lunes 15 de julio de 2024
spot_img

¿Cómo funciona la mente de Donald Trump?

El expresidente Trump piensa, habla y actúa como ningún otro político conocido. Según Jim VandeHei y Mike Allen de Axios, hay una “piedra de Rosetta” que desentraña cómo funciona su mente: su lista de reproducción Mar-a-Lago de Spotify. En su retiro junto al mar en Palm Beach, Trump controla el sistema estéreo de sonido envolvente en el ventoso patio del comedor con su gran iPad y su lista de Spotify. Los habituales lo llaman en broma la actuación “Deejay T”.

Para quienes lo conocen mejor, Trump, repasando sus viejos tiempos dorados, ofrece una lente reveladora de su estilo en escenarios mucho más grandes. Capta su obsesión por algunos éxitos familiares: controlar el volumen y no cambiar nunca.

Ya sea que Trump esté en el cargo presidencial o fuera de él, hay una escena de patio inmutable en Mar-a-Lago. Todos los visitantes frecuentes lo conocen y no dudan en pasarse por la mesa de Trump a charlar, compartir su cena seleccionada por él mismo o escuchar a viva voz los datos de las encuestas que lo tienen al tope de las preferencias.

Pero es el ritual musical de Trump lo que llama la atención:

  1. Sólo él controla el volumen. La mayoría de las noches, cuando está en casa, baja las escaleras hasta la planta baja de Mar-a-Lago. Como un reloj, la multitud se levanta en aplausos, saluda al invitado de honor y, a veces, felicita su oído musical.

Trump estrecha la mano de la gente cuando pasa por su mesa. Después de cenar, abre su iPad y escucha sus éxitos. A veces con el volumen tan alto que a la gente le cuesta hablar. Se maravilla de la calidad del sonido que llena el jardín. Lo mismo ocurre en sus eventos de campaña. No tiene ningún interés en cambiar de tema, tono o volumen.

  1. Las canciones siguen siendo las mismas. En Mar-a-Lago – y en el patio de su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey – la selección musical siempre se compone de “grandes nombres y canciones que la gente reconoce”, nos dice un miembro de su círculo íntimo.

Son los clásicos dorados de Trump: “El fantasma de la ópera”… “Jesucristo Superestrella”… y Elvis, incluida “Suspicious Minds”. Además de “Hello” de Lionel Ritchie… “November Rain” de Guns N’ Roses… y el dueto de James Brown y Luciano Pavarotti, “It’s A Man’s Man’s Man’s World”. “Nothing Compares 2 U” de Sinéad O’Connor es una de las favoritas. REM se coló hace un par de semanas. Elton John es otro favorito.

Sus mítines de campaña y entrevistas no son diferentes. La lista de reproducción rara vez cambia: Las elecciones fueron robadas… El “Estado profundo” lo odia… Construir el muro… Biden está senil… y verdaderos éxitos apolillados como: “¡Enciérrenla!” A diferencia de otros políticos, él no confunde mucho los temas de su discurso. Por eso sus mítines a menudo parecen repeticiones.

  1. Su entusiasmo nunca se desvanece. Parece un niño con un juguete nuevo cada vez que enciende ese iPad. Se siente como la primera vez que escucha o comparte el canturreo de Sinatra o la dura vida de Cash.

Lo mismo en los mítines. Lleva ocho años musicalizándolos con las mismas canciones y nunca se cansa de ello, incluso cuando otros le ruegan que cambie de emisora o siga el teleprompter.

  1. Nunca cambiará. Un amigo, al explicar el espectáculo de Spotify, dijo que el cerebro de Trump es una serie de “tubos de titanio” llenos de un conjunto específico de quejas, frases y burlas que agradan al público. Las tuberías son impenetrables. No importa el tema o la melodía, siempre terminas atrapado en uno. Es lo mismo en las entrevistas: no importa lo que preguntes, Trump a menudo simplemente abre uno de los tubos y hace riffs.

Una de las listas de reproducción favoritas de Trump es “You Can’t Always Get What You Want” de los Rolling Stones. Pero, la mayoría de las noches, el confiable iPad de Trump concede todos sus deseos.

spot_img

Veinte Manzanas

spot_img

Al Toque

Fernando Pedrosa

Europa electoral: del Estado de bienestar al estado de malestar

Maximiliano Gregorio-Cernadas

La escuela del honor

Alejandro Einstoss

El capítulo sobre energía de la Ley Bases