lunes 17 de junio de 2024
spot_img

Cómo Javier Milei podría cambiar la Argentina

¿Puede el liderazgo radical superar décadas de estancamiento?

Traducción Alejandro Garvie

Cuando Javier Milei asuma como próximo presidente de Argentina el 10 de diciembre, debería recordar que no es el primero de los líderes de ese país en llegar al poder prometiendo audazmente el fin del estancamiento. Durante décadas, nuevos líderes (de izquierda y derecha) han asumido sus cargos con programas de reforma radicales destinados a marcar una ruptura radical con el pasado. Ninguno de ellos ha tenido más que un éxito temporal para sacar al país del malestar que ha caracterizado la mayor parte de su historia moderna.

Los argentinos eligieron a Milei, un outsider libertario que ingresó a la política hace sólo dos años, con el 56 por ciento de los votos (sobre Sergio Massa del partido peronista dominante durante mucho tiempo), porque estaban hartos después de años de inestabilidad económica. Pero la tensa campaña electoral estuvo dominada no sólo por el ruinoso estado de la economía sino también por las excentricidades de Milei. Admirador de los ex presidentes Donald Trump de Estados Unidos y Jair Bolsonaro de Brasil, prometió recortar el gasto público, cerrar el banco central de Argentina y adoptar el dólar estadounidense como moneda nacional para controlar la inflación. Algunas de sus declaraciones más escandalosas incluyeron proponer legalizar la venta de niños y órganos humanos y llamar al Papa Francisco un “sucio izquierdista”.

Milei ganó en parte porque parecía auténtico y, como alguien con poca experiencia política, encarnaba la rabia que muchos argentinos sienten contra el statu quo. Resultó particularmente popular entre los votantes jóvenes, quienes disfrutaron de sus arrebatos en las redes sociales y lo vieron como un nuevo comienzo. Reprendió a la “casta política” y portó una motosierra para señalar su intención de reducir drásticamente el tamaño del Estado. Sus objetivos incluían no solo al kirchnerismo, la facción peronista de izquierda que ha dominado la política argentina desde 2003, sino también a la coalición de centroderecha Juntos por el Cambio (JxC) que gobernó entre 2015 y 2019 bajo el expresidente Mauricio Macri.

La victoria de Milei no fue enteramente obra suya. En la primera vuelta obtuvo el 30 por ciento de los votos frente al 37 por ciento de Massa. Después de que la candidata de su partido, Patricia Bullrich, quedara en tercer lugar con un 24 por ciento, Macri rápidamente respaldó a Milei antes de la segunda vuelta. Este apoyo fue crucial para convencer a los votantes moderados, que querían un cambio, pero desconfiaban del estilo errático de Milei, de votar por él de todos modos. Macri ve el triunfo de Milei como una reivindicación personal y una evidencia de que los elementos más moderados de JxC lo habían limitado demasiado durante su presidencia. Milei está de acuerdo y ha prometido una terapia de choque en contraposición al gradualismo que definió las reformas de Macri.

Cuando Milei asuma el cargo, los desafíos que enfrenta serán enormes. Para tener éxito y romper el ciclo de decadencia e inestabilidad en el que el país ha estado atrapado durante décadas, Milei necesitará no sólo la audacia que mostró durante su improbable ascenso al poder, sino también la voluntad de llegar a acuerdos, evitar peleas innecesarias y aprender de intentos pasados de reforma, y ​​sobre todo, que el camino hacia el cambio real puede ser incluso más estrecho de lo que él piensa.

ESPADA DE DOBLE FILO

La primera tarea de Milei es formar una administración competente y generar apoyo político para sus reformas. Garantizar la gobernabilidad no será fácil. El partido de Milei, La Libertad Avanza, controla sólo 7 de 72 senadores y 38 de 257 diputados y no controla ni una sola gobernación provincial ni alcaldía local. La mayoría de los miembros del equipo del nuevo presidente carecen de experiencia y conocimiento sobre el funcionamiento del Estado que intentarán reformar. El apoyo de Macri será importante, ya que puede ofrecer más escaños en el Congreso y ex funcionarios con experiencia. De hecho, algunos de los posibles ministros de Milei han servido bajo Macri, incluida Bullrich, quien podría regresar como ministra de Seguridad, y Luis Caputo, quien fue anunciado como el nuevo ministro de Economía de Milei después de que otros candidatos para el puesto fracasaran.

Milei también necesitará acercarse a los peronistas, cuyo partido hará un examen de conciencia después de un período caótico en el poder y una dolorosa derrota electoral. Podría encontrar apoyo entre algunos gobernadores provinciales peronistas, que a menudo son pragmáticos y controlan varios escaños en el Congreso. Sin embargo, para lograrlo, Milei necesitará suavizar algunas de sus propuestas más radicales, como eliminar todos los proyectos de obras públicas, y ofrecer asistencia federal para reponer las agotadas arcas provinciales. También necesitará preservar su autonomía frente a Macri, a quien desprecian la mayoría de los peronistas. De hecho, la influencia de Macri podría ser un arma de doble filo para Milei. El expresidente es bastante impopular, ya que perdió la reelección en 2019 en medio de una grave crisis económica que continúa hasta el día de hoy. Había prometido implementar políticas pro mercado para impulsar el crecimiento y reducir la inflación, pero no logró ninguno de los objetivos, a pesar de contraer 44 mil millones de dólares en deuda del Fondo Monetario Internacional que Argentina está luchando por pagar. Milei necesita a Macri, pero si Macri demuestra ser demasiado influyente, quienes votaron por Milei para deshacerse del establishment se sentirán traicionados.

La necesidad de pragmatismo se extiende al tema que más le importa a Milei: la economía. Milei, que se describe a sí mismo como anarcocapitalista y tiene una confianza casi absoluta en los mercados libres, debe aceptar que fue elegido para resolver los problemas de Argentina, no utilizar al país como sujeto de un experimento ideológico. La situación económica es calamitosa. Las reservas del banco central están agotadas y el valor del peso se ha desplomado frente al dólar, alimentando una inflación que alcanzó el 140 por ciento en octubre y continúa aumentando. La economía, que se contraerá este año, ha estado estancada desde 2012, empujando a más del 40 por ciento de la población a la pobreza.

La buena noticia es que Milei ha dado marcha atrás en propuestas clave como la dolarización total y el cierre del banco central de Argentina, que funcionaron como lemas de campaña pero que habían sido cuestionadas por su aplicabilidad y sus implicaciones disruptivas. Un intento de vincular el peso argentino al dólar estadounidense en la década de 1990 detuvo la inflación, pero fracasó en medio de una grave crisis socioeconómica en 2001. Milei debería evitar la tentación de tomar esos atajos y, en cambio, hacer lo que otros países latinoamericanos hicieron para controlar la inflación: fortalecer el sistema central, independencia bancaria, limitar los déficits fiscales y evitar financiar el Tesoro mediante la impresión de dinero. Esta receta tardará en funcionar, pero los resultados serán más sostenibles.

AMBOS LADOS

Otra área en la que la retórica de campaña está dando paso al pragmatismo es la política exterior. Durante la campaña, Milei atacó al presidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva y prometió abandonar el bloque comercial Mercosur (compuesto por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). También prometió un alineamiento total con Israel, Estados Unidos y el “mundo libre” y sugirió que cortaría las relaciones con China, ya que no quería “acuerdos con los comunistas”. Desde su victoria, Milei ha suavizado su postura sobre Beijing, una necesidad dados los estrechos vínculos económicos entre los dos países. China compra casi el diez por ciento de todas las exportaciones argentinas (particularmente soja) y extendió una línea de swap de divisas por valor de 20 mil millones de dólares para apuntalar las reservas de Argentina. Las corporaciones chinas también están muy involucradas en los sectores de infraestructura y litio de Argentina.

A diferencia de su aliado Trump, un nacionalista proteccionista, Milei es un libre comerciante declarado. Sus propuestas para desmantelar las enormes barreras proteccionistas de Argentina podrían permitir que la economía recupere competitividad y fomentar la innovación y la inversión, pero sólo si son parte de un plan a largo plazo que permita que las industrias no competitivas se adapten. Hay que reconocer que Milei ha tratado de mejorar las relaciones con Lula y ha apoyado los intentos de Brasil de concluir un acuerdo de libre comercio entre Mercosur y la Unión Europea. Milei no debería permitir que su relación con Bolsonaro dañe los vínculos con Brasil. La empobrecida Argentina no es Estados Unidos, que puede (al menos hasta cierto punto) darse el lujo de distanciarse de sus aliados debido a su propio poder e influencia.

El primer viaje de Milei como presidente electo fue a Estados Unidos, donde se reunió con el expresidente Bill Clinton y el asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan. Antes de eso, mantuvo una llamada amistosa con el presidente Joe Biden. Persisten diferencias en temas como el negacionismo climático de Milei y sus estrechos vínculos con Trump. Pero hay espacio para una agenda positiva con Washington, por ejemplo, sobre el apoyo de Estados Unidos a Argentina en el Fondo Monetario Internacional y la postura de Milei contra las dictaduras de izquierda en Cuba, Nicaragua y Venezuela. Milei también encontrará aliados en el sector privado estadounidense, que está entusiasmado con las oportunidades potenciales en una Argentina más favorable a las inversiones. En lugar de tomar partido, Milei debería involucrar tanto a Washington como a Beijing para buscar más inversiones en áreas clave como la extracción de litio, la producción de petróleo y gas y la infraestructura.

UNA CUESTIÓN DE TEMPERAMENTO

Milei debe aceptar que su éxito electoral no significa que los votantes aprueben toda su plataforma. No debería intentar movilizar a sus principales partidarios y desviar la atención alimentando “guerras culturales” y adoptando una agenda de ultraderecha. (Durante la campaña, su equipo hizo acusaciones infundadas de fraude electoral, siguiendo los manuales de Trump y Bolsonaro). Milei se opone al aborto, que fue legalizado en Argentina en 2020, y desestima las violaciones masivas de derechos humanos cometidas por la dictadura militar argentina en las décadas de 1970 y 1980. como “excesos cometidos en la guerra”. También ha propuesto facilitar a los civiles la compra de armas de fuego. Los miembros de su partido, incluido el vicepresidente electo, tienen opiniones aún más extremas sobre los derechos humanos, los derechos LGBTQ, el despliegue del ejército para combatir el crimen y otras cuestiones sociales. Si impulsa esta agenda, Milei desperdiciará su escaso capital político y alienará a los argentinos que están de acuerdo con su orientación económica promercado pero no con sus puntos de vista conservadores de la sociedad.

Incluso muchos de los que votaron por Milei dudan de que tenga el temperamento para manejar las presiones del cargo que acaba de ganar. Los primeros días desde su victoria se vieron empañados por las luchas internas de su partido, las tensiones con el partido de Macri y el caos en torno a futuros nombramientos del gabinete. Milei debe ser pragmático pero firme y debe estar abierto a nuevas ideas, pero convencido de sus objetivos. Debe romper con el pasado, pero incorporar personas con experiencia y conocimientos. Debe aprovechar el respaldo de Macri sin convertirse en una copia del expresidente.

Milei también debe lidiar con el dilema que ha condenado intentos de reforma anteriores en Argentina: el costo social de las reformas es inmediato, los beneficios inciertos y de largo plazo. Pocos están en desacuerdo con que Argentina debe reducir el gasto público e incentivar la inversión privada, pero en el corto plazo, millones de personas que se benefician de subsidios públicos, planes de pensiones no financiados, programas de transferencias de efectivo y empleos gubernamentales mal remunerados pero estables se verán afectados. Argentina tiene una larga tradición de protestas callejeras contra la liberalización económica. Los peronistas dominan los sindicatos, que se han visto debilitados por la creciente informalidad laboral, pero siguen siendo poderosos, y las organizaciones de trabajadores desempleados lucharán contra cualquier intento de recortar los beneficios. La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner ha visto debilitarse su dominio del peronismo, pero conserva una influencia significativa, sobre todo en el Congreso. Milei necesitará encontrar un cuidadoso equilibrio entre resistir la extorsión y asegurarse de que sus políticas sean sostenibles.

Milei tiene una estrecha ventana de oportunidad para implementar sus políticas y reactivar la economía antes de que los anticuerpos antirreformistas de Argentina entren en acción. Los primeros meses de su presidencia bien pueden ser decisivos. Para tener éxito y romper con un ciclo de declive y volatilidad política que dura décadas, debe abandonar la imagen de outsider y convertirse en un líder pragmático. Si Milei fracasa, como muchos antes que él, Argentina podría no tener otra oportunidad como ésta en muchos años.

Link https://www.foreignaffairs.com/argentina/how-javier-milei-could-change-argentina

 

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Karina Banfi

Mujeres a la Corte

Alejandro Einstoss

Lo que falta es gestión, no la Ley Bases

Alejandro Garvie

El Parlamento Europeo como amortiguador de las tensiones