martes 23 de julio de 2024
spot_img

De Loredo y Cervi promueven penalizar los “deepfakes” pornográficos, la “pornovenganza” y la “sextorsión”

El jefe del bloque radical en la Cámara baja, Rodrigo de Loredo y su colega de bancada, Pablo Cervi promueven una modificación en el Código Penal para castigar delitos crecientes en la era digital conocidos como los “deepfakes” pornográficos, la “pornovenganza” y la “sextorsión”. 

La creciente difusión digital no consentidas de imágenes conocidas como los ‘deepfakes pornográficos’, ‘pornovenganza y ´sextorsión´ llevó al jefe del Bloque de Diputados Nacionales de la UCR, Rodrigo de Loredo y a su colega de bancada, Pablo Cervi a presentar un proyecto de ley destinado tipificar como delito la divulgación de esas prácticas y propiciar la incorporación en el Código Penal de penas, a quienes cometan esas acciones, de entre 6 meses y 8 años de prisión más las correspondientes multas según la gravedad de cada caso, por considerar que se trata de una amenaza para la integridad sexual y la privacidad de las personas, especialmente de las mujeres.

Los legisladores dejaron en claro que la difusión no consentida de contenido sexual o erótico se ven facilitadas por el avance de las tecnologías de la información y comunicación (TIC), y por lo tanto, con su proyecto proponen “llenar un vacío legal en el Código Penal”, introduciendo una figura que proteja a las personas ante la difusión no consentida de imágenes obtenidas originalmente con su aprobación, pero cuya divulgación podría resultar perjudicial debido al contexto en que fueron captadas. Asimismo, esto incluye situaciones como el ‘sexting’, donde se comparten imágenes íntimas de forma voluntaria, pero que no están destinadas a ser divulgadas públicamente. Además, se busca proteger a las víctimas de la divulgación de su contenido íntimo por parte de proveedores de servicios técnicos, como reparadores de dispositivos móviles o equipos de computación.

Argumentaron que la inclusión de los “deepfakes” pornográficos en el proyecto constituye una cuestión “fundamental”, ya que “malos actores pueden manipular la imagen de una persona para crear contenido erótico o pornográfico sin su consentimiento, utilizando técnicas de inteligencia artificial. Este tipo de contenido puede ser utilizado con fines extorsivos, vejatorios o simplemente para causar daño a la reputación y la integridad de las personas afectadas”, remarcaron.

“Estamos viendo con cada vez mayor frecuencia como imágenes y videos falsos, eróticos o pornográficos, de muchísimas mujeres, inundan las redes sociales. Fuimos testigos de cómo se virilizaban ‘deepfakes’ pornográficos de Taylor Swift a lo largo de ‘X’ y en varios canales de Telegram”, puntualizó De Loredo.

“Es importante destacar que el proyecto no se limita a imágenes estáticas, sino que también abarca grabaciones de voz y videos de representaciones sexuales o eróticas. Además, se enfatiza que el consentimiento para la captación de dicho contenido no implica automáticamente la autorización para su difusión”, se expresa en los fundamentos del proyecto que fue acompañado con sus firmas por los diputados radicales Alfredo Vallejos, Marcela Antola, Mariano Campero y Danya Tavela”.

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

La renuncia de Joe Biden: el rey ha muerto, ¿viva la reina?

David Pandolfi

Hipólito Solari Yrigoyen cumple 91 años

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cuando Alfonsín respondió a Kant