe reflejar el valor de los activos en la caja.

La caja de este tipo más común es un fondo cerrado: una caja que contiene acciones u otros valores elegidos por un administrador de fondos.

Tiene sentido que los fondos cerrados negocien por debajo del valor de liquidación del mismo: los administradores de fondos necesitan que se les pague, y la mayoría de los administradores de fondos no logran superar al mercado, por lo que el valor de la caja es esencialmente el valor de los valores menos el costo de operar la caja.

A veces, sin embargo, cuando se considera que los administradores tienen gran capacidad, la caja puede cotizar por encima del valor liquidación. La caja más famosa es probablemente Berkshire Hathaway. El vehículo de inversión de Warren Buffett no es un fondo cerrado, pero, especialmente en sus primeros años, se comportó como tal. Los inversores que quisieran apostar por el genio inversor de Buffett comprarían acciones de Berkshire por una prima sobre el valor de las acciones y empresas que poseía Berkshire.

Destiny Tech 100, un fondo cerrado que salió a bolsa la semana pasada como DXYZ, es una caja que contiene alrededor de 53 millones de dólares en acciones de empresas privadas. Su capitalización de mercado es volátil, pero cerró el lunes en la sorprendente cifra de 1.100 millones de dólares. DXYZ podría ser el ejemplo más extremo, pero está lejos de ser la única caja que cotiza muy por encima del valor de lo que contiene.

MicroStrategy, que cotiza como MSTR, es en este momento principalmente una caja que contiene bitcoins. Como señala Jason Zweig del WSJ, el valor de la empresa es el doble del valor de su bitcoin y su pequeño negocio de software.

Icahn Enterprises, dirigida por Carl Icahn y que opera como IEP, afirma tener un valor de activo neto de 4.800 millones de dólares, pero tiene una capitalización de mercado de 7.500 millones de dólares. Ésa es una de las razones por las que ha estado en la mira del vendedor en corto Hindenburg Research.

Muchos fondos de bonos de Pimco cotizan por encima del NAV. El Fondo Corporativo y de Oportunidades de Ingresos de la empresa, por ejemplo, cotiza como PTY, cotiza con una prima del 32%.

A ejecutivos como Icahn o Michael Saylor de MicroStrategy les encanta aprovechar la prima sobre el valor de liquidación emitiendo acciones (o deuda convertible) y usándolas para comprar más activos para su caja. Mientras las acciones coticen por encima del NAV, ese acuerdo crea de manera confiable nueva riqueza.

El administrador de fondos de cobertura Bill Ackman ha anunciado planes para intentar algo muy similar.

En resumen: los fondos cerrados no tienen mucho sentido en teoría, como lo demuestra su descuento sistémico sobre el NAV. Pero en la práctica, mientras algunos vehículos se coticen con una prima significativa respecto al NAV y puedan efectivamente imprimir dinero, siempre se crearán otros nuevos.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular