domingo 16 de junio de 2024
spot_img

Con la jura de Francos oficializan los cambios en el organigrama de jefatura de gabinete

El Gobierno oficializó los cambios en el organigrama del Gabinete, tras la asunción formal de Guillermo Francos como ministro coordinador.
Mediante el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 484/2024, el presidente Javier Milei reformó la Ley de Ministerios y concretó la eliminación del Ministerio del Interior.
Además, incorporó las responsabilidades de la ahora extinta cartera a la Jefatura de Gabinete, incluidas las partidas presupuestarias que manejaba el área.
En la reforma también se crearon las figuras del vicejefe de Gabinete Ejecutivo y del Interior, en las que fueron designados José Rolando y Lisandro Catalán, respectivamente: ambos tendrán rango y jerarquía de ministro.
“Las modificaciones a la Ley de Ministerios resultan impostergables para la gestión de gobierno”, explicó el jefe de Estado en los considerandos del DNU publicado este martes en el Boletín Oficial.
De esta manera, Francos ejercerá una suerte de Super-Jefatura de Gabinete, ya que además de las tareas tradicionales del ministro coordinador, sumó todo lo que correspondía al Ministerio del Interior: con la llegada de La Libertad Avanza a la Casa Rosada, ésa cartera había adquirido más protagonismo por haber incorporado responsabilidades en materia de Turismo, Deportes y Desarrollo Sustentable, entre otras.
La figura del ministro coordinador ya se venía destacando durante el tratamiento de la Ley Bases en el Congreso y, a partir de ahora, continuará creciendo: no sólo en lo que tiene que ver con esa iniciativa libertaria, sino que mensualmente deberá asistir al Palacio Legislativo para dar cuenta de la gestión del Gobierno y para oficiar como hombre de diálogo y rosca política con sectores como los sindicatos, los industriales y los gobernadores, entre otros.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones