sábado 22 de junio de 2024
spot_img

Cómo la IA cambia las reglas del juego para los fabricantes de software

Por Ina Fried

Durante la última década, Lightricks pasó de ser una aplicación que toma selfies a una suite de edición de imágenes y videos para dispositivos móviles que apunta a rivalizar con Adobe, al menos entre los consumidores. Ahora, su director ejecutivo Zeev Farbman ve el negocio que construyó desafiado por un nuevo rival: el poder de la IA generativa.

La nueva tecnología está volviendo trivial parte del trabajo que solía requerir software y experiencia especializados. Esto supone una doble carga para los fabricantes de software, que ahora deben incorporar simultáneamente la IA en los productos existentes e identificar nuevos problemas que resolver.

“Es claramente un cambio de juego completo, lo que significa que necesitamos revisar completamente nuestra pila tecnológica porque está obsoleta”, dijo Farbman a Axios. “Es cierto para nosotros. Es cierto para Adobe, Autodesk y cualquier fabricante de herramientas”.

Lightricks, una empresa israelí mejor conocida por herramientas como Facetune y Photoleap, fue una de las primeras empresas emergentes de aplicaciones móviles en evolucionar desde aplicaciones baratas de compra única que hacían un solo truco a herramientas más potentes que justificaban (y requerían) una suscripción continua. Farbman dice que imagina que el mercado principal de Lightricks (la edición de fotografías) pronto se convertirá en un producto básico. “Fotos es casi como un dominio resuelto, lo que significa que muy pronto en el futuro no habrá ninguna ventaja competitiva para nadie allí”.

Al mismo tiempo, dijo, el trabajo realizado por herramientas de Adobe, Autodesk y Unity, que alguna vez ocuparon sus propios nichos, se superpone cada vez más. “Todas estas líneas se volverán completamente borrosas porque la misma tecnología subyacente impulsará todo eso”, dijo Farbman.

Sin embargo, tan rápido como se produce el cambio generativo, todavía hay demanda de software existente, lo que obliga a empresas como Lightricks a dividir esfuerzos entre mantener contenta a la base de usuarios actual y descubrir qué problemas abordar a continuación. “Es algo retrasado”, dijo Farbman. “Todavía puedes vender tu tipo de software clásico, pero te das cuenta de que no por mucho tiempo”.

Incluso descubrir qué hacer a continuación es un desafío cuando el mundo del software y las suposiciones que lo sustentan están cambiando tan rápido.

Un cambio que Farbman ve es un alejamiento del software de propósito general creado para permitir que grandes grupos de personas realicen una tarea hacia herramientas muy personalizadas creadas sobre la marcha para permitir que una persona específica realice una tarea particular en un momento dado.

“Suena a ciencia ficción, pero parece cada vez más factible”, por ahora, dice Farbman, el personal de Lightricks de más de 500 personas está dividido en cuatro unidades de negocios, una de las cuales está dedicada exclusivamente a nuevas áreas de negocios, incluido un producto no anunciado que la compañía espera lanzar pronto.

Lightricks también tiene que lidiar con el hecho de que su país de origen está en guerra. Farbman dijo que el 20 por ciento de su personal está en las reservas del ejército israelí.

“Es muy desafiante”, dijo. “Realmente espero que de alguna manera la humanidad pueda llegar pronto a su mejor lado”.

Publicado en AXIOS  en diciembre de 2023.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

David Pandolfi

Una bandera para todos

Alejandro Garvie

Europa: Más crisis, más elecciones

Karina Banfi

Mujeres a la Corte