lunes 20 de mayo de 2024
spot_img

De Loredo: “Damos las herramientas que el gobierno reclama pero les quitamos las excusas para seguir ganando tiempo”

Al hablar en la sesión de la Cámara de Diputados, poco antes de la aprobación en general de la ‘Ley Bases’, el jefe de la bancada de legisladores radicales, Rodrigo de Loredo, dejó en claro que la mayoría de los miembros de su bloque apoyarían la iniciativa, pero remarcó que ese acompañamiento no era al gobierno sino “al pueblo de la República Argentina que alberga una esperanza que la ha convertido prácticamente en una religión”, tras lo cual enfatizó que ese respaldo estaba dirigido a que la administración de Javier Milei “tenga las herramientas y que la sociedad después de un ajuste sin gestión, que pulverizó jubilaciones y que podó ingresos, pueda ver la luz al final del túnel” por lo que para que el oficialismo pueda lograr esa respuesta a la población “la suerte está echada y no hay más excusas”.

En una extenso discurso en el capítulo de cierre del debate en la sesión por partes de los jefes de los bloques que integran la Cámara de Diputados, De Loredo sostuvo que el gobierno de Milei “está llevando adelante un ajuste con una voracidad fiscal arrolladora que lo argumenta desde una racionalidad teórica pero lo ejecuta de una forma cruel”, lo criticó porque “se jactan de los despidos; se jactan de la interrupción de servicios sin reparar que hay personas atrás de cada una de esas decisiones; hay que tener cuidado de aquellos que divorcian la razón del corazón, de aquellos que solo sienten y no razonan, no te llevan a ninguna lado; de aquellos que construyen un razonamiento teórico sin sentir”, dijo el diputado radical que adelantó en ese momento: “Este bloque no va a acompañar a ustedes (por los libertarios); va a acompañar al pueblo de la República Argentina que alberga una esperanza que la ha convertido prácticamente en una religión porque es una fe”.

De Loredo continuó con tono enérgico y focalizando su artillería verbal hacia el oficialismo: “Ustedes han sabido consolidar con esa predica bíblica, que las tablas de Moisés, que crucen el desierto y ´las fuerzas del cielo’, pero la historia ya conoce de quienes venían con la Biblia en la mano y los esperaban con la tierra,  , les prometieron rezar, cerrar los ojos y cuando los abrieron tenían la biblia en la mano pero se le habían quedado con la tierra”.

Y completó: “Este bloque le da una cosa y que le quita otra; este bloque con una amplia mayoría le viene a dar las herramientas que el gobierno reclama y le viene a quitar las excusas con las que gana tiempo; han tenido una capacidad comunicacional formidable; lo que ustedes dicen se escucha bien y fuerte pero no sucede en la realidad y entonces aparecen las excusas. Sepa el pueblo argentino que este bloque que da su número para que el gobierno tenga las herramientas y que la sociedad, después de un ajuste sin gestión que pulverizó jubilaciones y que podó ingresos, pueda ver la luz al final del túnel. La suerte está echada y ya no hay más excusas”, le advirtió De Loredo al gobierno y a sus representantes parlamentarios en la Cámara baja.

De Loredo, a lo largo de su discurso, revindicó los aportes y las propuestas que planteó la UCR para modificar el texto original de la segunda versión de la ‘Ley Bases’ y, en tal sentido en el inicio de su intervención expresó que los radicales “somos reformistas y eso básicamente significa que estamos a favor de los cambios y somos plenamente conscientes que el statu quo y que la inercia de políticas populistas nos depositaron acá, en esta Argentina que tiene una tiste postal de casi 60% de pobres” y subrayó que “las revoluciones son más atractivas, son más aventureras, más sanguíneas, más taquilleras, pero a lo largo de la historia, salvo honrosas excepciones, casi nunca dan resultado”.

En su discurso fue abordando los costados más polémicos de los proyectos que el oficialismo aspiraba a aprobar en la sesión -la ‘Ley Bases’ y el ‘paquete fiscal’- y, en ese contexto apuntó que “lo que hemos hecho es intervenir con reformas en todos estos textos y en cada una de estas reformas, si se observa, subyace la idea, el concepto o el modelo ideológico que defendemos”. Se focalizó en las delegaciones de facultades del Congreso al PEN y dijo: “Nos cuesta mucho dar delegaciones porque se pone en juego la estatura republicana de un gobierno y nos interpela conceder delegaciones a un Presidente que observamos constantemente en un ejercicio autoritario e inestable. Por eso nuestras reformas procuraron y eficientemente lograron disminuir de 11 a 4 las emergencias y (en su lapso) de cuatro a un año”

“Somos plenamente conscientes también que las podemos revocar en cualquier momento y en cualquier lugar; somos conscientes también que son menores las delegaciones que las que tuvieron Fernando De la Rúa, Mauricio Macri, Cristina Fernández, Alberto Fernández y, paradójicamente al final, siento que hay una mirada democrática en concederlas, ajustadas, por la precariedad de representación parlamentaria que tiene el gobierno” y refirió que “cuando discutimos la facultad que tenga el gobierno de intervenir, modificar entes, estamos discutiendo el diseño del Estado y la verdad es que vamos de la hipertrofia estatal, el Estado elefantiásico que asfixió al sector privado a este anarcocapitalismo, minarquismo, que tiene, como corolario, al Estado como organización criminal. Por eso, las reformas que procuramos dar han logrado preservar, por si las moscas, una serie de entes que son estratégicos a la ciencia y el desarrollo como la Comisión de Energía Atómica, como la Comisión Espacial, el CONICET, el INTA, el Instituto Malbrán”, enumeró De Loredo, quien resaltó que desde la UCR “obligamos al gobierno a expresarse en algo muy caro a nuestra historia como es el Banco Nacional de Datos Genéticos y como además advertimos que muchos otros que no han sido preservados con una mala redacción encontrarán la resistencia de la UCR en el parlamento”, añadió para advertir las modificaciones que en la discusión en particular plantearían legisladores radicales.

“Cuando autorizamos privatizaciones lo que estamos discutiendo es cuándo corresponde que el Estado cumpla el rol empresarial”, añadió el diputado De Loredo, quien reflexionó en torno a esta cuestión cuando afirmó; “Y eso se sucede cuando hay fallas de mercado, las que desconoce el Presidente pero se da cuenta tarde cuando le meten un mazazo las prepagas a la gente y existen monopolios naturales o artificiales; se justifica cuando el privado no llega porque no hay mercado por una baja población; se justifica cuando hay una especie de especificación estratégica pero aun en esos casos el modelo norteamericano prescinde del Estado empresarial y va por la regulación pero el modelo europeo va por las empresas y el capitalismo asiático va por las empresas con participación pública. No hay una discusión ideológica en el tema”, apuntó.

De Loredo avanzó: “El zigzagueo privatizante y estatizante de la Argentina es una postal absolutamente descriptiva de nuestro fracaso” y volvió a rescatar el aporte que hizo su bancada para modificar el texto original impulsado por el oficialismo. “Con nuestras reformas le dimos sensatez a la intentona de privatizar 43 empresas y escogimos nueve que son las más deficitarias; hicimos reformas para un mayor control porque queremos cumplir dos objetivos muy claros. Nos parece inadmisible que, pese al floreo del discurso, edulcorado por ciento, que los sectores más pobres de la Argentina, con el IVA, con el cual compran un paquete de polenta, estén financiando los 14 millones de dólares por día pierde el conglomerado empresarial público de la Argentina y lo segundo es que procuramos que no se repita el modelo noventista que fue opaco, que fue oscuro pero que, además, tuvo como único objetivo la cuestión macroeconómica de hacerse de los recursos fiscales desatendiendo si esas empresas luego privatizadas cumplían o no un mejor servicio”.

También reivindicó los aportes del bloque radical para modificar las propuestas del oficialismo en torno a las reformas hidrocarburíferas porque “nos animan a salir de esta idea tan errónea de los precios pisados, de los barriles criollos y asumen el desafío de la internacionalización de los precios y avizoran, en el mediano plazo, un aumento de la producción del petróleo de 600 mil barriles por día a cerca de un millón; de 130 millones de metros cúbicos de gas a 200 millones de metros cúbicos de gas por día” y puntualizó: “Las reformas planteadas por este régimen atractivo de grandes inversiones por el gobierno que, por cierto, fiel a su estilo, es absolutamente exagerado y extremo encontró de nuestra parte reformas para que le den sensatez a ese régimen de inversiones”. Pero, de todos modos, advirtió: “Si la Argentina no tiene inversiones de un 25% de su PBI por diez años no sale del subdesarrollo (porque) no alcanza con el mercado interno”

Al abordar la cuestión previsional, De Loredo expresó que “el espíritu que nosotros traemos es el de la moratoria previsional. Pasar de los ‘fantasistas’ de la moneda que regalaron moratorias a troce y moche, pulverizaron el régimen previsional”, en clara alusión a la política que siguió desde el poder el kirchnerismo aunque también el legislador puso de relieve la postura inicial de los ‘libertarios’ “que querían de un plumazo eliminar las moratorias” y sostuvo: “La propuesta simple y practica: una deducción proporcional a los años aportados. Terminemos con jubilaciones a quienes nunca aportaron o la opción de ustedes de no hacer nada con quienes aportaron 20 años y le faltaron 10 años de aporte. Si nosotros no los condicionábamos a ustedes (en referencia al oficialismo) de que para aprobar de esta ley se trate una modernización se trate una modernización de la legislación del trabajo, esto no se trataba nunca en el parlamento argentino”, enfatizó y fue más allá y reveló: “Si nosotros no rechazamos la propuesta que ustedes nos formularon oficialmente hace 48 horas de que retiremos la reforma laboral para que esto transite en calma no se trataba una modernización de la legislación del trabajo”.

Respecto del ‘paquete fiscal’, De Loredo dijo que la iniciativa del gobierno “modela una sociedad que nos incomoda; en ningún lado aparece un plan productivo; en ningún lado se contestan los interrogantes”, planteó e inquirió de manera incisiva a los oficialistas: “¿Hay un plan después del equilibrio; ¿el déficit cero es un medio o es un fin?”, tras lo cual alertó: “Acudir a viejas herramientas me hace preguntarles: ¿Y a donde estuvo el cambio? Exageradas moratorias, exagerados blanqueos; no solamente volver a premiar a los incumplidores; no solamente garantizar que en la Argentina el que paga en tiempo y forma es un gil sino que, ahora, pasa a ser un héroe quien fuga; me pregunto si el Presidente Néstor Carlos (Kirchner) que fugó todo el patrimonio de Santa Cruz o Cristina Fernández que declaró en su libro haber fugado son héroes o heroínas; haber disminuido bienes personales congelándolos en el tiempo en una forma extensa un impuesto que grava la manifestación directa y estática de la riqueza y haberlo acompañado en simetría con traer de vuelta el impuesto a las ganancias de la cuarta categoría en ese plan platita que, ahora, advertimos fue de (Sergio) Massa y de (Javier) Milei lo que nos hace ver es que se sigue moldeando una sociedad que concentra y desiguala”, fustigo De Loredo en otro de los pasajes de su discurso de alto ‘voltaje político’.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular

Alejandro Garvie

La batalla del proteccionismo