jueves 22 de febrero de 2024
spot_img

Cruces entre Irán e Irak tensionan aun más la región

Un ataque con misiles iraníes contra objetivos en el norte de Irak desencadenó el martes una inusual disputa entre los países vecinos, con Bagdad retirando a su embajador en protesta y Teherán insistiendo en que el ataque pretendía disuadir las amenazas de los espías israelíes.
La Guardia Revolucionaria iraní atacó lo que denominó un centro de espionaje israelí en la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, informaron medios de comunicación iraníes a última hora del lunes, mientras que la fuerza de élite dijo que también había atacado en Siria contra el Estado Islámico.
Al parecer, el ataque agudiza la preocupación por el empeoramiento de la inestabilidad en todo Oriente Medio desde que comenzó la guerra entre Israel y Hamás el 7 de octubre, en la que también han entrado en liza los aliados de Irán desde Líbano, Siria, Irak y Yemen.
También se ha temido que Irak vuelva a convertirse en escenario de un conflicto regional tras una serie de ataques estadounidenses contra grupos militantes vinculados a Irán que también forman parte de las fuerzas de seguridad formales de Irak. Los ataques respondieron a decenas de atentados contra fuerzas estadounidenses en la región desde el 7 de octubre.
Los Guardias afirmaron que el ataque del lunes, la primera incursión militar directa de Irán en la región relacionada con la guerra de Gaza, fue en respuesta a las “atrocidades” israelíes contra varios comandantes y los de las fuerzas aliadas de Irán en todo Oriente Medio desde que comenzó el conflicto.
El primer ministro iraquí, Mohamed Shia al-Sudani, afirmó que el ataque era una “clara agresión” contra Irak y un hecho peligroso que socavaba la sólida relación entre Teherán y Bagdad, informaron los medios estatales.
Dijo que Irak se reservaba su derecho a tomar todas las medidas legales y diplomáticas que le otorga su soberanía.
En protesta por el ataque, Irak retiró a su enviado en Teherán y convocó al encargado de negocios iraní en Bagdad.
Los ataques, contra una zona residencial cercana al consulado estadounidense en Erbil, capital del Kurdistán, fueron condenados por el primer ministro kurdo iraquí, Masrour Barzani, como un “crimen contra el pueblo kurdo” en el que murieron al menos cuatro civiles y seis resultaron heridos.
El multimillonario empresario kurdo Peshraw Dizayee y varios miembros de su familia se encontraban entre los fallecidos, que perdieron la vida cuando al menos un cohete se estrelló contra su vivienda, informaron fuentes médicas y de seguridad iraquíes.
El asesor de Seguridad Nacional iraquí, Qasim al-Araji, negó que la casa fuera un centro de espionaje israelí.
“Para responder a la afirmación de que hay un cuartel general del Mossad visitamos el lugar y recorrimos cada rincón de esta casa, y todo indica que se trata de una casa familiar perteneciente a un empresario iraquí de Erbil”, dijo a la prensa.
El portavoz del Gobierno israelí, Avi Hayman, dijo que no especularía, cuando se le preguntó en una rueda de prensa sobre la afirmación de Irán de que atacó un sitio del Mossad.
“Lo que diré es que Irán sigue utilizando a sus representantes para atacar a Israel en múltiples frentes. Condenamos las actividades de Irán y hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que desafíe a Irán y pida la paz en la región”, dijo.
En defensa del ataque, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní, Nasser Kanaani, dijo que Teherán respetaba la soberanía y la integridad territorial de otros países, pero que era “un derecho legítimo de Irán disuadir las amenazas a la seguridad nacional”.
Además del ataque de Erbil, la Guardia dijo que había disparado misiles balísticos en Siria y destruido a “autores de operaciones terroristas” en Irán, incluido el Estado Islámico.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Alejandro Garvie

La contra cumbre de Davos

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Abordajes de la política exterior argentina

Fabio Quetglas

Un federalismo responsable