miércoles 22 de mayo de 2024
spot_img

DNU: Cómo se está armando el rompecabezas de la bicameral

La Libertad Avanza ya tiene confirmados a los dos diputados nacionales que integrarán la Bicameral de Trámite Legislativo que durante el verano tendrá en sus manos el tratamiento del polémico mega decreto de necesidad y urgencia dictado por el presidente Javier Milei.
Se trata del jefe del bloque libertario, Oscar Zago, y el correntino Lisandro Almirón. Se suman al senador riojano Juan Carlos Pagotto, que será el encargado de presidir el cuerpo. Así lo confirmó este martes el propio Zago en diálogo con NA.
“Mañana nos reunimos y terminaremos de definir la integración de la bicameral, pero por La Libertad Avanza estamos Almirón y yo”, contestó el porteño ante una consulta de este medio.
A partir de una interpretación subjetiva del reglamento, que prescinde del criterio de distribución por sistema D Hont, el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, determinó que a Unión por la Patria, pese a ser la primera minoría con 102 diputados, le corresponden tan sólo tres cupos.
La semana pasada, el secretario parlamentario de la Cámara, Tomás Figueroa, le transmitió al jefe del bloque de UP la decisión, que fue rechazada.
Desde el peronismo kirchnerista consideran que les corresponde al menos cuatro sillas. Dos de esos lugares están reservados para La Cámpora y el Frente Renovador.
Por la agrupación ultrakirchnerista iría nada menos que su líder, Máximo Kirchner, mientras que por el massismo sería designado Ramiro Gutiérrez.
En el Senado, Unión por la Patria postuló a cuatro representantes: María Teresa González, Mariano Recalde, Anabel Fernández Sagasti y Silvia Sapag.
La neuquina sería la sacrificada si se confirma que al peronismo K le corresponden tres lugares como determinó la vicepresidenta Victoria Villarruel.
El criterio que usó la titular del Senado es el mismo que acuñó en su primera sesión, cuando tejió una alianza parlamentaria con todo el espectro antikirchnerismo para relegar a Unión por la Patria de las autoridades de la cámara y de las comisiones. .
Más allá de la puja abierta entre Unión por la Patria y La Libertad Avanza por la octava silla en la bicameral en representación de Diputados, el resto de los cupos ya está resuelto.
Por el PRO, tendrá su lugar en la mesa de la bicameral el ultramacrista Hernán Lombardi, quien se mostró más entusiasmado por el contenido del DNU que muchos de los propios libertarios. Se descuenta que dará el aval al decreto.
Por la UCR, la responsabilidad recaerá en el catamarqueño Francisco Monti. Es un diputado joven de bajo perfil, pero que se lo recuerda por un altercado que había tenido con el ultrakirchnerista Rodolfo Tailhade en la comisión de Juicio Político, cuando éste último lo desafió y le dijo: “No me durás ni un minuto”.
De acuerdo al comunicado de la UCR, muy crítico del DNU, Monti votaría en contra, aunque el radicalismo tiene una interna en este sentido.
Por ejemplo, el titular del bloque, Rodrigo De Loredo, trató de acercar ideas para ayudar al Gobierno a que se preserve buena parte del contenido del DNU ante un escenario que se presenta adverso.
El cordobés le recomendó a Milei que divida el DNU en partes para que la oposición pudiera elegir cuáles fragmentos avalar y cuáles no.
La propuesta fue rechazada por el Gobierno, y todo el repertorio del DNU se votará por sí o por no en su conjunto.
El último lugar en la comisión bicameral está reservado para el integrante de Cambio Federal Nicolás Massot, quien asumirá la responsabilidad en nombre de un “bloque de bloques” junto a Innovación Federal, Hacemos por Nuestro País y la Coalición Cívica. Votaría en contra.
Por el Senado, además de Pagotto y los tres senadores de Unión por la Patria, asumirán en la bicameral un representante del PRO (Luis Juez, votará a favor), uno de la UCR (Víctor Zimmerman, votaría en contra), uno por Unidad Federal (“Camau” Espínola, en contra) y un último de Cambio Federal (Juan Carlos Romero, a favor).
De todos modos, cabe destacar que el sentido del dictamen que surja de la bicameral es absolutamente secundario y no alterará el desenlace, ya que lo verdaderamente decisivo será la votación en cada uno de los recintos de las cámaras legislativas.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular