lunes 22 de julio de 2024
spot_img

Conozca a Simon Harris, el primer primer ministro de Irlanda en TikTok

El nuevo primer ministro construyó su base sobre una novedosa combinación de esfuerzo de gran energía y conocimiento de las redes sociales.

Por Shawn Pogatchnik

Traducción Alejandro Garvie

Cuando Leo Varadkar conmocionó a su partido y a la nación al renunciar como primer ministro de Irlanda, sólo un político parecía dispuesto a aprovechar el momento: Simon Harris.

Los dos clichés que ahora se aplican más comúnmente a Harris, de 37 años, son que ha sido “un joven con prisa” y que será el primer “TikTok Taoiseach” de Irlanda. Ambas cosas son ciertas, y esenciales para comprender por qué Harris ganó de manera tan convincente la carrera para convertirse en líder del partido gobernante Fine Gael y, pronto, en el primer primer ministro milenial de Irlanda.

Según su propia estimación, Harris ha ascendido en la escala política “mucho más rápido de lo que esperaba”. El próximo mes, cuando los legisladores lo elijan formalmente Taoiseach, el título del cargo irlandés que significa “jefe” y se pronuncia “tee-shuck”, Harris se convertirá en el primer ministro más joven de la historia de Irlanda.

Su victoria estuvo asegurada cuando ningún otro candidato se opuso a él, convirtiendo la contienda para reemplazar a Varadkar, quien renunció sin previo aviso el miércoles, en una carrera de un solo caballo que terminó el domingo.

Colegas y expertos políticos han considerado durante mucho tiempo al desgarbado legislador del condado de Wicklow como un futuro Taoiseach gracias a su aguda oratoria y capacidad de escucha, así como a su energía positiva y ética de trabajo. Ya había sido identificado como un político nato cuando era un adolescente, creció en una ciudad costera al sur de Dublín, hijo de un taxista y una asistente de personas con discapacidad.

A la edad de 15 años, Simon repartía folletos puerta a puerta para un legislador local y pronto estaba organizando él mismo sus primeras reuniones comunitarias. A los 18 años, Harris comenzó a trabajar como asistente parlamentario dentro de Leinster House; un año después ganó las elecciones para dos consejos locales y abandonó la universidad para dedicarse a la vida política a tiempo completo.

A los 24 años representaba a su condado natal de Wicklow en el Dáil Éireann, la cámara baja clave del Oireachtas, el parlamento bicameral de Irlanda, en un momento decisivo para el Fine Gael, que acababa de disfrutar de su mayor victoria electoral. Para su discurso inaugural, Harris tuvo el honor de nominar al entonces líder del Fine Gael, Enda Kenny, como el próximo Taoiseach de Irlanda.

Obtuvo un asiento inmediato en el comité parlamentario más poderoso, Cuentas Públicas. Cuando Fine Gael sufrió importantes pérdidas electorales en 2016, pero sobrevivió en un frágil gobierno minoritario, se vio empujado al puesto más difícil del gabinete: el de salud.

Si bien a Harris no le fue mejor que a sus predecesores en la entrega de resultados concretos, mostró una simpatía amigable con las redes sociales que lo hizo aparentemente inmune al daño político en una época posterior a la lucha contra el malestar laboral, los pasillos de los hospitales abarrotados, las listas de espera de pesadilla, los sobrecostos y los escándalos de negligencia.

Hermano de armas

Ayudó a la reputación de Harris como ministro de Salud el hecho de que había comenzado su carrera política adolescente exigiendo un mejor apoyo gubernamental para los niños con necesidades especiales, citando a su propio hermano menor Adam, que tiene autismo.

Cuando Varadkar sucedió a Kenny como jefe y primer ministro del Fine Gael, en 2017, Harris mantuvo la cartera de salud a pesar de respaldar al rival de Varadkar, Simon Coveney, y a pesar de que Varadkar ya había catalogado a Harris como un rival potencial.

Ese año Harris se casó con Caoimhe Wade, su novia de toda la vida y enfermera cardíaca en un hospital para niños de Dublín. Los Harris se han instalado en la casa de su infancia, Greystones, una de las comunidades más ricas de Irlanda que cuenta con las propiedades más caras fuera de Dublín. Luego tuvieron una niña y un niño, todo documentado en los tabloides con la ayuda de las propias publicaciones de Harris en las redes sociales.

Es una característica clave del Harris político: facilidad para fusionar lo personal y lo político en sus páginas activas de redes sociales, incluidas Facebook, Instagram y particularmente TikTok .

Su comodidad con las redes sociales demostró ser una base poderosa para la participación de los votantes cuando, luego de una elección de 2020 que dejó a un Fine Gael debilitado y rengo hacia un nuevo gobierno de coalición tripartita, Varadkar degradó a Harris a un puesto de segundo nivel en el gabinete que supervisa la educación de tercer nivel.

El informe ofreció una base ideal para que Harris viajara semanalmente de campus en campus, haciendo microblogging y tomándose selfies por todo el país, construyendo una imagen como legislador más conectado con las preocupaciones de los adolescentes y los veinteañeros que luchan por formar familias y asegurar hogares.

Mientras Harris se prepara para convertirse en Taoiseach, sus seguidores en TikTok se acercan a los 100.000, más de 10 veces la cuenta de su partido. Como de costumbre, en su última publicación, Harris habla directamente a la cámara, agradece a sus cientos de miles de espectadores por su “amistad” y señala lo lejos que ha llegado de su primer activismo político “como un adolescente obstinado y de mal humor”.

Mantiene abiertos sus comentarios en todos los foros, pero normalmente no responde a ninguno de los cientos de mensajes enojados que exigen una elección general inmediata. El mandato de cinco años del gobierno no termina hasta marzo de 2025.

¿Casualidad favorable?

Esta inminente fecha límite plantea la pregunta: ¿Harris será un destello en la lista de primer ministro, o podrá liderar a Fine Gael contra las probabilidades de las encuestas hacia un histórico cuarto gobierno consecutivo?

La mayoría de los legisladores del Fine Gael que lo respaldaron así lo esperan, aunque es sorprendente cuántos de esos legisladores ya han anunciado su salida de la política al final de su mandato.

Las encuestas de opinión de las próximas semanas deberían registrar si Fine Gael obtiene un rebote significativo gracias al reemplazo de Varadkar por Harris, quien planea una serie de eventos electorales cara a cara en todo el país antes de la conferencia anual de Fine Gael el 6 de abril en la ciudad universitaria occidental de Galway. Será elegido Taoiseach el 9 de abril, cuando el Dáil vuelva a reunirse después del receso de Pascua.

Tal como están las cosas, Fine Gael enfrenta una batalla cuesta arriba para recuperar los votantes perdidos desde 2011, muchos de ellos ante legisladores rurales independientes, mientras el partido viró hacia la izquierda en alianza con socios de coalición en su mayoría liberales.

Luchando contra el Sinn Féin

El gran desafío para la reelección del Fine Gael será el Sinn Féin, el partido republicano irlandés que alguna vez estuvo arraigado abrumadoramente en el vecino territorio británico de Irlanda del Norte, pero que ahora también es el partido más popular al sur de la frontera. El Sinn Féin obtuvo la mayor cantidad de votos en las elecciones de 2020, pero no presentó suficientes candidatos para capitalizar esas cifras, un error que seguramente no se repetirá.

Si bien el principal socio de coalición del Fine Gael, Fianna Fáil, no ha cerrado la puerta a una posible asociación postelectoral con el Sinn Féin, Harris lo ha convertido en uno de sus primeros actos políticos.

En su discurso de victoria del fin de semana ante los fieles del partido, Harris provocó el mayor aplauso cuando trazó una clara línea roja entre su partido y el Sinn Féin, señalando que nunca había roto vínculos con el ilegalizado IRA Provisional. Recordó cómo, apenas unos días antes, un asesino de policías convicto del IRA había recibido una despedida paramilitar con su ataúd envuelto en la bandera nacional irlandesa.

“Fine Gael representa la ley y el orden. Este es el partido que creó An Garda Síochána. Estamos del lado de la gardaí”, dijo Harris, refiriéndose a la policía nacional de Irlanda. “Defendemos calles que sean seguras y que nunca se permita que el crimen quede sin control. Y en una semana en la que vi el tricolor de esta república sobre el ataúd de un asesino de la garda, digo: ¡Vergüenza! ¡Recuperemos nuestra bandera!

El Sinn Féin ha gastado poca energía atacando directamente a Harris, manteniendo en cambio un enfoque público en derrotar al Fine Gael, Fianna Fáil y al tercer partido gubernamental, los Verdes, en las elecciones al Parlamento Europeo y a los consejos locales en junio.

El desafío inmediato para Harris será hasta qué punto reorganizar a los ministros del Fine Gael en el gobierno para eliminar potencialmente a los veteranos respetados en favor de aliados de la próxima generación. Es difícil para cualquier nuevo líder afirmar que es un agente de cambio cuando gran parte de su actual bancada parece desgastada después de 13 años en el poder.

Link https://www.politico.eu/article/who-is-simon-harris-irelands-first-millennial-leader-has-come-a-long-way-quickly/

 

spot_img
spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Maximiliano Gregorio-Cernadas

Cuando Alfonsín respondió a Kant

Fernando Pedrosa

EEUU después del atentado a Donald Trump: no es la economía, estúpido

David Pandolfi

Quino