menu
Al toque 09 04 2020

Diego Martínez: El coronavirus bonaerense desnuda la descoordinación política


Autor: Diego Martínez










A los desafíos estructurales de la provincia, se ha sumado el desarrollo de la pandemia. Todo se ha complicado. El gobernador tiene un gran desafío por delante que es el de la coordinación política.

A los desafíos estructurales de la provincia de Buenos Aires, se ha sumado el desarrollo de la pandemia. El gobernador se muestra muy activo. Recorre la provincia, sin respetar en sus reuniones el distanciamiento recomendado de un metro y medio con sus interlocutores.
Además de cuidar su salud, el gobernador Axel Kicillof tiene un gran desafío por delante que es el de la coordinación política. Debe hacerlo con cuatro actores fundamentales.
El primero es el Gobierno Nacional. No siempre hay allí sintonía fina, especialmente en las consecuencias económicas y sociales que tiene la pandemia. El gobernador está muy preocupado por la situación en la provincia de Buenos Aires.
En segundo lugar, la coordinación con la oposición. Se ha reunido con los jefes de los bloques parlamentarios; de allí no surgió ni la creación del gabinete de crisis, ni de especialistas, ni mucho menos resolver la reapertura de la legislatura aunque sea en forma virtual que sería en este contexto muy importante.
El tercer gran desafío es hacia adentro de su equipo. Durante estos días hubo muchos cuestionamientos a las condiciones de trabajo y a la provisión de insumos para los profesionales de la salud de los hospitales de la provincia de Buenos Aires. Su ministro de salud, Daniel Gollean, no ha hecho ninguna referencia sobre ese tema. Todo recae en la figura del gobernador.
Por último, el gran y enorme desafío lo tiene en el Gran Buenos Aires en la coordinación con los intendentes. Allí hay preocupación. Las gestiones son decalidad dispar. Hay enorme preocupación por la situación en La Matanza y por supuesto en lugares como Moreno donde la municipalidad informó que no iba a brindar el servicio alimentario escolar hasta que la provincia no depositará el 15 de abril los fondos para llevar adelante esta tarea.
Estos puntos se empiezan a demostrar que el gobernador tiene el desafío en un contexto de dificultades económicas de reducción de la coparticipación mostrar habilidad política para saldar estos inconvenientes y coordinar una tarea clave en todo el conurbano.