miércoles 22 de mayo de 2024
spot_img

De Loredo: “A la UCR no nos apuran ni los K, ni Caputo ni las declaraciones del presidente”

El jefe del Bloque de Diputados Nacionales de la UCR expresó además que su bloque en la Cámara baja mantendrá su rechazo a privatizaciones como las del Banco Nacional o YPF que propiciaba el oficialismo en el texto original de la ‘Ley Ómnibus’. Criticó el paro de la CGT de la semana pasada y dijo que la dirigencia sindical había estado “durmiendo la siesta durante cuatro años cuando mientras se destruía el salario de los laburantes y cada vez más aumentaba la marginalidad y la informalidad en la Argentina”.

En medio de nuevas concesiones que el gobierno va introduciendo casi sin pausa en la llamada ‘Ley Ómnibus’ para buscar apoyos en bloques de la oposición, básicamente de la UCR, pero también del PRO y Hacemos Coalición Federal, a la vez que decidió postergar para el miércoles próximo la sesión para ganar tiempo e intentar garantizar en la Cámara de Diputados que se apruebe la iniciativa, el jefe de la bancada de la UCR, Rodrigo de Loredo, dejó en claro que a su bloque “no se va a mover de una postura de equilibrio y de racionalidad”; dijo que “no nos apura el kirchnerismo” pero “tampoco ni (Luis) Caputo) ni el Presidente con sus declaraciones”, tras cual reivindicó los aportes que viene haciendo el radicalismo y criticó además a los dirigentes sindicales que promovieron un paro la semana pasada y los que le enrostró haber estado “durmiendo la siesta durante cuatro años cuando mientras se destruía el salario de los laburantes y cada vez más aumentaba la marginalidad y la informalidad en la Argentina”.

El jefe del Bloque de Diputados Nacionales de la UCR, en diálogo con la prensa en las puertas del Palacio del Congreso puso de relieve el equilibrio con el que se encuentra actuando esa bancada ante el debate desatado –previo a la discusión en el recinto- y aunque expresó que hay disposición “en lo más relevante que es darle los instrumentos que (requiere) un gobierno que recién asume”, planteó específicamente la posición que su bancada tiene, entre otras cuestiones, acercar de las privatizaciones de las empresas públicas.

“Nosotros estamos en desacuerdo”, refirió con las posturas que inicialmente tenía el gobierno cuando envió el proyecto al Congreso. “Siempre nuestro partido está en una postura de racionalidad y de equilibrio” y graficó que esa actitud “no está de moda, sé que no garpa, sé que por ahí no da tantos votos, que por ahí no entra en un tuit, que no puede dar el rating que pueden dar las excentricidades, los exabruptos o las extremidades” pero sostuvo que actuar de esa manera “responde a nuestra templanza, a nuestra convicción. El país va a salir si hay sensatez y equilibrio”, remarcó.

De Loredo apuntó: “Entonces damos cuenta que hay una multiplicidad de empresas públicas que no hacen más que agravar el déficit del Estado” y reveló que minutos antes de dialogar con los periodistas en las puertas del Palacio del Congreso había mantenido una charla con el intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer. “Lo llame preocupado por saber cuál era su postura sobre Fabricaciones Militares y me dice que obviamente que es un tema muy polémico” en esa ciudad pero que también el jefe comunal le refirió: “Pero entiendo y conozco exactamente la situación de esa empresa y es un desastre y por más que se la edulcore ideológicamente el Estado está haciendo muy mal las cosas” le describió en alusión a la administración de esa empresa.

De todos modos, de Loredo fue tajante cuando afirmó: “Tenemos absoluta claridad que no se puede avanzar con una privatización del Banco Nación, que no habría razones para avanzar otra vez, en este sistema de zigzagueo pendular del país, en privatizar YPF (porque) nos parece que tiene un rol estratégico (así como) nos parece que tiene un rol estratégico ARSAT y después sobre las otras empresas tenemos postura caso por caso. Vamos a salir de la lógica de ‘todo o nada’ con la que el gobierno insiste”, tras lo cual dijo que esa actitud que le atribuyó al oficialismo “será un estilo, una ‘guapeada’, será simplificar las cosas, pero no va de la mano de nosotros”.

“Ni nos apuran los K y éstos nuevos abogados defensores que tenemos, ex integrantes del radicalismo que son traidores al radicalismo y que integran las filas del kirchnerismo desde hace mucho tiempo y que de pronto nos salen a defender a nosotros. Muchachos, nosotros no necesitamos abogados defensores”, dijo en réplica a los kirchneristas, pero, a la vez, enfatizó: “Ni nos apura tampoco ni (Luis) Caputo ni el Presidente con sus declaraciones”. Y completó: “el radicalismo no se va a mover de una postura de equilibrio y de racionalidad”, y tras insistir en que el radicalismo mantiene su predisposición de colaborar con el gobierno para que cuente con las herramientas para su gestó viró su verba hacia una referencia directa al paro que llevó adelante la CGT la semana pasada cuando afirmó que los sindicalistas “hacen un paro, che, después que estuvieron durmiendo la siesta durante cuatro años cuando se destruía el salario de los laburantes y cada vez más aumentaba la marginalidad y la informalidad en la Argentina.

Ni estamos del lado de los ‘bloqueadores’ pero tampoco estamos en el lugar de los ‘fanáticos’”, subrayó de Loredo.

Cuando se le preguntó si con el centenar de artículos que el Poder Ejecutivo había retirado del texto original enviado, el Presidente del Bloque de Diputados Nacionales de la UCR, expresó que “en perspectiva probablemente sea uno de los textos, en cuanto a su cantidad y el volumen de temas reformados más voluminoso que haya llevado adelante un Presidente en tiempo récord desde el retorno de la democracia a la fecha” y añadió “Y con la particularidad que tenemos un (Poder) Ejecutivo que tiene tan sólo treinta y pico de diputados”, apuntó en torno al número de representantes de la bancada oficialista de La Libertad Avanza en la Cámara baja por lo que “si finalmente esta ley que, claramente sigue siendo ómnibus, con un plexo normativo con más de 300 artículos  con anexos, además de 100 artículos y que se logró llevar a cabo con un Ejecutivo que tiene una minoría inédita, eso habla de una predisposición de cooperación de bloques que no somos gobierno pero que nos somos sólo oposición sino una alternativa que es verdaderamente inédita”, remarcó.

“Yo me pregunto: ¿Si nosotros estuviésemos gobernando tendrían uno y otros ese comportamiento para con nosotros? Descarto que unos no y de otros los pongo en tela de juicio”, juzgó de Loredo, quien insistió: “Tampoco el radicalismo va a tomar postura en función de los agravios sistemáticos y permanentes que se hacen hacia nosotros tanto como haca las autoridades de nuestro partido y que son exabruptos absolutamente repudiables pero que hablan de quienes los hacen. Nosotros vamos a tomar nuestras decisiones por lo que creemos le hace bien a la Argentina”, enfatizó.

Respecto de la nueva postergación de la sesión en la Cámara de Diputados parar tratar la ‘Ley Ómnibus’ –que inicialmente iba a ser convocada para este martes y se realizará el miércoles- de Loredo ubicó esa circunstancia en el “nivel de desorganización muy grande” que le atribuyó al gobierno y agregó: “Es decir el barco lo tiras a la mar, pero lo tenes que llenar de marineros y (el gobierno) no tiene todos los marineros dentro del banco. Queremos ayudar en el contenido y terminamos ayudando también en el procedimiento y en la forma. Entonces sale un dictamen, se quiere trabajar sobre un dictamen y aparecen los rumores de que hay un dictamen ‘blue’”, graficó, tras lo cual explicó: “Hay un dictamen que se sancionó la semana pasada. El primero de los bloques que adjunto 80 páginas con aportes para mejorar el texto fue la Unión Cívica Radical; fuern80 páginas con 175 artículos, Y creo que el gobierno está tomando mucho de lo que nosotros sugerimos para mejorar”, dijo en alusión a las propuestas que con ese propósito hizo llega al oficialismo en la Cámara baja.

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

Tres días de furia en Oriente Medio

Julián Álvarez Sansone

Discutir el transporte y la capacidad estatal

Fernando Pedrosa

Eurovisión 2024, entre la impostura y la cultura popular