jueves 23 de mayo de 2024
spot_img

Designan nuevo secretario de Innovación, Ciencia y Tecnología

El jefe de Gabinete, Nicolás Posse, designó a Alejandro José Cosentino, un experimentado licenciado en Administración de Empresas, como el nuevo Secretario de Innovación, Ciencia y Tecnología.
El nombramiento, que anunciado en el decreto 59/2023 publicado este martes en el Boletín Oficial, significa una nueva perspectiva para el sector, crucial para el desarrollo del país.
Tradicionalmente, la posición fue ocupada por individuos con una formación más directa en ciencia o tecnología. No obstante, con la amplia experiencia de Cosentino en administración y finanzas, se espera que aporte una visión estratégica y de gestión a la Secretaría, afirman fuentes gubernamentales.
El área de Ciencia y Tecnología, anteriormente encabezada por Daniel Filmus como Ministerio, ahora opera con el rango de Secretaría.
Junto con la de Cosentino, el decreto firmado por el presidente Javier Milei y Posse, también anuncia la designación de Jorge Jesús Antelo como Secretario de Estrategia Nacional, María Bárbara Fernández Villa como Subsecretaria Legal de la Secretaría de Coordinación Legal y Administrativa, y Jorge Patricio Harán como Subsecretario de Transformación y Reforma del Estado.
.
Los antecedentes de Cosentino.
.
Con una carrera distinguida en el sector privado, Cosentino es licenciado en Administración de Empresas y contador público graduado de la Universidad Católica Argentina.
Su experiencia profesional incluye roles clave en el grupo Exxel de Juan Navarro, el banco Santander Río y American Express, lo que le otorga una comprensión profunda del mundo financiero y tecnológico.
La comunidad científica y tecnológica, junto con el sector empresarial, observarán de cerca los desarrollos y las políticas que emerjan bajo la dirección de Cosentino.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular